Por Nuria Blasco

caspa

Tener caspa en el cuero cabelludo es un trastorno que afecta alrededor de un 50% de la población adulta en el mundo, según la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV). Un problema que muchas veces es difícil de eliminar.

Aunque se trata más de un problema estético que de salud, prestarle atención es importante y, si tiene una duración prolongada, se debería seguir un tratamiento recomendado por el médico o farmacéutico ya que si no se cuida, podría ir a más.

POr qué se forma la caspa

La caspa también se conoce como Pitiriasis y es una afección dermatológica común. La mayoría de los casos de caspa se deben a una infección micótica producida por el hongo 'Pityrosporum Ovale'.

También puede ser debida a una excesiva descamación de las células que forman el cuero cabelludo provocada por una renovación demasiado rápida de las células de la epidermis.

La caspa puede ser originada por la psoriasis, el eczema, la sudoración abundante o el exceso de grasa en el pelo, así como por desequilibrios hormonales, el estrés o la ansiedad.

También cepillar el cabello de forma demasiado brusca, tener sensibilidad a los productos para el cuidado del cabello (dermatitis de contacto), o usar en exceso productos que dañen el pH del cuero cabelludo (lacas, geles fijadores, tintes...), puede provocar este problema.

Tipos y Síntomas

A pesar de que no afecta a nuestra salud, la caspa puede ser muy molesta ya que puede generar un fuerte picor en el cuero cabelludo. Además, sus pequeñas descamaciones pueden ser visibles tanto en nuestra cabeza como sobre nuestros hombros, lo que afecta mucho a nuestra imagen.

Puede aparecer tanto a mujeres como a hombres y puede surgir en cualquier momento y en todos los tipos de cabello, aunque los síntomas pueden ser más intensos en las estaciones frías y secas.

Hay dos tipos distintos de caspa:

  1. Caspa seca: es la más común. Son escamas finas no adheridas al cuero cabelludo que caen fácilmente sobre los hombros.
  2. Caspa grasa o seborreica: se trata de láminas amarillentas adheridas al cuero cabelludo, que además suele tener un aspecto enrojecido. No se desprenden fácilmente.

Se puede padecer uno o más de los siguientes síntomas:

  • El principal y más evidente son las escamas de piel en el cuero cabelludo, el cabello, las cejas, la barba o el bigote.
  • Puede aparecer picor en el cuero cabelludo más o menos intenso.
  • También irritación en la dermis del cuero cabelludo, de las cejas, la barba o el bigote.
  • Cuero cabelludo escamoso, que en bebés se denomina costra láctea.

Cómo eliminar la caspa

Utilizar champú anticaspa y tratamientos para el cuello cabelludo son los mejores métodos para tratarla.

  • Si tienes caspa leve, intenta eliminarla lavándote el cabello diariamente para reducir la grasa y la acumulación de células cutáneas. Debes hacerlo con un champú suave que cuide el cuero cabelludo y no sea agresivo con el pH de la piel.
  • Si esto no te funciona o tu problema de caspa es muy evidente, prueba un champú anticaspa medicinal. Lava de 2 a 3 veces por semana el cabello con un champú que contenga activos fungicidas, activos que eliminen la caspa, que regulen la proliferación celular y que calmen el picor. Puedes combinarlo con un champú suave.
  • Aplica el producto con un masaje suave con movimientos circulares y enjuaga el cabello con suavidad. Evitar aclarar la cabeza con agua muy caliente y, si usas un secador, hazlo con aire templado para no irritar el cuero cabelludo.
  • La constancia con el uso de estos productos es básica ya que los resultados pueden tardar en verse cerca de un mes.
  • Si un tipo de champú funciona bien por un tiempo y luego ves que pierde eficacia, trata de alternar entre dos tipos de champú para la caspa.
  • Cuando hayas controlado el problema, disminuye la frecuencia de uso de este champú a una vez por semana o cada dos para el mantenimiento y la prevención.

Si has usado este tipo de champús regularmente durante varias semanas y no has solucionado el problema, habla con tu dermatólogo para que examine tu caso. Él te prescribirá un tratamiento personalizado según su diagnóstico.

Aloe vera, un remedio natural eficaz

Si prefieres intentar eliminar la caspa con un producto natural prueba con el Aloe vera. Este es uno de los remedios caseros que mejor funcionan en estos casos, gracias a sus propiedades antibacterianas, antifúngicas y analgésicas.

Además de eliminar la causa que provoca la caspa, también calma la irritación y picor gracias a sus propiedades calmantes, reparadoras e hidratantes.

Para ello, podemos extraer directamente el líquido de la planta, cortando una de sus hojas en horizontal y vaciándola con una cuchara, o bien podemos adquirir un gel de Aloe vera ya preparado.

Con un suave masaje, frota el gel de la planta por todo el cuero cabelludo y déjalo actuar durante 20 minutos. A continuación, enjuaga con agua y lava el pelo con un champú suave. Repite esta operación a cada dos días.

Hábitos saludables para controlar la caspa

Existen una serie de medidas que puedes tomar para reducir el riesgo de desarrollar caspa o para mantenerla controlada:

  • Controla el estrés: Los periodos de nervios intensos pueden hacer que se desencadene la caspa o empeorar sus síntomas.
  • Sigue una dieta equilibrada: Aporta a tu organismo todas las vitaminas y mienerales esenciales, en especial zinc y vitaminas de grupo B puede ayudar a prevenir la caspa.
  • Lava el pelo con frecuencia: Si tienes el cuero cabelludo graso, el lavado diario con un champú suave puede ayudar a prevenir la caspa. Masajea suavemente el cuero cabelludo y enjuaga con agua abundante para que nos queden restos de champú.
  • Que te de el sol: La luz solar puede ayudar a controlar la caspa.
  • Utiliza cepillos de cerdas suaves.
  • Limita el uso de productos como lacas, geles fijadores, etc. Este tipo de productos pueden acumularse en el cabello y el cuero cabelludo y hacerlos más grasosos.
  • Procura no rascarte demasiado: El rascado excesivo puede provocar formación de heridas que podrían llegar a infectarse.

Tags relacionados