Por Pablo Cubí, periodista

espanoles miedo bares tiendas

La pandemia de Covid-19 ha cambiado el mundo tal y como lo conocemos. Ha cambiado a la gente y su forma de comportarse.

Vivimos de manera distinta, compramos de manera distinta y hasta cierto punto pensamos de manera distinta.

Como consumidores, el impacto del coronavirus ha hecho que respondamos de diversas maneras, aunque globalmente más centrados en el aspecto económico y la salud, tal como refleja un estudio de la consultora Accenture.

PSICOLOGÍA DEL CONSUMO EN ESPAÑA

Los españoles son de los europeos donde el impacto ha sido más claro.

Pese a que una gran mayoría, el 89%, está preocupado por la economía y la necesidad de impulsar de nuevo el comercio, las actitudes no se corresponden.

  • Un 37% reconoce ser aún reticente a ir a los centros comerciales.

Solo los británicos, con un 49%, y los suecos, con un 42% son más reacios.

  • El 59% no quiere visitar los bares o acudir a conciertos y actos deportivos.

Lo significativo es que una mayoría creen que mantendrán estas reticencias durante al menos los próximos seis meses si no más.

Nos preocupa la economía pero el miedo nos retrotrae

La reacción de miedo perdurable es lógica después de la situación vivida y de los constantes anuncios de rebrotes, que son poco tranquilizadores para una parte importante de la población

LA COMPRA EN LÍNEA COLABORA

El curso intensivo de actividades desde casa durante el confinamiento también ha dejado mella. Tenemos más seguridad a la hora de hacer las cosas desde casa y se refleja en la compra.

Muchos consumidores se han acostumbrado a usar tecnología para consumir y socializar, lo que les ha ayudado a sentirse conectados de una manera segura”, explica Alberto Molina, responsable de comercio minorista de la consultora.

Otros informes van en la misma dirección. Durante estos meses el comercio electrónico ha duplicado su actividad.

  • Se nota especialmente en sectores como la alimentación la moda y la electrónica.
  • En otros se ha reducido por la bajada global del negocio, como el turismo y las aerolíneas.

También elteletrabajo ha experimentado un cambio:

  • El 46% de los que no hacían teletrabajo piensan continuar al menos a tiempo parcial.
  • El 87% de los que ya teletrabajaban van a ampliar el tiempo o al menos mantenerlo igual.

MÁS CONSCIENTES DE SUS COMPRAS

Globalmente, los consumidores están más concienciados de lo que compran. Se lo piensan mejor y tienen en cuenta varios factores ecológicos y de necesidad.

Españoles e italianos son los que más han cambiado

Los españoles (55%) y los italianos (60%) son los que han asumido más esta actitud.

  • Un 61% ha reducido el desperdicio de alimentos.
  • El 59% se preocupa más de comprar saludable.
  • El 37% dijo tener ahora en cuenta el impacto ambiental en sus compras.

Y si bien los consumidores siguen enfocados en la calidad y precio, como prioridad, el 83% cree que es importante que las compañías diseñen productos reutilizables o reciclados.

UN COMERCIO MÁS PRÓXIMO

Los que han optado por ir a las tiendas también han cambiado.

  • Un 46% prefiere optar por comercios de proximidad. Dos puntos más que apenas una semana antes.
  • El 52% adquirió también producto local, frente al de grandes cadenas.
  • Un 80% se siente más unido a su comunidad.
  • Hasta un 88% cree que esta relación perdurará tras la pandemia.

EL COMERCIO GLOBAL VUELVE A SUBIR

Accenture hizo sus encuestas en dos tandas a 6.000 consumidores en 11 países de Norte América, Europa y Asia entre finales de marzo y principios de abril y una segunda entre 16 y el 22 de junio a 3.074 consumidores .

Sin embargo, otra estadística, elaborada por la consultora Kantar, relativiza este miedo a consumir.

Elaborada a mediados de junio, con el fin del confinamiento, asegura que el consumo fuera del hogar se recupera de forma rápida.

Otro estudio constata que el consumo se ha activado rápido

Según sus datos, subía al 70% del consumo antes incluso del final de la desescalada y en algunas provincias a punto de entrar en la nueva normalidad ya era del 90%.

Pero hay hábitos que están para quedarse:

  • Es de esperar que nos informemos más antes de salir a comprar para minimizar el tiempo en la tienda.
  • Las compras serán menos impulsivas y más racionales.