Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Las bebidas azucaradas y zumos aumentan riesgo de cáncer
iStock by Getty Images

Cada vez hay mayor evidencia científica de que lo que comemos juega un papel determinante en el cáncer. Seguir una dieta saludable y equilibrada ayuda a prevenirlo, mientras que abusar de ciertos alimentos o productos favorece la formación de tumores.

En este último bloque se encuentran las bebidas azucaradas, incluidos los zumos de fruta y la bebidas con edulcorantes, las light.

Un nuevo metanálisis confirma la asociación entre una dieta rica en bebidas azucaradas y el riesgo de desarrollar cáncer de mama, próstata, colorrectal y páncreas.

El estudio ha sido liderado por investigadores de la Unidad de Nutrición y Cáncer del Instituto Catalán de Oncología (ICO) y del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL) y se ha publicado en la revista científica The Nutrients.

Azúcar y cáncer

El cáncer se cobró 9,6 millones de muertes el pasado 2018 y se cree que la cifra se doblará en 2040. Esta enfermedad es la segunda causa de muerte en el mundo.

Para revertir esta situación hay que trabajar en los programas de detección precoz (cuanto antes se detecte el tumor mejor será el pronóstico) y en nuevos tratamientos pero también en prevención.

Las estrategias preventivas son un pilar fundamental en el abordaje de cualquier enfermedad. Si evitamos o controlamos los factores de riesgo que las provocan, reduciremos también los casos.

Pues bien, en el caso del cáncer sabemos que el exceso de peso y la diabetes se han confirmado como factores de riesgo importantes de muchos tipos de tumores.

Y una de las causas del sobrepeso y unos niveles incontrolados de glucosa en sangre son las dietas ricas en bebidas con un alto contenido en azúcar, ya sea añadido (bebidas azucaradas) o natural como los zumos de fruta porque contribuyen a una ingesta excesiva de calorías y fructosa, lo que desencadena una cascada muy peligrosa:

  • Aumenta la adiposidad (células grasas).
  • Como consecuencia de ello, hay mayor resistencia a la insulina.
  • Se dispara el estrés oxidativo, lo que daña las células.
  • Unos niveles altos de glucemia en sangre también aumentan la circulación de sustancias inflamatorias en el torrente sanguíneo.
  • Los entornos inflamatorios favorecen el desarrollo y la progresión de las células cancerígenas. Y el azúcar es uno de los mayores inflamatorios que existe.

No solo las bebidas azucaradas y los zumos de frutas están en el punto de mira, las bebidas que contienen edulcorantes artificiales como las bebidas light también se ha visto que incrementan el riesgo de obesidad y diabetes.

Bebidas azucaradas y riesgo por tipo de cáncer

El metanálisis realizado por los investigadores del ICO y del IDIBELL confirma de lleno la asociación entre el consumo de bebidas azucaradas y el cáncer.

Y los metanálisis no dejan mucho lugar a dudas porque en realidad son una revisión de todos los estudios que se han hecho sobre el tema. En este caso, se han analizado 67 estudios observacionales publicados hasta junio de 2020.

Raül Zamora-Ros, coordinador del estudio e investigador de la Unidad de Nutrición y Cáncer ICO-IDIBELL, explica que han querido explorar el papel de las bebidas azucaradas en la carcinogénesis por separado (refrescos azucarados, zumos de fruta y bebidas light) y por tipo de cáncer. Y los resultados no dejan lugar a dudas:

  • Se ha visto una asociación directa entre el consumo elevado de bebidas azucaradas (refrescos) y el aumento de riesgo de padecer cáncer de mama, próstata, colorrectal y páncreas.
  • Al evaluar los zumos de fruta, también se observó un aumento del riesgo en las mismas localizaciones tumorales que para las bebidas azucaradas.
  • Por otra parte, las bebidas light solo fueron asociadas con un mayor riesgo de cáncer de páncreas.

Para beber, agua

La moraleja que extraen los investigadores de este metanálisis es tan obvia como contundente:

"Este estudio apoya las recomendaciones dietéticas más actuales de la World Research Fund (WCRF) de limitar el consumo de las bebidas azucaradas para la prevención del cáncer y sensibilizar a los consumidores sobre su baja calidad nutricional y su alto contenido en azúcar", asegura Zamora-Ros.

"Así pues, recomendamos la sustitución de las bebidas azucaradas por agua potable, del grifo o embotellada, e infusiones sin azúcar como principal fuente líquida para la hidratación corporal", concluye. Más claro, el agua.

En cuanto a los zumos de frutas, el consejo es evitar siempre los procesados y optar por la fruta entera.

  • Los zumos de fruta naturales pueden ser saludables pero no deben ser la primera opción a la hora de tomar fruta. Lo que se trata es de no abusar de la fruta en zumos.

Y es que para preparar un zumo puedes necesitar hasta 4 o 5 piezas de fruta. Imagina si tomas varios vasos al día, la ingesta de fructosa sería muy elevada.