Media cucharada de aceite de oliva al día reduce el riesgo cardiovascular

Sustituir mantequillas y margarinas por la grasa saludable del aceite de oliva tiene un gran efecto cardioprotector. Solo media cucharada de aceite de oliva al día ya es suficiente para obtener beneficios.

Actualizado a
Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Media cucharada de aceite de oliva al día reduce el riesgo cardiovascular
iStock by Getty Images

Consumir solo media cucharada de aceite de oliva al día se relaciona con una reducción significativa del riesgo cardiovascular.

Así lo ha demostrado un estudio publicado en el Journal of the American College of Cardiology, que ha demostrado por primera vez el efecto cardioprotector del aceite de oliva entre los estadounidenses.

El aceite de oliva no es un alimento habitual en estas latitudes, por eso en esta población, a diferencia de la mediterránea, se han realizado pocos estudios sobre su acción beneficiosa.

Y justamente por ello tiene aún más valor este estudio ya que viene a demostrar que, a pesar de no seguir un patrón de dieta estrictamente mediterráneo, simplemente sustituir las grasas poco saludables como la margarina o la mantequilla por el aceite de oliva ya influye de forma muy positiva en la salud cardiovascular, obviamente dentro del contexto de una alimentación sana.

24 años de estudio

El objetivo que se propuso el equipo de investigadores de Universidad de Harvard fue analizar si la ingesta de aceite de oliva está asociada con un menor riesgo de enfermedad cardiovascular.

  • Para ello analizaron los datos de 61.181 mujeres y 31.797 hombres libres de cáncer, enfermedades cardíacas e ictus al inicio del estudio.
  • Se les siguió a lo largo de 24 años, y cada 4 se evaluó la dieta que llevaban mediante cuestionarios.

En esos 24 años, 9.797 participantes desarrollaron algún incidente de enfermedad cardiovascular, incluidos 6.034 casos de cardiopatía coronaria y 3.802 ictus.

El efecto protector del aceite de oliva

Después de valorar aspectos como la edad, el estilo de vida y la alimentación, comprobaron que, en comparación con las personas que no tomaban aceite de oliva:

  • Las que consumían al menos media cucharada de aceite de oliva (7 gramos) tenían un 14% menos riesgo de enfermedad cardiovascular y en concreto un 18% menos riesgo de cardiopatía coronaria (estrechamiento de los vasos del corazón que puede provocar angina de pecho o infarto).
  • Reemplazar 5 g al día de margarina, mantequilla, mayonesa o grasa láctea con la cantidad equivalente de aceite de oliva se asoció con un riesgo entre un 5% y un 7% menor tanto de enfermedad cardiovascular como de cardiopatía coronaria.

enfermedades cardiovasculares

La enfermedad cardiovascular es un témino muy amplio que engloba problemas de corazón y los vasos sanguíneos: hipertensión, colesterol elevado, aterosclerosis (acumulación de placa de ateroma en las arterias), insuficiencia cardíaca, cardiopatía coronaria, ictus...

  • Es la primera causa de muerte en el mundo y se puede prevenir en gran medida con un estilo de vida saludable.

No hay que olvidar que las grasas dañinas aumentan el colesterol y la placa de ateroma, por lo que favorecen este tipo de enfermedades.

Por eso las recomendaciones actuales aconsejan incluir fuentes saludables de grasas con alto contenido de grasas no saturadas y bajas en grasas saturadas para prevenir la enfermedad cardiovascular.

Hay que hacerlo desde la infancia porque, por ejemplo, el colesterol (y con él la placa de ateroma) puede empezar a acumularse a edades muy tempranas. Lo mismo ocurre con la hipertensión, que también puede aparecer en niños.

Una de las mejores alternativas para sustituir esas grasas dañinas es el aceite de oliva:

  • Tiene un alto contenido de grasas monoinsaturadas, especialmente ácido oleico.
  • También contiene vitamina E, polifenoles y moléculas de lípidos que le otorgan propiedades antiinflamatorias y antioxidantes.

Todo ello le confiere un efecto cardioprotector, es decir, evita la inflamación y el envejecimiento de los vasos sanguíneos, así como la acumulación de grasas dañinas en dichos vasos.

Mejor virgen extra

Es importante que el aceite de oliva sea virgen extra para que aporte más nutrientes protectores. El proceso de extracción de este tipo de aceite es mecánico y no se añade ningún aditivo.

Pero "no se trata solo de agregar aceite de oliva, sino de consumir aceite de oliva en lugar de grasas dañinas", señala Marta Guasch-Ferré, investigadora del Harvard T.H. Chan School of Public Health y autora principal del estudio.

"Otros aceites que contienen grasas no saturadas (cártamo, maíz y soja, por ejemplo, pero no el aceite de palma o de coco, que contienen grasas saturadas) podrían tener el mismo efecto beneficioso si se toman en lugar de alternativas menos saludables", concluye.