El caso más largo de covid ejemplifica los peligros que aún puede traer la pandemia

Un paciente británico ha estado 505 días seguidos dando positivo de covid. Es el caso registrado más largo hasta la fecha. Y más allá de la anécdota del récord, el estudio de este caso nos advierte de los posibles peligros que puede traer la pandemia en el futuro, si no conseguimos reducir la transmisión mundial.

Actualizado a
Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

La gente que ha pasado Covid largo tiene más posibilidades de infectarse con nuevas variantes
iStock by Getty Images

Un paciente del Reino Unido estuvo dando positivo por covid durante 505 días. El caso, que se presenta en el Congreso Europeo de Microbiología Clínica de Lisboa, es significativo, porque ha permitido estudiar la evolución del coronavirus SARS-CoV2 durante tanto tiempo en un paciente.

Los resultados, a los que se han añadido los de otros ocho pacientes también con covid de larga duración, han servido para que los investigadores den un aviso de que la pandemia no está en absoluto solucionada.

El virus evoluciona en el paciente

El estudio lo han llevado a cabo investigadores del King’s College y del hospital Saint Thomas, en Londres, que estaban interesados en saber cómo cambia el virus con el tiempo en pacientes con el sistema inmunológico disminuido. Son los pacientes con más riesgo de que la covid se alargue.

Este y otros casos de covid larga evidencian el riesgo de que el virus evolucione con mutaciones que lo hagan más contagioso

De los pacientes estudiados, uno de ellos llegó a estar esos 505 días de récord antes de que falleciera sin poder superar la enfermedad. El anterior caso más largo conocido era de 335 días.

Los resultados han evidenciado que, efectivamente, si el virus permanece tanto tiempo en una persona es probable que puedan multiplicarse las mutaciones con el riesgo de que surjan nueva variantes del virus. "Queríamos investigar qué mutaciones surgen, y si las variantes evolucionan especialmente en estas personas con infección persistente", ha explicado el doctor Luke Blagdon Snell, uno de los autores del estudio.

Es una de las sospechas que se ha mantenido a lo largo de la pandemia. “La teoría es que estas variantes del coronavirus evolucionan en individuos cuyos sistemas inmunológicos están debilitados por enfermedades o tratamientos como la quimioterapia”, ha añadido el doctor.

Pacientes inmunodeprimidos

Los nueve pacientes estudiados dieron positivo al principio de la pandemia, en marzo de 2020. Por tanto se contagiaron con la variante inicial de Wuhan. Y se siguió sus casos hasta final de 2021. Todos era personas con el sistema inmunológico debilitado. En algunos casos por ser pacientes con VIH, otros por haber sufrido un trasplante reciente y otros eran pacientes de cáncer en tratamiento de quimioterapia.

Los investigadores no han especificado el paciente que estuvo tanto días con covid qué enfermedad de base tenía. Sí han explicado que se sometió a varios tratamientos. Primero recibió el antiviral remdesivir, que en su caso no funcionó. También se le propuso un tratamiento con anticuerpos monoclonales, que rechazó por ser experimental y la falta de evidencia en aquel momento.

El análisis genético periódico que se hizo del virus en todos estos pacientes mostró que:

  • Cinco de ellos desarrollaron al menos una de las mutaciones que luego se han visto en las nuevas variantes que se han extendido en la pandemia.
  • En un par de casos fueron varias las mutaciones con las que luego se han visto en las variantes alfa, delta y ómicron.
  • Y un paciente concreto tuvo hasta diez mutaciones iguales a las que han servido a las variantes alfa, gamma y ómicron para hacerse predominantes en algún momento de la pandemia.

El riesgo de nuevas variantes

Esto proporciona evidencia de que las mutaciones encontradas en variantes de preocupación surgen en pacientes inmunocomprometidos y, por lo tanto, apoya la idea de que se pueden desarrollar nuevas variantes de los virus en individuos inmunocomprometidos”, ha advertido el doctor Snell.

El paciente que ha estado 505 días con covid rechazó un tratamiento de anticuerpos y acabó muriendo

Esa era la teoría que se apuntó cuando aparecieron los primeros casos de ómicron en Sudáfrica. Se dijo que era probable que la nueva variante tan transmisible partiera de un paciente de covid inmunodeprimido y que llevaba varias semanas sin acabar de poder superar la enfermedad. No obstante, los investigadores son prudentes en sus conclusiones: “Ninguna de las personas en nuestra investigación desarrolló nuevas variantes que se convirtieran en un virus de preocupación”.

Es decir, sí se confirmó que estos pacientes con las defensas debilitadas facilitan que el virus mute más, con el riesgo de que consiga que algunas de esas mutaciones lo hagan más contagioso o peligroso. Pero no se ha podido demostrarque las variantes anteriores, como alfa, delta u ómicron surgieran de esa manera”, aclara el doctor Snell.

Covid oculta y covid persistente

Cinco de los nueve pacientes sobrevivieron. Dos de esos cinco eliminaron la infección sin tratamiento. Dos eliminaron la infección después del tratamiento con terapias experimentales con anticuerpos monoclonales y antivirales. Uno de los pacientes investigados tenía aún la infección en curso al final del estudio.

En un caso concreto, además, descubrieron que padecía una covid oculta. Es decir, se creía que ya había eliminado el virus, pero los análisis posteriores mostraron que volvía a dar positivo y que genéticamente era el mismo virus con el que se había contagiado.

Esta infección oculta no es tan rara: “Ya se ha descrito con otros virus, como los que causan el ébola o la hepatitis B -ha aclarado el doctor Snell-. Es una situación diferente a la covid persistente, donde generalmente se cree que el virus se elimina del cuerpo, pero los síntomas persisten”.