¿Cuál es el mejor método para dejar de fumar?

De media, los fumadores que quieren dejarlo hacen seis intentos hasta conseguirlo. Una revisión de los diferentes métodos para dejar de fumar indica que combinar los tratamientos es la clave del éxito.

Actualizado a
Diana Llorens
Diana Llorens

Periodista

¿Cuál es el mejor método para dejar de fumar?
iStock by Getty Images

A pesar de que en los últimos años ha aumentado la concienciación sobre los peligros de fumar para la salud, el tabaco sigue siendo un importante problema de salud pública.

  • En España, el 19,7% de la población de 15 años o más fuma cigarrillos a diario, cifra que está por encima de la media europea del 18,4% (datos de Eurostat de 2019).

6 intentos de media

Dejar de fumar puede significar un aumento de hasta diez años en la esperanza de vida. Se estima que aproximadamente el 70% de los fumadores quieren dejarlo y son muchos los que lo intentan, aunque a muchas les resulta difícil.

  • De media, se hacen 6 intentos antes de lograr una abstinencia a largo plazo.

Un nuevo estudio ha revisado los distintos métodos para dejar de fumar y señala cuál es la estrategia que más éxito tiene.

Diferentes métodos para dejar de fumar

Existen diversos métodos que han demostrado eficacia para abandonar el hábito:

Medicamentos

  • Terapia de reemplazo de nicotina. Consiste en administrar pequeñas dosis de nicotina (mediante parches, chicles, inhaladores…), pero sin los productos tóxicos que lleva el tabaco, para que el síndrome de abstinencia sea más llevadero y la persona pueda concentrarse en la “adicción psicológica” al tabaco.
  • Bupropión: es un antidepresivo que reduce los síntomas de abstinencia.
  • Vareniclina: reduce los síntomas de abstinencia y también disminuye los efectos gratificantes de fumar. La vareniclina (que se comercializaba en Europa bajo la marca Champix) por el momento está retirada del mercado español debido a los altos niveles de nitrosaminas, sustancias cancerígenas, detectadas en las píldoras.

Apoyo conductual

  • Consiste en el asesoramiento y soporte psicológico a lo largo del proceso de abandono del hábito. Existen diferentes sistemas, desde sesiones individuales o grupales, hasta líneas telefónicas gratuitas de apoyo, mensajes de texto o programas basados en internet.

Combinar diferentes métodos

Un reciente estudio llevado a cabo por investigadores del Hospital General de Massachusetts y la Universidad de Oxford y publicado en la revista científica JAMA ha revisado la evidencia disponible hasta el momento sobre la eficacia de las diferentes estrategias para dejar de fumar.

Los resultados señalan que tanto el apoyo conductual como los medicamentos (es decir, el bupropión, la vareniclina y terapia de reemplazo de nicotina) son tratamientos eficaces cuando se usan individualmente, pero son más eficaces cuando se combinan.

La combinación de medicación y apoyo conductual se asocia con una tasa de abandono del 15,2 % durante 6 meses, mientras que la tasa de abandono es del 8,6 % si el apoyo conductual es breve o se sigue la atención habitual.

  • Muchas personas que intentan dejar de fumar subestiman lo valioso que es obtener el apoyo y el aliento de un consejero en el camino”, señala Nancy Rigotti, autora principal del estudio.

En relación a los medicamentos, la vareniclina parece ser el más eficaz.

  • Uno de los estudio analizados en esta revisión, el estudio EAGLES (que incluye a 8144 fumadores) indica que la tasa de abandono del tabaco es significativamente mayor a los 6 meses con el uso de vareniclina (21,8 %) que con el de bupropión (16,2%) y los parches de nicotina (15,7%).

El análisis también muestra que la terapia de reemplazo de la nicotina es más efectiva cuando se usan dos tipos de productos juntos (por ejemplo, parches y chicles) que si solo se usa uno.

Además, la combinación de medicamentos con diferentes mecanismos de acción (por ejemplo, la vareniclina y la terapia de reemplazo), aumenta las tasas de abandono del hábito en algunos estudios en comparación con el uso de un solo producto.

"El tratamiento de primera línea debe incluir tanto farmacoterapia como el apoyo conductual", destacan los investigadores, que también señalan que "la vareniclina o la terapia de reemplazo de nicotina combinada son las intervenciones iniciales preferidas” .