Por Soledad López, periodista especializada en salud

sintomas covid perdida gusto olfato

Tos, fiebre, dolor de cabeza, dolor de garganta, cansancio... Los síntomas de Covid-19 pueden confundirse fácilmente con los del resfriado común o la gripe. Sin embargo hay uno que, si aparece, puede ser una señal clara de coronavirus: la pérdida de gusto y olfato.

Además, a diferencia de lo que puede ocurrir en un resfriado común donde el sentido del olfato puede verse alterado si hay mucha congestión nasal, en el caso de la Covid-19 aparece de forma repentina y la justificación no es la mucosidad.

Pero, ¿es un síntoma lo suficientemente habitual como para que sea una pista clara de Covid-19? Parece ser que entre los más jóvenes sí.

El estudio que lo demuestra

Un estudio multicéntrico realizado en 15 hospitales españoles ha revelado que las alteraciones del gusto y el olfato por Covid-19 son un síntoma que tiene más afectación en jóvenes y no hospitalizados.

  • Un 53% sufren pérdida de olfato.
  • Un 52% tienen alteraciones en el gusto.
  • Además, uno de cada cinco pacientes presenta estas señales como primer síntoma de la enfermedad.

El estudio ha sido liderado por la doctora Adriana Izquierdo-Domínguez, del Hospital Consorci Sanitari de Terrassa y de la Unidad de AlergoRino del Centro Médico Teknon, y miembro de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC).

Se realizó durante el pico máximo de la pandemia con el objetivo de describir la afectación del olfato y el gusto en la Covid-19 y los resultados se han publicado en Journal Investigation Allergology and Clinical Immunology.

Pérdida de gusto y olfato, un síntoma claro de Covid-19

El hallazgo del equipo de la Dra. Izquierdo-Domínguez resulta muy útil para sospechar claramente de la infección.

  • "Hemos visto que no hay unos síntomas específicos de las vías respiratorias altas que nos permitan distinguir la infección causada por el virus SARS-CoV-2 de otras infecciones virales como el rinovirus, la influenza (virus de la gripe), el virus Ebstein-Barr y otros coronavirus", asegura la Dra. Izquierdo-Domínguez.

Sin embargo, la pérdida de olfato y gusto sí es una señal que no deja lugar a dudas. Según explica la especialista:

  • "El SARS-CoV-2 se sitúa en el epitelio respiratorio y eso hace que fácilmente pueda afectar al neuroepitelio olfatorio –las terminaciones nerviosas encargadas de transmitir las señales olfativas al cerebro para este las interprete–. Por tanto, una alteración tanto en el olfato como en el gusto debe alertar enseguida sobre una posible infección por SARS-CoV-2".

A mayor pérdida de olfato, menos grave es la Covid-19

La pérdida de olfato y gusto da más datos: no solo es una señal bastante clara de Covid-19, también da pistas sobre la gravedad de la infección. Según los resultado del estudio:

  • Cuanto más grave es, menor es la necesidad de ingreso hospitalario. Se ha visto que el perfil de pacientes con pérdida de olfato más grave son, además de jóvenes, mujeres.
  • Los pacientes que requieren ingreso presentan síntomas de tos, fiebre y dificultad para respirar de forma significativa. Son mayores de 60 años y tienen niveles de proteína C reactiva altos, sin embargo sufren menos pérdida de olfato.

Cuánto tarda en recuperarse el olfato

Casi el 50% de los pacientes de Covid-19 suelen mejorar a las 2 semanas del diagnóstico. Ahora bien, cuanto más grave es la pérdida más lenta es la recuperación.

"En general se produce una mejora espontánea, pero en un porcentaje de pacientes esa alteración persiste en el tiempo, afectando al sabor, la calidad de vida y la seguridad, ya que mediante el olfato se evitan riesgos de inhalación de agentes tóxicos o consumo de alimentos en mal estado", alerta el Dr. Isam Alobid, presidente de la Comisión de Rinología, Alergia y Base de Cráneo Anterior de la SEORL-CCC y uno de los autores del estudio.

¿Y si no se recupera?

El olfato se puede recuperar con entrenamiento, igual que si realizaras ejercicio físico. Tal y como explica el Dr. Alobid:

  • "El entrenamiento olfatorio está indicado cuando la pérdida es permanente", y se considera que es permanente una vez ha pasado un mes de la alteración del olfato.
  • El problema es que, "al ser un sentido al que no le damos mucha importancia, su estudio específico solo se realiza en pocos centros de España y hay pocas unidades de recuperación del olfato en nuestro país que se dediquen a entrenar a los pacientes en mejorarlo", asegura.
  • Al igual que sucede con un entrenamiento físico, "esta técnica consiste en exponer a los pacientes a diferentes olores concentrados en recipientes individuales a diario y durante el tiempo indicado por el especialista. Existe clara evidencia científica de que esta terapia mejora el olfato en patologías neurodegenerativas o traumatismos craneales", concluye.

Tags relacionados