Nuevo avance para frenar la covid mediante enjuagues bucales

Científicos españoles siguen investigando si los colutorios podrían evitar el contagio de la covid. Se ha comprobado que un ingrediente de algunos de estos enjuagues, el cloruro de cetilpiridinio, podría romper la membrana del coronavirus.

Actualizado a
Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Nuevo avance para frenar la covid mediante enjuagues bucales
iStock by Getty Images

La capacidad de los colutorios de poder ser una barrera contra la covid se ha investigado desde el inicio de la pandemia con resultados desiguales.

Un nuevo estudio ha permitido confirmar que el cloruro de cetilpiridinio (CPC), un ingrediente presente en varios de estos enjuagues bucales, puede reducir la capacidad de infectar del coronavirus.

Qué enjuagues afectan al virus

La mayoría de enjuagues que conocemos y se comercializan no incluyen este ingrediente. Está presente en marcas que se distribuyen en farmacias y clínicas dentales para un control profesional de la salud de boca.

  • El CPC es un antiséptico, un agente antiplaca y un neutralizador de toxinas.

También potencia el efecto de la clorhexidina, otra sustancia de referencia para tratar la desinfección de las encías y controlar la placa dental.

Los colutorios profesionales con CPC son los que dificultan el contagio del coronavirus

En ensayos previos de laboratorio ya se había comprobado que reducía hasta mil veces la capacidad de infección del coronavirus.

Este estudio realizado ahora por la Universidad de Valencia y Dentaid Research Center ha podido confirmar por primera vez qué pasa. Ha visto que la membrana del coronavirus estalla al entrar en contacto con el CPC.

Una freno a la propagación

El uso de enjuague bucal no previene la infección de covid pero sí puede ser un elemento que podría ayudar a frenar la propagación. Y las investigaciones siguen en marcha.

"La cavidad bucal juega un papel crucial en la transmisión del SARS-CoV-2. Los virus están presentes en la saliva y los colutorios en los que estamos trabajando podrían ser una potencial herramienta de prevención de la transmisión", había apuntado Joan Gispert, director de I+D+i de DETAID.

Ya hay numerosas sociedades odontológicas que han recomendado el uso de enjuagues bucales con CPC para ayudar a disminuir el riesgo de transmisión del coronavirus en la consulta dental.

  • El siguiente paso es saber cuánto tiempo dura la acción del colutorio antes de que nuevos virus hayan podido avanzar y volver a colonizar la boca.

Tampoco se ha de olvidar que el SARS-CoV-2 está muy presente en las fosas nasales. Por tanto, el enjuague nunca puede ser una barrera del todo eficaz, aunque sí puede reducir significativamente la cantidad de virus que se expulsan.

¿Qué ha confirmado el estudio?

En el estudio se crearon primero partículas pseudovirales (VLP). Se trata de una versión no dañina del coronavirus. Contiene las cuatro proteínas estructurales del virus y tienen el tamaño y la forma del virus.

Se experimentó con virus no infectivos y ante el enjuague se disgregaron

La diferencia con el SARS-CoV-2 completo es que las VLP no contienen el material genético, lo que las hace no infectivas. De esta manera se puede trabajar con ellas sin riesgo.

  • Estos pseudovirus fueron tratados con CPC y se observó cómo las partículas que habían estado en contacto con el CPC eran disgregadas.

"La disgregación se observó utilizando técnicas de microscopía electrónica, donde se pudo demostrar cómo estas partículas estallan al entrar en contacto con el CPC", ha explicado el profesor Ismael Mingarro, bioquímico de la Universidad de Valencia.

No evitan la infección

Como queda dicho, este tipo de enjuagues profesionales son solo una barrera más para frenar la propagación de virus.

Pero igual que una mascarilla que deja la nariz destapada no protege bien, tampoco los colutorios han llegado a un punto de ser totalmente eficaces. La carga viral solo puede reducirse y momentáneamente.

"Este trabajo es importante porque sienta las bases para futuros experimentos en los que demostrar que el uso de colutorios es una estrategia complementaria para evitar la transmisión de enfermedades infecciosas respiratorias”, explican los investigadores.

No solo puede ser una herramienta contra la covid. También se puede extrapolar en el futuro a otros virus, como el de la gripe.

Bajo supervisión profesional

Sería una medida fácil y aplicable a nivel global. Aunque lo cierto es que los ensayos con colutorios se llevan haciendo desde el inicio de la pandemia y aún en ningún caso las autoridades sanitarias han visto en ellos una herramienta útil para toda la población general.

Los enjuagues generales no sirven y los dentistas tampoco los recomiendan

No hay que olvidar que los enjuagues que contienen el CPC indican que son de uso exclusivo para adultos y que deben utilizarse bajo supervisión profesional.

No son enjuagues inocuos. Tienen efectos secundarios. Pueden afectar a los dientes o dañar bacterias útiles para nuestra salud bucal.

De hecho, el tema de los enjuagues es polémico en el sector puesto que los odontólogos le ven poca utilidad en la higiene dental, más allá de dejar el aliento fresco.

No consideran que los colutorios que se comercializan en comercios generalistas haya que usarlos con mucha frecuencia.