Una pastilla experimental logra curar el cáncer en varios casos de leucemia agresiva

Un fármaco experimental ha conseguido curar a 18 pacientes de leucemia mieloide, el cáncer de sangre agresivo más habitual en adultos. Los pacientes no habían respondido a ningún tratamiento y se daban casi por desahuciados.

Actualizado a
Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

pastilla leucemia
Istock

El medicamento revumenib ha logrado que la leucemia remita en uno de cada tres casos.

La leucemia es el nombre genérico del cáncer de la sangre. Se produce cuando algún tipo de células que forman la sangre se multiplican de forma descontrolada. Hay diferentes tipos de leucemias según las células afectadas

Una de las leucemias más comunes es la mieloide o mielógena. Afecta a un tipo de glóbulos blancos, las células que nos defienden de las infecciones: los granulomas.

Este tipo de leucemia es la más agresiva. Hasta el punto de que solo uno de cada cuatro pacientes sobrevive más de tres años y uno de cada diez más de cinco años. Esto puede cambiar a partir de ahora.

El fármaco revumenib ha curado la leucemia

El hacedor de este cambio es un nuevo medicamentos que está en fase experimental. Se llama revumenib, de la farmacéutica norteamericana Syndax. Se están haciendo los ensayos clínicos en personas para ver cómo funciona.

De momento los resultados son prometedores. En Estados Unidos ha logrado que desaparezcan las células malignas en uno de cada tres casos. Por tanto, no funciona en todos los pacientes. Pero está dando muy buenos resultados en un determinado subtipo, que además tenía muy mal pronóstico.

La fórmula del revumenib permite contrarrestar los efectos de una proteína, la menina, que es la culpable de que la leucemia avance más rápido.

Hay ya 18 pacientes, que no habían respondido a los tratamientos tradicionales y que, sin embargo, han conseguido frenar el cáncer tras tomar estas pastillas. Los resultados los acaba de publicar la revista Nature.

¿Podrá ser útil en otros tipos de leucemia?

¿Qué pasa con el resto de pacientes en los que no ha funcionado? En la mitad de los 67 pacientes tratados se logró algún tipo de mejora. En otros casos parece que las proteínas a las que se adhiere, la proteína menina, logra una mutación que hace que se libre del fármaco.

Los investigadores señalan que el factor más importante es que han podido confirmar que la proteína menina es sin duda una diana en la que centrarse y que con la fórmula del revumenib lo consigue. Hay que seguir avanzando en esta dirección. Varios laboratorios están trabajando también para frenar la proteína menina.

El doctor Ghayas Issa, oncólogo de la Universidad de Texas y director del ensayo clínico, se muestra convencido de que el medicamento podría beneficiar a pacientes de otros tipos de leucemia. En especial la leucemia linfocítica aguda, la más frecuente en niños, y que afecta a otras de nuestras células de defensa, los linfocitos.

Los oncólogos piden prudencia

Este tipo de noticias han de contextualizarse. No son un milagro. Son un paso más en la buena dirección. Hay que esperar a que el ensayo científico abarque no a decenas sino a cientos de pacientes para confirmar los resultados.

Este nuevo medicamento puede ser útil también para otros tipos de leucemia, como la linfocítica aguda, la más extendida en niños

En la mayoría de casos estas terapias, por si solas, pueden revertir la leucemia, pero difícilmente curarla”, ha explicado el doctor Pau Montesinos, coordinador del Grupo Español de Leucemia Mieloide, en declaraciones al diario El País.

Seguramente será un tratamiento más que ayude al resto de quimioterapia que ya se ha estandarizado. Si con todo el arsenal de medicamentos se consigue aumentar un 10% los pacientes que superen el cáncer ya será una gran noticia.

Qué tratamiento tiene la leucemia mieloide

La leucemia mieloide aguda (se la llama así para diferenciarla de la leucemia crónica que avanza mucho más lenta y a veces pasan años sin diagnosticarse) se inicia en la médula ósea.

La médula ósea, el tuétano, es la fábrica de las células de la sangre. Y de ahí las células malignas pasan rápidamente a la sangre. El riesgo añadido es que al circular por todo el cuerpo puede crear con rapidez metástasis en órganos como los ganglios linfáticos, el bazo o la médula espinal.

La leucemia afecta sobre todo a pacientes mayores de 65 años. El tratamiento estándar es la quimioterapia, pero en general es muy tóxica y no siempre da buenos resultados. Tampoco el revumenib es la panacea en este sentido. Casi todos los pacientes sufrieron efectos secundarios, como náuseas, vómitos y malestar.