Por Nuria Blasco

cuidar piel tras depilacion

Sea cual sea el método que elijas y aunque lo hagas con todas las precauciones del mundo, la depilación no deja de ser una agresión para la piel.

Después de usar la cuchilla, la cera, la máquina eléctrica o el láser, la dermis suele quedar más reseca, irritada, enrojecida e incluso dolorida.

La piel también estará más sensible, por lo que si la exponemos al sol enseguida, podrían aparecer manchas. Zonas como el rostro, las ingles y las axilas suelen ser las más sensibles y con las que mayor cuidado necesitamos tener.

Cada técnica de depilación requiere unos cuidados post-depilatorios concretos para que la piel no sufra, se regenere adecuadamente y esté sana y bonita. Te los contamos.

Si recurres al rasurado

En este apartado incluimos tanto la cuchilla como las cremas depilatorias, ya que ambas cortan el vello de forma superficial. Son la técnica más rápida pero también la menos duradera.

  • Si te depilas con la cuchilla, tu piel estará más protegida si utilizas gel o espuma de afeitar para rasurarte, o bien usa una cuchilla con agentes hidratantes. Estos productos ayudan a que se deslice mejor eliminando el vello más eficazmente y evitando pequeños cortes.
  • Las cremas depilatorias son muy cómodas pero tienen componentes químicos que degradan la queratina del pelo hasta deshacerla y pueden ser irritantes. Es muy importante no sobrepasar el tiempo de aplicación para evitar agredir la piel.

Tras el rasurado, limpia tu piel con agua para eliminar cualquier resto de producto. Sécate de forma suave, sin frotar, ya que la dermis estará muy sensible y así evitas irritaciones.

Después hidrata muy bien la piel. La cuchilla, además del vello, retira también las células muertas de la superficie y esta puede quedar más reseca e irritada, por lo que requiere una hidratación extra con crema o aceites naturales. Hazlo un par de veces al día.

Si te depilas con cera

Al eliminar el vello de raíz, el poro queda abierto por lo que hay que extremar los cuidados.

  • Sigue el ejemplo de las esteticistas: después del tirón, presiona suavemente la zona depilada con la palma de las manos para calmar la piel.
  • Usa la toallita post-depilación que encontrarás en el envase de cera o un algodón empapado con agua micelar para eliminar los restos.
  • Te vendrá bien refrescar la zona depilada con agua fría para aliviar las molestias y cerrar los poros.
  • Después aplícate un gel de áloe vera, aceite de almendras o crema con manteca de karité para calmar las posibles irritaciones.
  • No uses ropa ajustada sobre la zona depilada y no hagas deporte después de la depilación, ya que el sudor puede irritar la piel sensibilizada.
  • Evita el sol en las zonas depiladas durante los dos días posteriores a la depilación, pues la piel está sensibilizada y los rayos UV pueden oscurecerla de forma permanente. Evita también los peelings y los cosméticos con alcohol (colonias y desodorantes).

Si utilizas máquina eléctrica

Esta técnica de depilación también arranca el bulbo. Al quitar el vello uno a uno y de raíz, la piel puede quedar algo dolorida e irritada, por lo que pasarte agua fría por la zona sensibilizada te aliviará.

Después, refresca y suaviza la piel usando una crema o aceite hidratante que incluya algún activo como el áloe vera, la avena o la manzanilla, que aliviarán las molestias debido a sus propiedades relajantes y calmantes.

Recuerda hidratar la zona depilada, al menos, dos veces al día.

Si optas por la fotodepilación

Es el método más eficaz y duradero, casi definitivo si se realiza correctamente. Sin embargo, tanto el láser como la luz pulsada intensa (IPL), producen pequeñas lesiones en el folículo piloso ya que lo destruyen.

Tras las sesiones la piel queda algo dolorida y sensibilizada, por lo que hay que darle cuidados extra basados en una reparación profunda.

La Academia Española de Dermatología y Venereología hace estas recomendaciones para después de la depilación con luz pulsada o láser:

  • Aplica gel de áloe vera o aceite de argán, 3 veces al día durante los 3 o 4 días posteriores, o bien una crema hidratante no comedogénica (que no obstruya los poros).
  • No tomes el sol en los 7 días posteriores y, si lo haces, usa un fotoprotector 50 resistente al agua.
  • Evita saunas, baños calientes y ropas ceñidas.
  • No uses maquillaje en las zonas fotodepiladas en 24 horas.

Siempre existe un pequeño riesgo de que se produzca alguna quemadura con el láser, por eso es importante ponerse en manos de un profesional cualificado.

Sin embargo, si esto ocurre, puedes aplicar sobre la piel paños fríos para aliviar las molestias y una crema con hidrocortisona 2 veces al día, durante 4-5 días. Y que no te de el sol en la zona afectada.

Acaba con los pelos enquistados

Muchas veces sucede, que en las piernas o en las ingles, quedan pelos enquistados bajo la piel que no salen con la depilación. Se forman porque el vello, al irse debilitando, no tiene fuerza para salir y se va enroscando bajo la piel formando una especie de espinilla oscura.

  • Si quieres eliminarlos, exfolia la zona dos veces por semana con una crema exfoliante, una esponja especial o un guante de crin y no rasques con las uñas o las pinzas para abrir la piel porque se puede infectar.
  • Días antes de depilarte, aplica una compresa caliente sobre la zona durante 10 minutos para ablandar la piel. A continuación, pon una crema hidratante que sea bastante nutritiva realizando un masaje.
  • Si eres propensa a que se te queden pelitos bajo la piel, evita la depilación con cera y eléctrica. El láser y la luz pulsada son la mejor solución para acabar con el vello enquistado de forma definitiva.

Consigue retrasar la salida del vello

Existen productos llamados retardadores del crecimiento del vello que lo que hacen es atrofiar la raíz, por lo que frenan la aparición del nuevo pelo. Se aplican inmediatamente después de una depilación con arrancado del bulbo (cera, máquina eléctrica y láser). Los hay que son 100% naturales.

  • Para obtener mejores resultados, aplícalos con un masaje varios días seguidos, pues no irritan la piel. Si se usan con constancia, el vello crece más lentamente y fino.

Tags relacionados