Por Nuria Blasco

¿Se podrá detectar el cáncer de mama con una prueba de orina?
iStock by Getty Images

En España, durante este año, se prevé diagnosticar 32.953 casos de cáncer de mama, una enfermedad que se calcula que padecerá una de cada ocho 8 mujeres españolas en algún momento de su vida y que, en 2019, tuvo una tasa de supervivencia a cinco años superior al 90%.

Esta es la primera causa de muerte por cáncer en las mujeres españolas y el estadio en el que se diagnostica el cáncer influye en la supervivencia, ya que en el estadio I supera el 98%; en cambio en el estadio III la supervivencia desciende al 24%.

Un estudio del Center for Desease Control indicó que solo el 65% de las mujeres asistieron al programa de detección en los últimos dos años, lo que podría provocar que 1 de cada 3 de los cánceres de mama se detectasen demasiado tarde y, por lo tanto, tengan un peor pronóstico.

un dispositivo de detección innovador

Por todo esto, Judit Giró, ingeniera biomédica de 24 años, se dispuso a encontrar una solución global: inventar un dispositivo que pudiera diagnosticar el cáncer de mama a través de la orina, sin dolor, sin radiación y de bajo coste.

Judit presentó su proyecto The Blue Box en el concurso The James Dyson Award 2020 y ha sido el ganador internacional. Nos cuenta cómo ideó este dispositivo biomédico y cómo funciona.

¿Cómo se te ocurrió desarrollar este dispositivo?

En 2014 empecé ingeniería biomédica en la Universidad de Barcelona. Durante mis estudios asistí a una charla sobre un perro que podía detectar el cáncer de pulmón oliendo el aliento de su dueño.

  • Este descubrimiento marcó una nueva meta en mi carrera. Quería diagnosticar el cáncer de mama imitando cómo un perro huele el cáncer, usando para ello la ingeniería biomédica.

¿Cómo fueron los inicios en el proyecto?

En 2017 comencé el desarrollo del precursor de la Blue Box como trabajo de final de grado. Este demostró la hipótesis de que "el análisis de metabolitos realizado en orina es suficientemente significativo para clasificar las pacientes entre sujetos control y pacientes con cáncer de mama metastásico".

Para probar el dispositivo, se recogieron 90 muestras de orina humana de sujetos control y de pacientes con cáncer de mama en el Hospital Universitari Sant Joan de Reus. La clasificación de las muestras se logró con una sensibilidad del 75%.

Con el objetivo final de llevar esta solución a todas las mujeres del mundo, me mudé a California.

En la Universidad de California Irvine hice el máster en Embedded Cyber-physical Systems, donde junto a mi amigo Billy, que aportó su experiencia en informática, construimos el segundo prototipo funcional que incorporó –por primera vez– inteligencia artificial y logró una clasificación del 95%.

Cómo funciona The Blue Box

¿En que consiste el kit y cómo funciona?

Después de recibir una Blue Box en casa, solo necesitarás descargarte una app en tu teléfono y seguir tres sencillos pasos:

  • Recoger una muestra de orina en un recipiente.
  • Introducirla en la Blue Box.
  • Y esperar 5 minutos.

Durante estos 5 minutos, la Blue Box realiza un análisis químico de la muestra y enviará los resultados a la nube, donde se ejecuta un algoritmo basado en IA (inteligencia artificial). Esto conduce a un diagnóstico, que se comunica a través de la misma app.

¿Cómo podremos conseguir el kit?

Nuestro modelo de negocio estará principalmente centrado en la creación de una comunidad virtual, los “Blue Members”. Estos serán miembros de familias que, al estar subscritos a la Blue Box, recibirán actualizaciones periódicas en la app y tendrán una cuenta activa.

The Blue Box tiene dos objetivos muy específicos que pretendemos abordar a largo plazo:

  1. Catalizar el cambio hacia un mundo en el que las necesidades de las mujeres estén plenamente representadas en los sistemas sanitarios de todo el mundo.
  2. Mejorar y crear una oportunidad para que todas las mujeres tengan acceso a los exámenes de detección del cáncer de mama que necesitan.

¿Qué te llevó a centrarte en el cáncer de mama?

La Sociedad Estadounidense del Cáncer predice que el cáncer de mama representará el 30% de todos los cánceres diagnosticados en los EE.UU. en 2020. Sin embargo, la investigación dedicada a él no es proporcional a su incidencia.

  • Además, muchas mujeres no siguen los programas de prevención como las mamografías ya sea por dolor, dificultad para ausentarse del trabajo o cobertura del seguro deficiente.
  • Es por esto que un tercio de los cánceres de mama se detectan demasiado tarde y, por lo tanto, existe un peor pronóstico y menos posibilidades de supervivencia.

"Existe la necesidad de un cribado de cáncer de mama no invasivo, económico, sensible y en el hogar"

  • Además, según el Departamento de Salud de Cataluña, solo el 6,45% de los cánceres de mama diagnosticados mediante mamografía son en realidad cáncer. Es decir, la sensibilidad de la mamografía es dramáticamente baja.
  • Finalmente, aunque su dosis no es lo suficientemente sustancial para considerarla dañina, la exposición cada dos años a la mamografía aumenta el riesgo de cáncer.

En conclusión, existe la necesidad de un cribado de cáncer de mama no invasivo, económico, sensible y en el hogar.

¿Y desde qué estadio se podría detectar el cáncer con este kit?

El primer prototipo de la Blue Box fue testeado con muestras de orina de pacientes con cáncer de mama metastásico, es decir con cáncer recurrente.

Si el comité ético de la Universidad de California nos aprueba el protocolo, podríamos empezar a recoger muestras de orina de pacientes antes de que estas ni siquiera sean diagnosticadas.

Este estudio permitiría conocer la capacidad de diagnóstico real en pacientes con tumores de mama en el estadio más inicial.

Su aplicación futura

¿Qué aplicación tendrá este dispostivo a nivel global?

La Blue Box sería considerada un aparato point-of-care, es decir un método de diagnóstico de bajo coste y fácil de usar por la misma paciente.

Este tipo de dispositivo también es muy adecuado para satisfacer las necesidades de un centro médico que no dispone de la instrumentación tradicional, como la mamografía, la biopsia, etc. En este caso, el centro médico podría disponer de un smartphone con nuestra app, en el que cada paciente podría iniciar sesión de forma individual.

A su vez, la Blue App recopila datos de usuarios de todo el mundo, que luego se utilizan para lanzar nuevas versiones de software con algoritmos de predicción mejorados que se instalan automáticamente en cada Blue Box de cada hogar.

Además, debido a que está altamente basado en software, su fabricación es considerablemente económica, por lo que sería accesible para un segmento de población extremadamente amplio, independientemente de su situación económica y las condiciones del seguro médico.

  • Por ejemplo, una Blue Box vale unos 60 € y puede reutilizarse indefinidamente, mientras que una mamografía y una resonancia magnética cuestan 175 € y 700 € respectivamente por uso único.

¿Hay una previsión de cuándo estaría disponible?

Actualmente, The Blue Box forma parte del programa Startup Organic Growth de la Universidad de California Irvine, Beall Applied Innovation ("The Cove").

En un par de años se espera que el proyecto esté en la etapa de prototipo final, preparado para estudios en humanos y ensayos clínicos.

¿Cuáles son tus planes ahora?

En 2018, cuando terminé mis estudios, decidí que investigar la posibilidad de detectar cáncer de mama a partir de una prueba de orina era mi vocación.

El día que sir James Dyson eligió The Blue Box como el proyecto ganador de los James Dyson Awards 2020 marcó un antes y un después para mí: convirtió un sueño en una realidad bastante factible.

En verano de 2020 terminé el máster y uno de mis profesores de la University of California Irvine me ofreció la oportunidad de quedarme a trabajar en la universidad como Junior Specialist.

Actualmente estamos intentando empezar una nueva investigación sobre los cambios fisiológicos en el cuerpo de la paciente con cáncer de mama y las consecuencias en la composición química de la orina.