Por Nuria Blasco

humor medicina

El humor y la risa son una gran herramienta para conservar y mejorar la salud emocional, un aspecto de gran trascendencia en la curación de muchas enfermedades, como han demostrado varias investigaciones.

En este sentido, las intervenciones con payasos son cada vez más habituales en los entornos hospitalarios.

Un estudio reciente avala como la integración del humor en los procesos de hospitalitzación es una gran herramienta para mejorar la salud emocional de los pacientes.

Comprobado de forma empírica

Un estudio publicado en la revista Arts & Health, liderado por Pallapupas y llevado a cabo por la Dra. Anna Casellas-Grau, investigadora de l'Institut Català d'Oncologia (ICO), y su equipo ha evaluado el impacto psicológico y físico de los payasos de hospital en pacientes adultos de cáncer y en sus acomapañantes, así como la transformación del entorno del personal sanitario que trata a estos pacientes, a los que les facilita mucho el trabajo.

  • Mediante el análisis se observó como en 11 de las 15 áreas exploradas se consiguió obtener una mejora después de las actuaciones de los payasos de hospital.
  • Así, se ha podido ver cómo se conseguía reducir el miedo en los pacientes oncológicos un 32%.
  • También se mejoraba significativamente la ansiedad, que se reducía hasta un 39%, y la sensación de enfado lo hacía un 40%. Asimismo, las intervenciones conseguían que aumentara la sensación de felicidad un 43%.

"El cáncer es una patología altamente estresante, desde el choque del diagnóstico hasta los efectos psicosociales que ocasionan sus tratamientos. El impacto de la enfermedad es grande no solo en los pacientes, sino también en sus acompañantes, que tienen consecuencias psicológicas importantes. En este sentido nuestra labor tiene el valor de ayudar a mejorar este aspecto de la enfermedad a través de la risa", explica Angie Rosales, fundadora y directora de Pallapupas.

Cómo trabajan los payasos de hospital

Desde hace 20 años, los Pallapupas hacen llegar su humor a los pacientes mediante actuaciones teatrales, con un método artístico propio y en estrecha colaboración con el personal sanitario.

Esta propuesta cargada de positivismo hace más humana su medicalización, cambia su experiencia de ingreso y convierte a los hospitales en espacios más amables.

Las intervenciones de los payasos de hospital se realizan de manera personalizada, teniendo siempre en cuenta el estado físico y psíquico de los pacientes, así como su situación familiar. Esta información la proporciona el propio personal sanitario que atiende a estos pacientes, en un paso previo a la intervención artística.

Los payasos de hopital reciben una formación específica sobre el ámbito hospitalario, para que comprenda este medio y adapte su intervención a las necesidades que se le presenten.

el humor ayuda a reducir el estrés

Durante los últimos meses, con la pandemia del Coronavirus, tanto el sistema sanitario como los pacientes de Covid-19 se han visto expuestos a una enorme tensión. En momentos tan críticos, ¿tiene cabida el humor?

  • Los payasos de hospital Pallapupas y diferentes profesionales sanitarios han expuesto sus experiencias con el humor durante estos meses, demostrando como incluso en estas situaciones es una herramienta importante para la salud emocional.
  • Al no poder acceder a los centros hospitalarios, los actores y actrices de entidades como Pallapupas mandaron vídeos con canciones, chistes y actuaciones para que los médicos y enfermeras de los hospitales pudieran enseñárselos a los pacientes, que en su aislamiento y sin contacto con la familia, lo agradecían más que nunca.
  • De esta manera, también durante la emergencia sanitaria de la Covid-19, médicos y enfermeras han visto cómo a través del humor, ha sido posible mejorar la experiencia de los pacientes, reduciendo su estrés.
  • También esta herramienta ayuda a mejorar el ambiente en el trabajo y cuidar de la salud emocional de los propios profesionales, todo ello redundando finalmente en mejores resultados de la práctica clínica.

Humaniza la atención hospitalaria

Meritxell Cucala, enfermera responsable de Proyectos e Innovación y del programa de voluntariado en el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, explica su experiencia concreta, tanto antes de la pandemia como una vez que esta empezó.

Ha costado mucho en instituciones tan serias como la nuestra que el humor entrara, pero poco a poco gracias al trabajo de los Pallapupas se han ido haciendo un hueco. Ahora, tras los momentos más duros que hemos vivido con la pandemia de la Covid-19, el humor está regresando y ha supuesto una verdadera bocanada de aire fresco para todos los profesionales”, afirma.

La directora de Pallapupas ha recalcado la necesidad de llevar a cabo un cambio en los paradigmas de la sociedad que ayude a entender cómo el trabajo de estos profesionales del humor tiene cabida dentro del sistema sanitario como herramienta esencial para su humanización.

  • “El cuidado emocional debe convertirse en el centro de la atención sanitaria. Son necesarios los protocolos para trabajar mejor, pero debemos ser capaces de entender que los pacientes no tienen que entrar en ellos y que cada uno tiene sus propios condicionantes que los hacen diferentes. En este sentido, el humor nos ayudará a humanizar la atención sanitaria”, afirma.

El humor al final de la vida

Una cuestión complicada es saber hasta qué punto el humor tiene lugar cuando nos enfrentamos con situaciones como la de esta pandemia, que pueden derivar en fallecimientos numerosos.

Sobre la importancia del humor como herramienta en esos momentos el Dr. Andrés Morgensten, médico especialista en Cuidados Paliativos del Hospital Materno-Infantil de Vall d'Hebron, ha explicado:

  • Para poder cuidar a los pacientes que se encuentran en estas situaciones tan complicadas, los médicos primero deben aprender a tener cuidado de ellos mismos. En este sentido el humor es una herramienta fundamental que nos puede ayudar a sobrellevar riesgos como el agotamiento emocional en momentos complicados”, explica.

Sin embargo, hacer reír a los demás no es algo sencillo y también es necesaria una formación que ayude a entender los ambientes que se crean en las consultas para saber cómo actuar en cada momento.

“Esto es una formación que falta ahora mismo en los grados de las carreras sanitarias. Necesitamos incidir en la importancia de mejorar la comunicación entre médico y paciente, algo en lo que el humor es una herramienta esencial, ha añadido Morgensten.

Tags relacionados