Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

El ejercicio aumenta 8 veces la supervivencia en pacientes de Covid-19
iStock by Getty Images

De la misma manera que tu estado nutricional influye en la evolución de la Covid-19, el ejercicio que practicas normalmente también puede influir en que la infección sean más o menos grave.

Hacer actividad física de forma regular aumenta hasta 8 veces las posibilidades de supervivencia en pacientes de Covid-19 respecto aquellos que llevan una vida sedentaria.

Esta es la conclusión de un estudio realizado por cardiólogos del Instituto Cardiovascular del Hospital Clínico San Carlos publicada en la revista de enfermedades infecciosa Infectious Diseases and Therapy.

Ejercicio y factores de riesgo de Covid-19

La infección por SARS-CoV-2 puede causar una enfermedad respiratoria grave con una mortalidad global del 3%.

Aunque ya conocemos más de la enfermedad no existe todavía un tratamiento definitivo, por lo que el control de los factores de riesgo que predisponen a la Covid-19 grave es fundamental para reducir la mortalidad.

  • Se ha demostrado que los pacientes con factores de riesgo cardiovascular (hipertensión, diabetes, obesidad y fumadores) y enfermedades sistémicas previas (cardíacas, pulmonares, renales, hepáticas, cerebrovasculares o patologías oncológicas) tienen un peor pronóstico si contraen la infección.

Estudios previos sugieren que el ejercicio en sí mismo puede reducir el riesgo de mortalidad por todas las causas y por enfermedades específicas.

Sin embargo, lo que no se había estudiado hasta ahora era la influencia de la actividad física como factor modificador de la mortalidad por Covid-19, es decir, si hacer ejercicio de forma regular tiene un efecto directo sobre la gravedad de la infección. Y parece ser que sí influye.

Pacientes con Covid activos y sedentarios

Para comprobar el efecto protector del ejercicio, los investigadores estudiaron los casos de 520 pacientes con edades comprendidas entre 18 y 70 años diagnosticados de Covid-19 y hospitalizados en el Hospital Clínico San Carlos entre el 15 de febrero y el 15 de abril de 2020.

El ejercicio habitual reduce el riesgo de complicaciones y ayuda a recuperarse mejor tras el contagio

Tras el alta se les realizó una encuesta telefónica para evaluar el estado de su condición física conforme a la escala RAPA (Rapid Assessment of Physical Activity Scale) de la Universidad de Washington, que mide la intensidad aeróbica del ejercicio físico así como la fortaleza muscular y la flexibilidad entre otros parámetros.

Los pacientes fueron divididos en dos grupos: los que llevaban una vida sedentaria (57,1%) y los que realizaba ejercicio de manera regular dos días a la semana con una duración de al menos treinta minutos cada día (42,9%).

Conclusiones del estudio

Las conclusiones del estudio no dejan lugar a dudas respecto a los beneficios del ejercicio:

  • A pesar de que los pacientes sedentarios y los activos presentaron síntomas similares al ingreso, los sedentarios evolucionaron peor y sufrieron más síndrome respiratorio agudo, insuficiencia renal e insuficiencia respiratoria.
  • La mortallidad fue mayor en los pacientes sedentarios. Los pacientes activos presentaron un riesgo de mortalidad del 1,8% frente al 13,8% del grupo con un estilo de vida sedentario, es decir, que las personas que hacen ejercicio tienen hasta 8 veces más probabilidades de supervivencia que las sedentarias.

Hasta ahora "era conocido que mantener una actividad física de manera regular mejora los factores habituales de riesgo cardiovascular, pero ahora hemos podido comprobar en pacientes hospitalizados con Covid-19 la trascendental influencia de la práctica de ejercicio físico en la supervivencia o mortalidad de estos pacientes", afirma el cardiólogo del Hospital Clínico San Carlos, y primer firmante del artículo, Ricardo Salgado.

"A partir de ahora realizar ejercicio físico de forma regular se convierte en un factor primordial ya que reduce ocho veces la posibilidad de fallecer por Covid-19 cuando la persona precisa ingreso hospitalario", advierte el director del Instituto Cardiovascular del Hospital Clínico San Carlos, Julián Pérez-Villacastín.

cómo afecta el ejercicio a la Covid

Según los investigadores, son varias las razones por las que el ejercicio puede tener un papel clave en la evolución de la Covid:

  • El ejercicio reduce el riesgo de hipoxemia (nivel bajo de oxígeno en sangre). Y la hipoxemia es uno de los síntomas de Covid grave.
  • El ejercicio reduce en un 43% la incidencia y duración de las infecciones del tracto respiratorio superior. Eso también podría ser aplicable a la Covid.
  • Existe evidencia que de que el entrenamiento de por vida tiene una influencia antiinflamatoria general. Los investigadores apuntan que esto podría haber protegido al grupo de pacientes activos de presentar respuestas inflamatorias exageradas que son frecuentes en las formas críticas de Covid-19.

Los pacientes sedentarios no solo se "perdían" todos estos beneficios del ejercicio. También presentaban más comorbilidades asociadas a la Covid que los activos (tabaquismo, obesidad, hipertensión, EPOC...), observaron los investigadores.

"Recomendar el ejercicio físico regular podría ser una simple medida preventiva que podría tener un impacto real en la mortalidad durante las próximas oleadas de pandemias", concluyen los investigadores.