Estatinas: ¿realmente tomarlas tiene tantos efectos secundarios?

El mayor estudio realizado hasta ahora sobre los efectos secundarios de las estatinas, los fármacos que se toman para controlar el colesterol, revela que un 93% de los pacientes las tolera bien. La intolerancia a estos fármacos estaría sobrediagnosticada.

Actualizado a
Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Las estatinas en realidad no tienen tantos efectos como se creía
iStock by Getty Images

El colesterol alto es uno de los principales factores de riesgo cardiovascular y las estatinas son la familia de fármacos más utilizados para controlarlo. Sin embargo, hasta uno de cada dos pacientes deja de tomarlas, reduce la dosis o las toma de manera irregular porque cree que causan dolor muscular y otros efectos secundarios.

Pero, ¿realmente la incidencia de esos efectos adversos es tan elevada como para que tantos pacientes dejen de tomarlas? Parece ser que no. Un nuevo estudio realizado entre más de 4 millones de pacientes ha demostrado que la prevalencia real de la intolerancia a las estatinas en todo el mundo es solo de un 6-10%.

Los autores de la investigación, publicada en el European Heart Journal, aseguran que los resultados de su estudio son la prueba de que la intolerancia a las estatinas se sobrestima y sobrediagnostica, con lo que los pacientes dejan de tomarlas y tienen más riesgo de problemas cardíacos y vasculares, y también más riesgo de muerte, debido al colesterol elevado.

dolor muscular provocado por estatinas

Existen pruebas sólidas de que el tratamiento con estatinas es eficaz para reducir los niveles de colesterol LDL o colesterol malo. De hecho, estos fármacos se encuentran entre los más recetados porque la hipercolesterolemia es muy común y las consecuencias para la salud cardiovascular puede ser muy graves.

Sin embargo, hasta ahora no estaba claro qué proporción de personas son realmente intolerantes al fármaco. Los estudios realizados sugerían que esa intolerancia podía oscilar entre el 5 y el 50 %, un margen muy grande que no dejaba nada claro si realmente estos medicamentos dan muchos o pocos problemas.

  • Una de las quejas más comunes de las personas que toman estatinas es el dolor muscular (mialgias). La explicación es que el fármaco bloquea la producción endógena de colesterol pero también de coenzima Q10, molécula clave para la energía de las células. Su déficit provoca un gran aumento de radicales libres. Y todo ello provoca dolor muscular de más o menos intensidad.
  • Daño hepático, aumento del nivel de azúcar en sangre o efectos secundarios neurológicos pueden ser otras de las consecuencias negativas de las estatinas.

Estudio en 4 millones de personas

Todos los fármacos tienen efectos secundarios, pero no es lo mismo que afecten a un 5% de los pacientes que a un 50%.

Para comprobar la incidencia real de los efectos adversos de las estatinas, investigadores dirigidos por el profesor Maciej Banach, de la Universidad Médica de Lodz y la Universidad de Zielona Góra en Polonia, llevaron a cabo un metanálisis (revisión) de 176 estudios con 4.143.517 pacientes en todo el mundo.

  • El objetivo fue identificar la prevalencia global de la intolerancia a las estatinas y los factores que aumentaban el riesgo de sufrir esos efectos adversos.

Al revisar todos los datos, descubrieron que la prevalencia general era del 9,1%. Y fue aún menor cuando se evaluó según los criterios de la European Atherosclerosis Society: solo del 5,9%.

"Estos resultados no fueron una sorpresa para mí, pero lo fueron para muchos otros expertos. Muestran que, en la mayoría de los casos, la intolerancia a las estatinas se sobreestima y sobrediagnostica, y significa que alrededor del 93% de los pacientes que las toman pueden controlar el colesterol de forma segura y sin problemas de tolerabilidad", señala el profesor Banach.

"Nuestros hallazgos significan que debemos evaluar los síntomas de los pacientes con mucho cuidado. En primer lugar, para ver si los síntomas son realmente causados ​​por las estatinas y, en segundo lugar, para evaluar si podrían ser las percepciones de los pacientes de que las estatinas son dañinas, lo que se conoce como efecto nocebo, y que podría ser responsable de más del 50% de todos los síntomas, más que el fármaco en sí", advierte.

los riesgo de tener efectos secundarios

Los investigadores comprobaron que los factores de riesgo que más aumentaban las probabilidades de sufrir efectos adversos al tomar estatinas eran los siguientes:

  • Edad avanzada.
  • Ser mujer.
  • Sufrir diabetes.
  • Glándulas tiroideas poco activas.
  • Insuficiencia hepática o renal crónica.

Además, los medicamentos para controlar los latidos cardíacos irregulares (arritmia), los bloqueadores de los canales de calcio (a menudo recetados para el dolor de pecho y la presión arterial alta), el consumo de alcohol y las dosis más altas de estatinas se asociaron con un mayor riesgo de intolerancia a las estatinas.

Para saber más