Asesorado por la Dr. Sílvia Lleal Duran, especialista en Cirugía y Medicina Estética

Por Soledad López, periodista especializada en salud

cosmetica personalizada

La cosmética personalizada, a medida de cada persona, y natural es una tendencia al alza en medicina estética. De hecho, los expertos auguran que será el futuro.

Y es así por dos motivos:

  • Cada piel tiene unas necesidades concretas, necesidades que incluso pueden cambiar a lo largo del año, y resulta muy difícil dar con el producto que las cubra todas. Por tanto, ¿qué mejor que una fórmula a medida? Por ejemplo, para una piel con tendencia a acné que ha empeorado por el uso de mascarilla y que además tiene arruguitas.
  • La intolerancia a los productos cosméticos va en aumento. No hay cifras al respecto, pero sí las hay del aumento de los casos de pieles sensibles. Pieles que, tras años aplicando cremas diversas, de pronto se vuelven reactivas y no toleran nada.

El problema son los químicos

La Dr. Sílvia Lleal Duran, del Centro de Dermocosmética y Medicina Estética Essentiel en Barcelona, lleva 27 años dedicada a la medicina estética y asegura que ha observado de primera mano cómo las reacciones adversas a las cremas son cada vez más comunes.

"Hace años las cremas de farmacia, que es el sector que yo conozco, llevaban uno o dos principios activos, ahora llevan 10: para las arrugas, para hidratar, para proteger del sol, para las manchas...", explica.

  • Y cuantos más químicos contiene un producto, "más riesgo hay de que la piel acabe reaccionando con el tiempo", nos advierte.

"No hay que olvidar que el cuerpo absorbe esos químicos y debe eliminarlos. Obviamente no hablo de peligrosidad porque son productos regulados y controlados", aclara.

"Pero sí es verdad que el uso de estos productos es acumulativo: te tiñes cada mes el pelo, te pintas las uñas, te pones crema hidratante de cuerpo que muchas veces lleva derivados del petróleo... Todo esto se va acumulando.... y al final la piel reacciona", concluye la Dra. Lleal.

los productos de la naturaleza

El desafío de la Dra. Lleal, que ha abierto camino en este sentido, ha sido elaborar una cosmética totalmente natural. "En la naturaleza hay muchos productos que te pueden ayudar con el envejecimiento", asegura.

Y para ello, utiliza la única materia prima que puede usarse tópicamente sin ningún químico añadido: los aceites esenciales y, por supuesto, de origen 100% ecológico porque de lo contrario llevarían pesticidas u otras sustancias nocivas.

"Una crema nunca puede ser natural. ¿Dónde has visto una crema en la naturaleza? Para elaborarlas se necesita química", afirma la especialista.

  • Tras un estudio exhaustivo de los aceites con propiedades dérmicas y trabajando codo a codo con un formulador, la Dra. Lleal ha creado su propia línea dermocosmética a base de aceites ecológicos.

"Hay firmas que elaboran productos a base de aceites, pero nosotros solo trabajamos aceites de altísima calidad, todos con propiedades dérmicas y, además, hemos buscado la elegancia de la cosmética, es decir, que el producto tenga una galénica (aroma y textura) adecuada", explica.

cosmética a medida basada en aceites

Los aceites ecológicos con los que trabaja tienen distintas acciones y, en función de las necesidades de cada piel, se elabora el tratamiento personalizado.

  • "Nuestra cosmética natural es trasversal: estos aceites pueden usarse en una persona de 20 años o de 60 porque realmente lo importante es el estado y el momento en el que se encuentra la piel, que no es el mismo según la época del año. Con ellos se puede elaborar un auténtico puzzle adaptado a las necesidades de cada persona", asegura la Dra. Lleal.

La especialista parte de tres bases de aceites (regenerante, hidratante y antioxidante) y a partir de ahí se prepara el tratamiento más indicado: por ejemplo, se puede partir de una base regenerante porque es lo que necesitas y luego añadir principios activos hidratantes.

Aceites regenerantes

Están indicados:

  • En pieles enrojecidas, reactivas a los cambios de temperatura y al tacto, con capilares dilatados, alergias cutáneas o piel atópica.
  • En situaciones específicas como alergias, tratamientos que precisan cicatrización y curación posterior o pieles dañadas por el uso de mascarilla.

Esta base incluye aceites como el de lavanda, ya que es calmante y estimula la recuperación de la piel.

Aceites hidratantes

Están indicados:

  • En pieles con tendencia a descamarse; muy delgadas con arrugas finas o para zonas como el contorno de ojos o de la boca; en enfermedades como la psoriaris, eczema, dermatitis seborreica, etc.
  • En situaciones específicas como frío o calor intenso, baños en piscinas, tratamientos para el acné o por deshidratación por el uso de mascarilla.

El aceite esencial protagonista de esta base, aunque incluye también otros, es el de rosa de damasco, que es la molécula más hidratante que existe en la naturaleza.

Aceites antioxidantes

Están indicados:

  • En pieles de personas fumadoras, con flacidez, manchas, arrugas y surcos muy marcados.
  • En situaciones específicas como exposición al sol, estrés, toma de ciertos fármacos o enfermedades.

Contiene principalmente aceites de cítricos como la flor de naranjo mezclados con otros aceites antioxidantes.

Tratamientos de estética basados en vitaminas

En el terreno de la medicina estética, la Dra. Lleal también apuesta por lo natural, por eso trabaja especialmente con tratamientos a base de vitaminas en lugar de recurrir a otras técnicas como el bótox.

  • Las vitaminas se administran mediante inyecciones muy superficiales en puntos claves del rostro que no solo consiguen hidratar o alimentar la piel, sino que mejoran muchísimo el óvalo facial.

"Son resultados muy naturales, pero muy evidentes. Es un tipo de tratamiento que te puedes hacer toda la vida pero nunca te vas a ver artificial, con los pómulos muy grandes o marcados...", aclara la especialista.

Las vitaminas rejuvenecen el rostro y el resultado es muy natural

"En realidad es dar salud a la piel, y eso se traduce en mejor aspecto. Nutres el tejido para mejorar la piel y nada más, no pones ninguna sustancia extraña que la infla", explica.

"El bótox puede ser necesario en un determinado momento, pero el problema es que la medicina estética está demasiado fundamentada en el bótox o el ácido hialurónico, y lo que hace es cambiar las caras", concluye la Dra. Lleal.

Tags relacionados