calculos renales

Las piedras en el riñón son el problema urológico más frecuente entre la población. Se calcula que hasta un 15% de los hombres y un 8% de las mujeres van a tener piedras una vez en su vida. Y el 50% de casos lo sufrirán por segunda vez.

¿La clave para prevenir la formación de piedras y conservar un tracto urinario sano? Mantener una buena hidratación.

  • Beber 2,5 litros de agua al día nos ayuda a depurar nuestro organismo y eliminar las sustancias de desecho contribuyendo a que no queden almacenadas en forma, entre otras cosas, de piedras.

Relacionado con este artículo

Hablamos con el Doctor Fernando Simal, Vocal de Nefrología Clínica de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Nefrología (SEN), nefrólogo del Hospital Río Hortega de Valladolid y urólogo que nos resuelve todas las dudas que pueden surgir sobre los cálculos renales.

¿Por qué se forman los cálculos renales?

Aunque la formación de los cálculos se sigue estudiando, podemos decir que las piedras se forman en los riñones cuando la orina contiene un alto nivel de saturación de sales minerales.

Algunas mujeres comparan el dolor del cólico renal con el del parto

  • Existe un mecanismo (proteínas y sustancias denominadas citratos) que evitan la concentración de sales y la formación de piedras en el tracto urinario. Pero, a veces no funcionan a causa de la alta saturación.

¿De qué están formadas las piedras?

Según la concentración de sustancias y los factores de riesgo, podemos distinguir cuatro tipos de piedras:

  • Cálculos de oxalato de calcio (80%): se producen por una sobresaturación de sales cálcicas de orina. Son los más frecuentes y suelen aparecer un hombres de 20 a 30 años.
  • Cálculos de ácido úrico (10%): se forman por la sobreconcentración de ácido úrico en la orina y son más frecuentes en hombres.

Hay un tipo de piedra más frecuente en hombres y otro en mujeres

  • Cálculos de estruvita (10%): se relacionan con las infecciones de orina y son más frecuentes en mujeres propensas a infecciones de orina.
  • Cálculos de cistina (1%): suele ser un problema hereditario.

¿Qué efectos y consecuencias tienen las piedras en el riñón?

No todos los cálculos tienen las mismas consecuencias, ya que depende del tamaño y del movimiento que tengan en el interior de los conductos.

  • Cuando se generan cálculos en el riñón que son más pequeños de 0,8 cm y son expulsados de manera natural hablamos de los cálculos renales asintomáticos. Estos no presentan ni dolor ni efectos secundarios y se encuentran por casualidad en alguna revisión rutinaria.

Relacionado con este artículo

  • Los más conocidos por su efectos son los cálculos renales sintomáticos, ya que provocan el cólico de riñón, un dolor muy intenso que se produce cuando el cálculo pasa por el uréter.
  • Un cólico de riñón causa mareos, bajada de tensión y vómitos. Si es el caso, se debe acudir a urgencias para tratarlo con suero y controlar que la orina no se acumule y produzca una grave infección.

En el caso que la piedra llegue a la vejiga, es mucho más fácil expulsarla porqué la uretra es más ancha.

¿Cuál es el mayor factor de riesgo?

El factor que más influye es la falta de hidratación, dejando al margen las cuestiones genéticas.

  • Se ha demostrado que las personas que ingieren más de 2,5 litros de agua al día tienen la mitad de recurrencia de piedras, aunque tengan facilidad para formarlas.

Existen otros factores asociados como la obesidad o el sedentarismo, estilos de vida que aumentan las posibilidades de sufrir piedras.

Beber agua ayuda a evitar la formación de piedras

Por otro lado, las infecciones de orina, sobre todo si son crónicas, son un factor de riesgo para la formación de piedras en el riñón, ya que las infecciones por ciertos gérmenes pueden favorecer la aparición de cálculos renales.

¿Hasta que punto afecta la alimentación cuando se sufren piedras en el riñón?

A veces puede existir una relación entre los alimentos y las sustancias que forman los cálculos. Pero como hemos dicho, la clave para evitar la formación de piedras es tener una buena hidratación.

Por ejemplo, muchas personas creen que si tienen cálculos de oxalato cálcico deben hacer una dieta baja en calcio.

Relacionado con este artículo

  • No es preciso eliminar los lácteos si se trata de piedras de calcio. Estudios científicos han demostrado que las dietas pobres en calcio, al contrario de lo que podría pensarse, no ayudan a reducir los cálculos y ponen en riesgo otros aspectos de la salud.
  • Sí será necesario reducir la sal y el sodio ya que estas sustancias sí afectan a la incidencia de piedras.

Pero por otro lado, sí es necesario hacer una dieta baja en purinas (carnes) si se trata de cálculos renales de ácido úrico.

Si los cálculos no pueden ser expulsados de manera natural ¿Cómo se pueden eliminar?

Existen diferentes tratamientos y soluciones para expulsar las piedras del organismo:

  • Si la piedra mide menos de 0,8 cm y no hay síntomas ni dolor, se da un tiempo para que salga por sí misma.
  • Si se queda "bloqueada" en el uréter y el paciente presenta fiebre u otros síntomas, se coloca de manera temporal un catéter llamado "Doble J" entra la vejiga y el riñón para liberar la vía urinaria. De esta forma la orina no se acumula.

Se puede introducir un catéter de forma temporal para liberar los conductos

  • Depende de la ubicación de la piedra, puede ser preciso hacer una litotricia renal. Es decir, se aplican ondas de choque que rompen el cálculo en pedacitos para poder expulsarlos mejor.
  • Si el cálculo es mayor de 2 cm se suele hacer una nefrolitotomía percutánea, que consiste en pinchar un tubito muy fino por la espalda hasta llegar a la zona renal donde se rompe el cálculo y se extraen los fragmentos.
  • Otra posible solución cuando la piedra está atascada en el uréter es la ureteroscopia, que permite romper el cálculo con un láser a través de un fino tubo que se introduce en el tracto urinario a través de la uretra.

Tags relacionados