Por Pablo Cubí, periodista

ratreadores contactos covi19

En la práctica ya podemos estar controlados. Gracias a la geolocalización de los móviles las autoridades pueden saber dónde has estado y durante cuánto tiempo.

Con orden judicial, se utiliza en muchas investigaciones policiales.

Poder aplicar una medida similar para frenar los contagios de la Covid-19 ya no está tan claro.

QUÉ ES EL RASTREADOR DE CONTACTOS

Para que este tipo de seguimiento no se vea como una intromisión excesiva, varias empresas han creado sistemas de rastreo voluntarios.

Son aplicaciones que los usuarios puede bajar y activar y que podrían servir para frenar la pandemia.

La aplicación registra otros móviles cercanos un tiempo prolongado

  • La aplicación memoriza la geolocalización del usuario y de los teléfonos de las personas que coinciden con él.

No cualquier persona que se cruce. Las que han estado durante un "tiempo prolongado", suele ser a partir de 15 minutos. Este es el tiempo que se considera que hay un riesgo más evidente de contagio.

  • Si la persona nota síntomas y da positivo en el test de Covid-19, él o un médico activa la señal.

El sistema avisará a las personas que han estado cerca del infectado, colegas, vecinos o pasajeros en el transporte público.

Estas personas podrán aislarse o hacerse la prueba para confirmar si están contagiados.

  • Los sistemas también proponen que haya un personal encargado de entrevistar al paciente y rastrear posibles contactos sin la aplicación.

Algunas sistemas de aplicaciones también se extienden para las personas que han estado en contactos con estos segundos contactos.

LOS POSIBLES PROBLEMAS de este sistema

El sistema presenta varios problemas:

  • Si el sistema es voluntario, y las otras personas no se han bajado la aplicación, no les avisará.

Los expertos consideran que un 80% de los usuarios de móviles y tablets tendrían que activarlo para que fuera en realidad efectivo.

Dado que no todo el mundo, por edad o deseo propio, no tiene móvil, supone que alcanza al 60% del total de población.

El sistema será efectivo solo si lo tiene un 80% de móviles

  • Depende de la buena voluntad de que el avisado tome medidas y le hagan pruebas.

Si no toma medidas porque es asintomático, el virus se va a seguir extendiendo igual.

  • Hay mucho recelo y miedo social.

Infractores de la ley, personas con amantes... o simplemente celosos de su intimidad tienen motivos para no querer que se sepa con quién van o por dónde pasan.

YA NOS ESTÁN RASTREANDO

La versión de que el rastreo se haga de manera directa y sin la autorización del interesado es más compleja e ilegal a día de hoy.

Es una queja que, no obstante, llega tarde. Ya hay estudios de este tipo que han analizado los movimientos durante el confinamiento

Los autores han dicho que los datos han sido anónimos.

ALGUNAS VOCES A FAVOR

Entre quienes defienden la necesidad de estas aplicaciones está la doctora Margarita del Val, inmunóloga del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa.

Para asegurar la economía debemos asegurar primero la salud, y con estas aplicaciones vamos a ganar mucho en seguridad”, opina la doctora. A su entender, es una manera de vivir más tranquilos.

"No se ha activado el rastreo por miedo a la tecnología"

Otra de las voces claramente a favor es la del epidemiólogo Oriol Mitjà, asesor del Govern catalán y autor de un informe sobre el desconfinamiento en Cataluña.

En un mensaje de Twitter el doctor Mitjà recuerda que “si se hace un desconfinamiento sin control de la infección, vamos a un rebrote de Covid-19”. En su opinión, “no se ha activado el rastreo de contactos por miedo a la tecnología”.

LA OPINIÓN DE LAS AUTORIDADES

Las autoridades sanitarias son más comedidas.

El responsable de la coordinación de alertas sanitarias, el doctor Fernando Simón, ha dicho que estas aplicaciones deben ser compatibles entre países europeos. La movilidad en la UE es muy alta y solo así sería útil a largo plazo.

Además, la ley de protección de datos es “relativamente estricta” lo que supone una complicación al respecto.

  • Si se confirma su utilidad se podrían aplicar”, concluye el doctor Simón.

Esta utilidad la podrán demostrar varias experiencias ya puestas en marcha.

LAS PRIMERAS EXPERIENCIAS

  • El Reino Unido ha puesto en marcha un proyecto piloto en la isla de Wight para comprobar su efectividad.

Londres está preparando un equipo con más de 3.000 funcionarios del servicio de Salud y 15.000 teleoperadores para poner en marcha la red.

En Australia se bajan una aplicación que conecta mediante bluetooth

La idea es que el paciente también dé una lista de las personas con las que recuerde haber estado en contacto.

Si no tienen la aplicación, se les avisaría de manera personal.

  • Otras ciudades, como Singapur y Hong Kong también han puesto en marcha sus sistemas.
  • El primer proyecto a gran escala es el de Australia.

Su aplicación funciona a través de contacto de bluetooth entre móviles.

Las autoridades australianas aseguran que solo personas sanitario autorizado tendrá acceso a los datos del enfermo y sus contactos.

Ni la policía ni otros organismos del Estado podrán acceder a la información.

La aplicación se empezó a ofrecer el pasado 26 de abril. Aún es pronto para que haya suficientes usuarios y comprobar su eficacia.

Tags relacionados