Pies-hongos-infecciones-verano

Actualizado el

Pies-hongos-infecciones-verano

El Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad de Madrid alerta de la importancia de prestar mucha más atención a nuestros pies en la época estival. Y es que, en esta época del año:

  • Aumentan las infecciones por hongos y bacterias. Debido al calor y a la humedad, estos proliferan en playas, piscinas, chiringuitos, moquetas de hoteles…
  • Se disparan los casos de fascitis plantar y otras lesiones en la consulta del podólogo debido al uso de chanclas.
  • El uso continuado de esmaltes permanentes y semipermanentes daña las uñas, provocando también un aumento de las infecciones.

cómo prevenir los hongos en los pies

En esta época los pies tienen más riesgo de infecciones por dos razones básicamente: nos descalzamos con frecuencia en piscinas y playas, con lo que el contagio es muy fácil.

Y sudamos más, lo que facilita la proliferación de hongos.

Relacionado con este artículo

Hay muchos tipos de infecciones por hongos o micosis, pero una de las más comunes es el pie de atleta.

  • Lo reconocerás porque produce picor, fisuras dolorosas, mal olor y costras entre los dedos y también en la planta del pie. Si te ocurre, acude al dermatólogo para que no se extienda. Se trata con antifúngicos locales y, en casos graves (poco frecuentes), orales.

Para mantener a raya los hongos ten en cuenta:

  • Controla el sudor. Existen desodorantes específicos antitranspirantes que taponan en cierto grado los poros por los que sale el sudor, controlando así la humedad.
  • Desinfecta si es necesario. Si observas grietas entre los dedos, aplica un antiséptico en ellas para facilitar su cicatrización y evitar la infección.
  • Seca muy bien entre los dedos tras la ducha. Si tienes tendencia a sufrir hongos usa algún producto secante como los polvos de talco antes de calzarte.

Un desodorante de pies o polvos secantes pueden ayudarte

  • Utiliza chancletas o zapatillas de goma en piscinas, saunas, gimnasios y zonas públicas donde se está en contacto directo con la humedad. Es muy importante evitar ir descalzos en estos entornos.
  • Opta por calzado que permita la transpiración, a ser posible de piel o materiales naturales. Así evitas las rozaduras y la humedad. Procura evitar el zapatillas deportivas muy cerradas.
  • Si usas calcetines, cómpralos de tejidos naturales, cámbialos a diario y espolvoréalos con un antifúngico si tienes tendencia a que te suden los pies.
  • Mantén hidratados tus pies. La sequedad favorece las heridas en los pies y también la aparición de microoganismos contagiosos.

1. Ojo con usar (mucho) las chanclas

Desde el Colegio Oficial de Podólogos de Madrid aseguran que en este época del año ven muchas lesiones en los pies por el uso de este tipo de calzado que, según los expertos, no es nada recomendable.

El uso de chanclas aumenta el riesgo de fascitis plantar

El problema de las chanclas es que, al no sujetar bien el pie, hace que pongas los dedos en garra para aumentar la estabilidad. Esta posición puede provocar luxaciones, fracturas, torceduras, esguinces en los tobillos, tendinitis o fascitis plantar (inflamación de la planta del pie que provoca dolor y dificultad para caminar).

2. La importancia de elegir un buen calzado

Los podólogos aseguran que lo más importante, ante todo, es que sea de buena calidad y acorde a la actividad que se va a realizar.

Relacionado con este artículo

Además, el zapato debe sujetar bien el pie tanto en la zona del empeine como del tobillo y tener un tacón de unos 4 cm, ni más ni menos, para mantener una correcta curvatura de la columna.

Compra el calzado por la tarde, con el pie ya dilatado

Y es clave que sea transpirable. De lo contrario el pie suda y aumenta el riesgo de hongos.

Se aconseja también comprarlo por la tarde, cuando el pie está un poco dilatado tras horas de actividad. Ten en cuenta que un zapato justo favorece la aparición de rozaduras, ampollas y callos.

3. presta atención al Esmalte de uñas

Es uno de los productos más usados en verano. De hecho hay mujeres que se pasan todo el periodo estival con las uñas pintadas, sin embargo esto no es nada recomendable porque la uña no respira.

Los expertos recomiendan aplicarlo durante una semana o dos como máximo y descansar otros tantos días.

Compra esmaltes libres de tóxicos

Además, los esmaltes son uno de los cosméticos que más alergias provocan. Para evitarlo, limita su uso y cómpralos 3, 4 o 5 free, que quiere decir que están libres de los 3, 4 o 5 tóxicos más habituales.