Un tratamiento para desinfectar la nariz podría evitar el contagio de covid

Un sistema a base de ondas que desinfecta la nariz sin dolor puede evitar que los enfermos de covid contagien el coronavirus. Se está probando su eficacia en Navarra, donde hay récord de casos. Es un sistema que ya funciona en otras infecciones.

Actualizado a
Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Un tratamiento para desinfectar la nariz puede evitar el contagio de covid
iStock by Getty Images

Reducir al mínimo la posibilidad de que los enfermos de covid contagien sigue siendo uno de los grandes retos que aún no se ha conseguido solucionar dos años después del inicio de la pandemia.

Las vacunas no son un sistema eficiente para frenar la transmisión del coronavirus. Al menos las vacunas actuales.

Hay otras vacunas que podrían ser bloqueantes del virus, pero aún en fases de pruebas. Una de las más prometedoras es la vacuna nasal que desarrolla el CSIC.

Mientras esperamos esta y otras opciones, ya hay un sistema con muy buenas perspectivas. Y el primer ensayo clínico mundial se está haciendo en Navarra.

Qué es la fotodesinfección

El ensayo prueba un dispositivo de la compañía canadiense Ondine Biomedical: la fotodesinfección radiante.

  • Este método, la terapia fotoradiante, es indoloro y se utiliza con éxito desde hace más de una década.

Se utiliza para limpiar la herida en una operación nasal. Así se previenen las infecciones postoperatorias. Hasta ahora ha funcionado sobre todo contra bacterias multirresistentes.

Las ondas lumínicas eliminan los patógenos sin dolor y sin provocar resistencias

Con la fotodesinfección nasal no buscamos curar a los pacientes cuando la enfermedad está ya instaurada. Con este método el objetivo es destruir el reservorio de coronavirus en las fosas nasales, donde la replicación del virus es más activa los primeros días”, explica el doctor Francisco Carmona, especialista en enfermedades infecciosasde la Clínica Universidad de Navarra y coinvestigador del ensayo.

Qué es lo que se está probando

En este primer ensayo mundial se han reclutado cien pacientes que han dado resultado positivo en una prueba PCR y que no han requerido ingreso hospitalario.

Si destruimos los coronavirus de las fosas nasales, esperamos que el virus no se transmita y que el paciente deje de ser un agente transmisor de la infección a otras personas a corto plazo tras el tratamiento”, dice el doctor Carmona.

Las primeras pruebas fueron muy esperanzadoras. Durante la primera ola de la pandemia, a principios de 2020, los investigadores de la Universidad de Navarra ya comprobaron la eficacia de la fotodesinfección para eliminar el coronavirus en el laboratorio.

El reto es comprobar que lo que funcionó bien en el microscopio, tenga el mismo efecto en una aplicación en la vida real.

  • Los voluntarios reciben tres sesiones de fotodesinfección.
  • En las siguientes dos semanas se comprueba la evolución de la carga viral y de la enfermedad.
  • Como en todo ensayo clínico, la mitad de los pacientes reciben el tratamiento real y otros un simulacro para tener un grupo de control con los que comprobar la eficacia.

El paciente se recupera antes

Los beneficios del tratamiento, si se confirman, pueden ser básicamente dos:

  • En los hospitales se disminuye el riesgo de contagio de los enfermos al personal sanitario.
  • Al eliminar el reservorio del virus se garantiza que no se es infeccioso y se puede acortar la duración de los confinamientos.

A nivel práctico, las personas con covid, sobre todo con las nuevas variantes, como ómicron y antes delta, son especialmente contagiosas los dos días previos al inicio de síntomas y los dos posteriores.

Este tratamiento reduce el riesgo de contagio y acorta aún más la cuarentena

Si aplicamos el tratamiento nada más notar síntomas, evitaremos los dos segundos días, pero habremos estado ya 48 horas exponiendo a otros al virus.

Por tanto, no va a permitir la total eliminación del riesgo de contagio.

Tampoco es un método que esté pensado para hacer cribados masivos. Sí es muy útil aplicar en personas asintomáticas que han dado positivo en un test o preventivamente a personas que son contacto estrecho de un contagiado.

Sirve para cualquier variante

Otra ventaja de este método es que funciona sea cual sea la variante del coronavirus que haya infectado, con lo que es una garantía de futuro.

  • Haría de este tratamiento un complemento perfecto a las actuales medidas de prevención y terapéuticas”, añade el doctor Carmona.

En los ensayos se ha comprobado que es un método muy sólido. “El virus no puede desarrollar ninguna resistencia al tratamiento”, concluye el infectólogo.

Es decir que, a diferencia de los fármacos, por mucho que se utilice contra el virus no va a perder eficaz.

Cómo se aplican las ondas

La tecnología de fotodesinfeccción aporta un tipo de ondas lumínicas de amplio espectro. Se siguen dos pasos:

  • Se aplica en cada orificio nasal un producto que activa la luz. Se hace mediante un bastoncillo y un algodón, como al hacer un test de antígenos o una PCR.
  • Se suministra un rayo lumínico a una longitud de onda específica y una potencia durante unos minutos.

La luz provoca una reacción oxidativa que rápidamente destruye a las sustancias nocivas.