Por la Dra. Blanca Rodríguez Ayala, Medicina General

boca sana refleja

Si la boca enferma, también puede hacerlo cualquier otra parte del cuerpo, desde el corazón hasta los riñones. La razón principal es que en ella albergamos muchas bacterias que son capaces de viajar por la sangre o trasladarse, por cercanía, a otros órganos y atacarlos.

Solo el 20% de los españoles pueden presumir de tener una boca completamente sana

Por eso, si quieres preservar tu salud general una de las mejores cosas que puedes hacer es no descuidar tu higiene bucal. Esto es todo lo que puedes ganar si lo haces.

relación entre dientes e infarto

Entre un 25 y un 50% de quienes sufren problemas de dientes y encías tienen más probabilidad de sufrir un ataque al corazón.

  • Las infecciones frecuentes y la inflamación crónica de las encías suelen estar ligadas a una bacteria (Porphyromonas gingivalis), presente asimismo en los depósitos de grasa de las arterias.
  • Además, se ha demostrado que las placas de ateroma disminuyen en pacientes cardiológicos con problemas de encías después de tratarse la afección bucal. Y no hay que olvidar que estas placas aumentan enormemente el riesgo de infarto y de ictus

Tus ojos se benefician de una boca sana

La Porphyromonas gingivalis también es capaz de colonizar las células del epitelio de la retina y favorecer la aparición de degeneración macular asociada a la edad (DMAE).

  • Los síntomas empiezan perdiendo la visión central y, si no se trata a tiempo, puede provocar ceguera.

higiene dental y pulmones

Resfriados, neumonías, bronquitis… muchas de estas afecciones respiratorias podrían evitarse si se tuviera una buena higiene bucal.

Es más, existen hipótesis que sostienen que el número de recaídas en quienes sufren enfermedades crónicas pulmonares, como la EPOC, se podrían reducir con una buena higiene de la cavidad oral.

Una boca limpia reduce la posibilidad de padecer afecciones respiratorias, ya que hay menos riesgo de que las bacterias más agresivas consigan vencer la barrera de defensa de los pulmones.

  • Para rebajar el número de gérmenes bucales (y las opciones de que pasen al pulmón) es muy importante cepillarse la lengua a diario.

dientes sanos y Riñones más protegidos

La insuficiencia renal crónica afecta al 10% de la población y no tiene cura. Los riñones dejan de funcionar correctamente de forma lenta y progresiva hasta llegar a fases avanzadas, en la que los enfermos pueden precisar de diálisis e incluso necesitar un trasplante de riñón.

  • Son muchos los factores que influyen en su desarrollo, como la edad, la diabetes o la hipertensión arterial.
  • Pero también cabe la posibilidad de que las encías inflamadas liberen moléculas que favorecen la inflamación general, e incluso bacterias que viajen a través de la sangre alcanzando y atacando el sistema renal.

cómo la boca afecta a tus articulaciones

Las bacterias producen una serie de sustancias tóxicas que son capaces de trasladarse a través de la saliva al estómago y, de ahí, pasar al torrente sanguíneo alcanzando otras zonas del cuerpo, incluidas las articulaciones.

Una vez en ellas, las toxinas que desprenden pueden provocar inflamación y favorecer la aparición de enfermedades como la artritis.

De hecho, se ha comprobado que la inflamación articular es más frecuente en quienes sufren gingivitis crónica. Y no solo la higiene bucodental es buena aliada para prevenir trastornos como la artritis, también es capaz de reducir el dolor si ya se padece.

¿dientes y dolores de espalda?

Si te faltan piezas dentales, tienes los dientes torcidos o molestias bucales de forma habitual, tu espalda lo nota.

  • Piensa que mandíbula y columna vertebral están estrechamente relacionadas. Trabajan conjuntamente para hacer posible que podamos mover la cabeza y la espalda de forma adecuada.
  • Cuando una de las dos partes falla, todo el bloque se descompensa, y ambas responden desplazándose para compensar que la boca no cierra bien. Esto puede generar contracturas y dolor en la espalda.

¿usas un enjuague muy fuerte?

Abusar de ellos puede provocar diabetes y obesidad según un estudio llevado a cabo por la Universidad de Harvard (EE. UU.).

  • No eliminan solo las bacterias responsables del mal aliento y el sarro, también acaban con algunas que son beneficiosas y nos protegen de estas dos enfermedades.
  • Antes de usar un colutorio, consúltalo siempre con tu dentista. Y, si tienes dudas, evita las soluciones con componentes muy agresivos, como el alcohol.