peligro quiste pecho

Actualizado el

peligro quiste pecho

Descubrir una protuberancia en el pecho (masa, nódulo, bulto…) alarma a cualquier mujer. Ya sea porque tú misma la notes al explorarte las mamas o porque tu ginecólogo la identifique en una revisión, es lógico que te inquiete.

Relacionado con este artículo

Pero no todo lo que aparece en los senos es, ni mucho menos, maligno. Ten en cuenta que el tejido mamario "está vivo" y es muy cambiante, tanto a lo largo de la vida –fértil o no fértil- de la mujer como durante el propio ciclo mensual.

Los quistes son muy comunes en la etapa fértil

Y no es extraño que en un momento u otro puedan aparecer lo que los médicos denominan quistes simples, que son totalmente benignos. De hecho, son la causa más común de masa mamaria localizada en mujeres de más de 30 años y suponen un 20% de las consultas de ginecología.

Qué ES y por qué aparece UN QUISTE

Se trata de acumulaciones de líquido en los conductos de la glándula mamaria.

La Dra. Lola Ojeda, especialista en patología mamaria de Women’s Health Institute Barcelona nos explica cuál es su origen:

  • Su formación (y su tamaño) está totalmente relacionados con tu ciclo hormonal.
  • Es lógico porque la glándula mamaria tiene muchos receptores hormonales y, por tanto, es muy sensible a las hormonas que fabrican tus ovarios.
  • Y es justo cuando los ovarios producen más estrógenos y progesterona (exactamente antes de la regla) que aumenta el riesgo de quistes.

Están muy relacionados con tu ciclo hormonal

  • ¿Por qué? Pues porque estas hormonas producen, entre otras cosas, líquido y si no se reabsorbe bien se acumula formando saquitos en la glándula mamaria (es decir, quistes).

Quién tiene más riesgo

Las mujeres que tienen mayor cantidad de glándula mamaria (piensa que la mama se compone de glándula, fibra y grasa) y su producción de estrógenos y progesterona es muy alta tienen más riesgo de formación de quistes.

En la menopausia suelen desaparecer

No olvides que, al estar relacionados con el funcionamiento hormonal, aparecen sobre todo en la etapa fértil y suelen desaparecer en la menopausia.

Cómo diferenciar un quiste de "ALGO" sospechoso

Seguramente sea un simple quiste si…

  • Notas al tacto una protuberancia redondeada y muy bien delimitada, que no se confunde con el tejido mamario. Lógicamente puedes palparlos si son superficiales o de cierto tamaño. Si son microscópicos o más profundos no se palpan al tacto.
  • Te duelen los pechos sobre todo antes de la regla. Es cuando los quistes acumulan más líquido, hacen más presión y, por tanto, provocan más molestias.
  • Una vez pasada la regla notas que disminuyen de tamaño, aunque no siempre, o incluso parece que desaparezcan.

Pero puede ser un nódulo maligno si…

  • Lo que notas es un bulto que no está bien delimitado y parece integrado en el tejido mamario.
  • Se retrae la piel de la zona donde están.
  • Su consistencia es más dura.
  • No duele.

Ecografía para salir de dudas

Por supuesto, si te detectas cualquier anomalía en el pecho debes acudir a tu ginecólogo. Ten en cuenta que un quiste no se diagnostica palpándolo, hace falta una ecografía para confirmarlo.

Relacionado con este artículo

Con esta prueba se ve claramente si es un quiste simple (se observa una zona muy delimitada llena de líquido y que no se confunde con el tejido mamario) o bien si es una masa sólida sospechosa de malignidad.

Un quiste simple no alberga riesgo de cáncer de mama

La ecografía también puede revelar si se trata de un quiste complejo (con componentes líquidos y sólidos). En estos casos puede hacerse una biopsia para descartar que no es maligno. De todas maneras, el riesgo de cáncer de un quiste complejo es también bajo.

¿Hay tratamiento para un quiste?

Solo en el caso de que sean muy grandes y generen molestias. Ya no solo por el dolor que provocan, sino porque, a mayor tamaño, más riesgo hay de que se infecten y provoquen una mastitis.

En estos casos se pinchan mediante una aguja para vaciarlos y evitar que molesten o que se sobreinfecten.

Si son grandes podrían infectarse y provocar una mastitis

Si no duelen, no es necesario vaciarlos. Las revisiones ginecológicas son suficientes para llevar un control.

Así puedes aliviar las molestias

Para aquellas mujeres que tienen tendencia a tener quistes, la Dra. Ojeda recomienda usar sujetadores de deporte o que se abrochen delante para sujetar bien el pecho.

  • El aceite de onagra por vía oral ayuda a reducir las alteraciones del tejido de la mama.
  • También pueden aplicarse cremas naturales de forma local para aliviar el dolor. Se elaboran a base de ácidos grasos y leche de algodón.