alzheimer periodintitis

¿Las enfermedades de las encías podrían estar relacionadas con patologías neurodegenerativas como el alzhéimer? Parece ser que sí.

Cada vez son más las investigaciones que vinculan ambas enfermedades. Y, sin duda, es una relación que despierta muchísimo interés.

  • El alzhéimer afecta entre un 4 y un 9% de la población y su incidencia se multiplica por 5 a partir de los 65 años. Seguramente es una de las patologías que mayor temor suscita por el impacto que supone tanto en el paciente como en su entorno.
  • Por otro lado, la periodontitis es una enfermedad inflamatoria de origen infeccioso (bacteriano) que afecta a las encías, provocando su destrucción y la pérdida de dientes si no se trata. En España, se calcula que un 38,4% de la población trabajadora tiene periodontitis, y la cifra asciende a 65,1% en los mayores de 55 años. Estas cifras hablan por sí solas y nos dejan una fotografía clara de su gran incidencia.

Relacionado con este artículo

De esta sorprendente relación nos habla Mariano Sanz, Catedrático de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), y David Herrera, Profesor de la UCM, ambos patronos de la Fundación SEPA (Sociedad Española de Periodoncia).

El vínculo entre enfermedades neurodegenerativas y bucales no es nuevo...

La posible asociación entre periodontitis y enfermedad de Alzheimer se planteó hace años, y podría explicarse de manera bidireccional:

  • Por un lado, el deterioro cognitivo progresivo limitaría los hábitos de higiene bucodentales, afectando a la salud oral.
  • Y por otro lado, la inflamación propia de la periodontitis puede favorecer el desarrollo del alzhéimer.

¿Cómo es posible que una periodontitis pueda acabar afectando al cerebro?

  • Investigaciones recientes han asociado una bacteria que se haya solo en la cavidad bucal (la Porphyromonas gingivalis, que es el patógeno periodontal más relevante y el más frecuente en periodontitis en España) como causante de procesos de inflamación cerebral que pueden provocar alzhéimer y otras patologías neurodegenerativas.

Relacionado con este artículo

  • Estas bacterias tienen la capacidad de pasar al torrente sanguíneo desde las bolsas de infección de las encías a consecuencia de la periodontitis y, una vez en la sangre, son también capaces de atravesar la barrera hemato-encefálica y causar inflamación en el tejido cerebral.

Entonces... ¿el "culpable" es la inflamación?

  • La causa de la mayoría de las enfermedades neurodegenerativas, entre las que se encuentra el alzhéimer, es inflamatoria.
  • ¿Por qué? Pues porque la inflamación cerebral acaba dañando las neuronas e interfiere en sus conexiones, que en realidad son las responsables de la mayoría de nuestra actividad consciente.

Las bacterias bucales provocan inflamación, y esta daña las neuronas

  • Los pacientes con periodontitis sufren, por un lado, inflamación sistémica. Esto quiere decir que tienen niveles elevados en sangre de productos químicos asociados a procesos inflamatorios del organismo (citoquinas, proteína C reactiva...), por lo que existe más riesgo de inflamación en otras partes del cuerpo como el cerebro.
  • Por otro lado, ya hemos dicho que las bacterias periodontales tienen la capacidad de pasar a la sangre y llegar al tejido cerebral, agravando aún más la inflamación en esta zona.

El alzhéimer también afecta al olfato, ¿esto también podría explicarse por la acción de las bacterias bucales?

Parece ser que sí. La cercanía de la boca a los conductos olfatorios facilita el paso directo de las bacterias bucales. Esto explicaría la razón por la cual en el alzhéimer también se daña el bulbo olfatorio.

¿Si tratamos la periodontitis podría reducirse el riesgo de alzhéimer?

En estudios publicados recientemente en la revista científica Science Advances, se ha demostrado que si se bloquean las toxinas gingipaínas (las provoca la bacteria más común de la periodontitis y son, en definitiva, las últimas responsables de todo este proceso inflamatorio) podría mejorarse o incluso detener la progresión de los signos de demencia. Son estudios preclínicos pero los resultados son muy prometedores.

De confirmarse este vínculo, ¿cuáles serían o deberían ser las implicaciones sanitarias de dicha asociación?

Hay dos implicaciones muy relevantes:

  • En primer lugar, elaborar estrategias terapéuticas para las personas que ya están enfermas, de manera que pueda aliviarse el impacto o controlar la progresión en los casos de demencia que se diagnostican.

El tratamiento de la periodontitis podría ayudar a frenar el deterioro cerebral

  • En segundo lugar, y más relevante aún, habría que priorizar la salud periodontal y bucodental a lo largo de toda la vida, lo cual ayudaría a prevenir o retrasar la demencia y la enfermedad de Alzheimer.

Si quieres saber más sobre el Alzheimer, hemos publicado una guía práctica para encarar los retos que afrontan la familia y los cuidadores del paciente. Puedes consultarla aquí.

Tags relacionados