Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Una proteína que te hace vivir más años y con mejor salud
iStock by Getty Images

La ciencia lleva años buscando cómo vivir más años de forma saludable. Una especie de píldora antienvejecimiento que aleje las enfermedades propias de la edad como el cáncer y aumente la esperanza de vida.

Los hábitos son claves en este sentido. Cada vez hay más evidencia científica de que reducen el riesgo de patologías crónicas, pero en muchos casos no basta.

La genética hace de las suyas y aparecen enfermedades que acaban acortando la vida

Ahora, científicos del Instituto Avanzado de Ciencia y Tecnología de Corea han demostrado que bastaría con regular solamente una proteína para vivir más años con salud.

Somos proteínas

Los genes producen proteínas que regulan absolutamente todas las funciones del cuerpo, desde la visión hasta los movimientos musculares.

La proteína redoxina permite identificar la luz y la oscuridad, mientras que la miosina es la responsable de que los músculos se contraigan.

Somos la suma de todos esos procesos químicos, de todas esas proteínas, y de ello depende tanto el color de nuestros ojos como nuestra salud.

Muchas enfermedades podrían "curarse" reparando el gen o genes concretos para que produzcan las proteínas adecuadas.

envejecimiento y salud

El envejecimiento, tanto en diminutos gusanos como en los seres humanos, está modulado en parte por dos hormonas:

  • La insulina, hormona producida por el páncreas que transporta la energía a las células.
  • El factor de crecimiento similar a la insulina, hormona segregada en múltiples tejidos por la hormona del crecimiento. Tiene efecto hipoglucemiante (impide que se dispare la glucosa en sangre) y anabolizante (acelera el crecimiento de los tejidos).

Se sabe que los receptores de estas hormonas son claves, entre otras cosas, para que las células cancerígenas se alimenten.

Así pues, se ha visto que al bloquearlos o reducirlos se alejaba el cáncer y los animales vivían más, pero también sufrían defectos en la movilidad, la reproducción o el crecimiento.

modificar una proteína

Visto lo anterior, hasta ahora ya se sabía cómo alargar la vida en experimentos realizados con animales.

Bastaba con reducir la vía de señalización de la insulina y del factor de crecimiento similar a la insulina. Pero los animales tenían poca salud.

Ahora, el equipo de investigadores del Instituto Avanzado de Ciencia y Tecnología de Corea ha descubierto que simplemente cambiando un aminoácido de la proteína PTEN (una proteína supresora de tumores), se conserva igualmente la longevidad de los animales pero con salud.

Los aminoácidos son moléculas que se combinan para formar proteínas y ambos, aminoácidos y las proteínas, son los pilares fundamentales de la vida.

"Nuestro estudio plantea la emocionante posibilidad de promover simultáneamente la longevidad y la salud en los seres humanos modificando ligeramente la actividad de una proteína, la PTEN", han señalado los autores del estudio.

Así pues, simplemente alterando un gen para provocar ese cambio milagroso en la proteína supresora de tumores podría obrar milagros.

Obviamente, de momento se trata de ciencia ficción.

Vivir más

La ciencia ha explorado otros caminos para alargar la vida. Una de las cuestiones más estudiadas y con mejores resultados es la restricción calórica.

Experimentos realizados en animales han demostrado que reducir un 30% las calorías de la dieta contribuye a reducir el riesgo de cáncer.

La dieta Mediterránea es otro de los aliados para vivir más años y con salud.

Tanto la restricción calórica como la dieta Mediterránea tendrían un efecto protector del ADN celular, lo que reduciría el riesgo de división anómala de las células y, en consecuencia, de cáncer.

Y siguiendo en el terreno de los buenos hábitos, realizar ejercicio físico a diario es uno de los mejores protectores del sistema cardiovascular y un preventivo de enfermedades cardíacas.

También hay factores que no se incluyen dentro de los hábitos de vida pero alargan la esperanza de vida.

Nos referimos a tener los hijos tarde. Un estudio demuestra que las mujeres que son madres a una edad tardía tienen los telómeros más largos. Y la longitud de los telómeros, el extremo protector de los cromosomas, es un indicador de longevidad y buena salud.

Eso sí, tener los hijos tarde también aumenta el riesgo de anomalías en el feto.