Por Soledad López, periodista especializada en salud

Sí se puede ser madre tras superar un cáncer
iStock by Getty Images

Cuando una mujer ha sufrido un cáncer y se ha sometido a un tratamiento oncológico, normalmente se le suele cerrar la puerta a la maternidad.

Sin embargo, esta opción es más que posible, según los datos de un estudio realizado por el Institut Marquès en más de 100 pacientes.

maternidad y cáncer

El Dr. Alex García-Faura, director científico de Institut Marqués y de la Unidad de Oncología y Reproducción del mismo centro, asegura que la recomendación de no quedarse embarazada tras un cáncer viene de lejos y está relacionada con varios motivos:

  • Existía la sospecha de que los tratamientos oncológicos que ha recibido la paciente (quimioterapia, radioterapia...) podían implicar un riesgo para el feto.
  • También podían suponer un problema para la mujer."Por ejemplo, si la quimio afecta al corazón, la mujer podía tener complicaciones en este sentido si se quedaba embarazada", afirma el especialista.
  • Por último, el embarazo podía aumentar el riesgo de recurrencia del cáncer.

Por todo ello, los equipos médicos tradicionalmente han insistido en que las mujeres no corran riesgos por un embarazo.

falta de evidencia científica

Sin embargo, todas estas recomendaciones se realizaban por "falta de evidencia científica", asegura el Dr. García-Faura. Y ante la duda de cómo un embarazo podía afectar a la mujer que había sufrido un cáncer, directamente se desaconsejaba.

Sin embargo, los estudios realizados en los últimos años han demostrado que esto no es así.

Uno de los primeros realizados en España fue una investigación llevada a cabo en el Hospital Vall d'Hebron, que puso de manifiesto que las mujeres que se quedaban embarazadas de forma espontánea tras un cáncer no tenían peor pronóstico.

7 de cada 10 logran un embarazo sin riesgos

Los datos de Institut Marquès avalan que el embarazo tras el cáncer es posible:

  • El 89% de las pacientes evaluadas son aptas para iniciar un proceso reproductivo.
  • El 82% ha conseguido un embarazo mediante diferentes tratamientos y 7 de cada 10 han sido madres en menos de dos años desde que realizaron la consulta.
  • Todas ellas siguen sanas.

"La experiencia de Institut Marquès demuestra que, si la evaluación previa lo aprueba, los riesgos son simplemente los del embarazo", asegura a Dra. Marisa López-Teijón, Directora de Institut Marquès.

"Muchas mujeres podrán tener un hijo si ya han finalizado con éxito el tratamiento de quimioterapia, radioterapia o cirugía, pero es imprescindible que su caso sea estudiado por un equipo multidisciplinar. Solo así podemos afirmar que ser madre después de un cáncer va a ser seguro", subraya el doctor Álex García-Faura.

Qué tratamiento han seguido

La mayoría de las mujeres que han pasado una quimioterapia no tienen reserva ovárica, por tanto la posibilidad de un embarazo espontáneo es muy baja, pero sí existe la posibilidad de un embarazo mediante otros métodos.

Según datos del Institut Marquès, los tratamientos que han seguido quienes han superado un cáncer para ser madres han sido:

  • Donación de óvulos (el 84%). 9 de cada 10 pacientes recurre a esta técnica.
  • Fecundación in vitro (3,9%).
  • Donación de embriones (11,7%).
  • Solo el 10% de las mujeres que iniciaron un tratamiento reproductivo habían vitrificado sus óvulos antes del tratamiento oncológico.

Según datos de Institut Marquès, la media de edad de estas pacientes es de 40 años, y el tipo de cáncer más común es el de mama (35%); seguido de hematológicos, como leucemia o linfoma (29%); y el de ovario (14%).

Otros datos significativos revelan que, cuando una de estas mujeres solicita consejo para ser madre, han transcurrido una media de 8 años desde que se les diagnosticó el cáncer.

Cuándo no es posible

Aunque en la mayoría de los casos es posible, la maternidad tras un cáncer también tiene limitaciones médicas en algunos casos. El Dr. García-Faura nos explica cuándo no está aconsejado el embarazo:

  • Haber recibido dosis muy altas de radioterapia en el útero. En estos casos el embrión no consigue implantarse en el útero y si lo logra hay abortos de repetición o el riesgo de muerte del feto es alto. "Hoy en día ya está establecido a partir de qué dosis de radiación no es probable el embarazo", señala el Dr. García-Faura.
  • Pacientes de cáncer de mama hormonosensible. Hasta hace 5 años se desaconsejaba el tratamiento hormonal en estas pacientes para conseguir un embarazo, pero un estudio europeo ha demostrado en sus resultados preliminares que no entraña riesgo, aunque habrá que esperar para conocer los resultados definitivos.
  • Obesidad y obesidad mórbida. Un embarazo no conviene en mujeres con un índice de masa corporal por encima de 40 y que además pueden tener una actividad cardiaca alterada debido a la quimioterapia. En estos casos, existe riesgo de infarto o embolia durante la gestación, por tanto se desaconseja hasta que no se revierte la obesidad.

Sortear obstáculos para ser madre

Queda claro entonces que un embarazo tras el cáncer es seguro si te pones en buenas manos, pero no siempre es fácil.

"Llevamos años transmitiendo a la comunidad científica el mensaje de que no digan que 'No porque no' a las mujeres con antecedentes de cáncer que quieren tener un hijo", afirma a Dra. Marisa López-Teijón, Directora de Institut Marquès.

"A pesar de todos los avances, cuando hay un diagnóstico de cáncer, a menudo se olvida que el día de mañana, cuando superen la enfermedad, estas mujeres pueden querer ser madres y se pone el foco en los riesgos de recurrencia de la enfermedad durante el embarazo", prosigue.

"Cada vez más mujeres tienen que ganar dos batallas. La primera, contra el cáncer, y la segunda, contra los impedimentos que suelen poner los equipos médicos y su entorno más cercano, que insiste en que no corran riesgo por un embarazo", concluye la Dra. López-Teijón.

Tags relacionados