operacion vista cansada

Actualizado a

A partir de cierta edad empezamos a notar que nos cuesta ver bien de cerca. Es algo normal, que le ocurre a la mayoría de la población, y se debe al endurecimiento que el paso de los años provoca en el cristalino (nuestra lente para enfocar las cosas).

Ante esta incomodidad 9 de cada 10 personas se decantan por corregirlo con gafas o lentillas, y tan solo un 1% de la población recurre a la cirugía. Son datos del “Estudio del Conocimiento de la Presbicia en España 2019”, llevado a cabo por la Clínica Baviera.

Se calcula que el 45% de los españoles tiene vista cansada

El desconocimiento es uno de los principales factores que hacen que las personas con presbicia no se operen. Tan solo el 12% de las personas encuestadas en el estudio conocen a alguien que se haya sometido a cirugía para solucionar este defecto visual.

En cambio, tal y como nos explica el doctor Julio Ortega Usobiaga, oftalmólogo de la clínica Baviera y especialista en operar la vista cansada, “está indicada para todo aquel que tiene una presbicia que le impide realizar su día a día sin gafas y quiere dejar de usarlas”.

Así se opera la presbicia

La opción habitual para corregir la vista cansada en quirófano es el implante de una lente intraocular trifocal.

“Eliminamos el cristalino defectuoso y lo sustituimos por una lente personalizada que permite que el paciente pueda ver de lejos, a distancia intermedia y de cerca sin depender constantemente de las gafas”, nos explica el oftalmólogo.

Relacionado con este artículo

A veces se aprovecha una cirugía de catarataspara solucionar, al mismo tiempo, la vista cansada. En ambos casos son trastornos que afectan al cristalino, pero en las cataratas en vez de endurecerse se oscurece.

Pero ¿cómo son la intervención y el postoperatorio?

  • Es una cirugía ambulatoria (no hay que ingresar en el hospital) mínimamente invasiva: en la gran mayoría de casos no es necesario poner puntos.
  • Para llevarla a cabo, la zona se anestesia mediante unas gotas, y dura entre 10 y 15 minutos.
  • Suele operarse primero un ojo y, una semana después, el otro, salvo contadas excepciones según nos cuenta el experto.

Es una operación muy rápida y no suele requerir puntos

  • Días antes y también después de la operación hay que aplicar colirios con efecto antibiótico y antiinflamatorio.
  • Tras la operación es importante, eso sí, no frotarse los ojos para evitar posibles complicaciones, fundamentalmente una infección.

“Normalmente el paciente hace una vida relativamente normal en dos o tres días, aunque puede sentir algunas molestias”, sostiene el doctor de la Clínica Baviera.

Adaptarse a la nueva lente

Cuando estás pensando en operarte una de las preguntas que puedes hacerte es si, al igual que ocurre con las lentillas o las gafas para la vista cansada, al principio cuesta adaptarse. Esto pasa porque, con ellas, vemos de lejos con la parte superior y de cerca con la inferior.

Relacionado con este artículo

“Por eso, por ejemplo al bajar una escalera, si miramos hacia abajo sin mover la cabeza veremos mal”, aclara el doctor Ortega Usobiaga.

  • Este efecto, sin embargo, no se da con la lente que sustituye al cristalino.Con ellas vemos siempre por el centro, y el paciente va acostumbrándose poco a poco a la nueva visión”, explica el especialista.

Aunque, según matiza “en algunos casos cuesta algo más, porque por la noche las luces pueden verse con ciertos brillos”. Es lo que los médicos conocen como neuroadaptación, que puede ser más o menos larga en función de la exigencia visual de cada persona.

Cirugía láser, la otra opción

Como en todas las intervenciones quirúrgicas, antes de someterse a ella hay que hacer una serie de pruebas para valorar el estado de salud ocular y la solución más adecuada en cada caso”, aclara el oftalmólogo.

La cirugía láser actúa en la superficie del ojo (la córnea)

Así, a veces la vista cansada puede tratarse mediante láser. “El láser corrige el defecto de lejos en el ojo dominante (con el que apuntaríamos para disparar una flecha) y deja el no dominante con mejor visión de cerca”, nos explica.

De esta forma, tenemos un ojo “especializado” en cada tipo de enfoque: es lo que se conoce como visión combinada o monovisión, pero antes de decantarse por este tipo de cirugía “hay que mostrar al paciente cómo va a ver”, matiza el experto.

¿ahora tenemos vista cansada antes?

La presbicia aparece, de media, a los 45 años, y lo hace independientemente del uso, cada vez más frecuente, de las pantallas. “Lo que sí sucede es que, como ahora utilizamos mucho la visión cercana e intermedia para ver el móvil, la tablet o el ordenador, ‘notamos más’ los síntomas, sostiene el doctor Ortega Usobiaga.

Tags relacionados

Por Eva Mimbrero, periodista especializada en salud