enfermedades transmision sexual

Actualizado el

enfermedades transmision sexual

Gonorrea, sífilis... Parecen cosa del pasado. Sin embargo, tal y como ha detectado el Instituto Catalán de la Salud, la empresa pública que gestiona el 80% de la Atención Primaria en Cataluña, en los dos últimos años ha aumentado un 56% los diagnósticos de enfermedades de transmisión sexual (ETS).

En concreto, las que más han aumentado son la clamidia y la gonorrea en este periodo, mientras que los casos de sífilis no han dejado de ascender en 10 años. Por el contrario, las infecciones por VIH están estancadas.

Relacionado con este artículo

Y los datos del Instituto Catalán de la Salud podrían ser perfectamente extrapolables al resto de España.

Ante ellos, es fácil hacerse la siguiente pregunta: ¿cómo es posible que, con las campañas informativas que se han realizado o con el facilísimo acceso que existe a los preservativos, hayan "regresado" enfermedades que parecerían erradicadas como la sífilis?

por qué hay más contagios

La Dra. Rosa Porqueras, ginecóloga de Women's Health Institute Barcelona y presidenta de la Sociedad Catalana de Contracepción, asegura que detrás de este aumento hay varias razones, algunas positivas y otras no tanto:

Ha mejorado mucho la detección

La Sanidad Pública ha implantado un sistema muy eficaz para ello: en los mismos Centros de Atención Primaria de cada municipio se pueden realizar pruebas de detección de ETS. Además:

  • Los médicos están mucho más concienciados en este sentido. Cuando una persona acude a consulta, si el médico tiene la mínima sospecha de estar ante un posible afectado por una ETS (un simple dato es que sea menor 25 años) le realiza preguntas para saber si tiene conductas sexuales de riesgo (número de parejas, uso de preservativo...) y conviene hacer las pruebas pertinentes.

Hoy en día hay mayor control de los casos de ETS

  • Las pruebas de laboratorio que se realizan para detectarlas son más rápidas que antaño, lo cual también ha mejorado el diagnóstico.
  • También hay un registro de todos los casos que se detectan, cosa que antes no ocurría.

Han aumentado las prácticas sexuales de riesgo

Es cierto que se detectan más casos porque la Sanidad Pública ha puesto medios para ello, pero también hay más afectados en términos absolutos que hace 10 años. La Dra. Porqueras explica los motivos:

  • Cada vez hay más facilidad para "encontrar" parejas sexuales a través de páginas webs, aplicaciones... Todo ello facilita el sexo con "nuevas" parejas y, en consecuencia, aumenta el riesgo de contagio. También ha habido un repunte del turismo sexual (de hecho se diagnostican más casos después del verano). Además, los cambios de pareja son más habituales ahora que antes y, por tanto, el riesgo es mayor.

Relacionado con este artículo

  • Se ha bajado la guardia con el uso del preservativo. Mucha gente asocia su uso con la prevención del SIDA o del embarazo, y si no existen estos "miedos" se relajan, pero falta absoluta concienciación respecto a la protección frente a otras ETS. En el caso de la clamidia, por ejemplo, la Dra. Porqueras asegura que hay muchísimos casos y es una enfermedad que pocos conocen.

Cómo sospechar que se sufre una ETS

Las pruebas de detección de ETS son muy sencillas y los tratamientos de estas enfermedades, a través de antibióticos, son muy eficaces, pero es importante "cogerlas" a tiempo porque, aunque de entrada no se trata de trastornos graves, pueden provocar complicaciones. Así que, deberías acudir al médico...

  • Si has tenido conductas sexuales de riesgo en el último año: por ejemplo sexo vaginal, anal u oral sin preservativo; múltiples parejas o simplemente cambio de pareja. Ten en cuenta que enfermedades como la clamidia prácticamente no dan síntomas, por tanto no hay que esperar a "notar algo" para realizarte una prueba de ETS.

Las verrugas, las secreciones purulentas o el picor son una señal

  • Si observas verrugas genitales. Son muy fáciles de ver, con lo que es difícil que pasen por alto. La causa más probable es un herpes genital.
  • En el caso de los hombres, si notas dolor o quemazón al orinar, secreción purulenta del pene o inflamación de los testículos podría ser gonorrea. En el caso de la mujer, los síntomas son flujo vaginal purulento, pequeños sangrados entre reglas o dolor al orinar.
  • Descubres una llaga o una úlcera que incluso puede confundirse con un pelo enquistado en el pene, la vagina, el ano, el recto, los labios o la boca podría ser sífilis.

Así se detecta

  • En el caso de la clamidia y la gonorrea, en las mujeres basta un cultivo específico y en el hombre una prueba de orina.
  • En el caso de la sífilis se necesita un análisis de sangre para el diagnóstico. En estos casos también se comprueba si hay VIH o hepatitis.

Lo que podría ocurrir si no se trata

En la mujer, una clamidia o una gonorrea que no se trata puede acabar originando una enfermedad inflamatoria pélvica que puede afectar a las trompas de falopio o al útero provocando infertilidad. En el caso del hombre, afecta a los testículos y también a la fertilidad.

Detectarlas es clave para tratarlas... y evitar que contagies

La sífilis es una enfermedad que puede tener consecuencias muy graves si no se trata. En una fase avanzada puede llegar a provocar daños cerebrales o coronarios... Afortunadamente, esto raramente llega a ocurrir porque los tratamientos actuales son efectivos.