Asesorado por la Dra. Laura Cortés, ginecóloga Women’s Carmona Dexeus

Por Soledad López, periodista especializada en salud

prolactina

La prolactina es la hormona que hace que la glándula mamaria produzca leche. Por tanto, es normal que esté alta durante el embarazo y la lactancia.

Pero, ¿qué puede indicar si tu análisis de sangre revela unos niveles de prolactina por encima de lo normal y no se debe a ninguno de estos dos supuestos?

el estrés dispara esta hormona

La Dra. Laura Cortés, ginecóloga de Women’s Carmona Dexeus, asegura que, la mayoría de las veces, esos niveles ligeramente por encima de la media responden sencillamente al estrés:

  • "Esta hormona va variando a lo largo del día. Si has tenido relaciones sexuales la noche anterior, has realizado actividad física, has ido corriendo a hacerte la extracción de sangre porque llegabas tarde... Todo ello puede elevar los niveles de prolactina".

Hay fármacos que elevan la prolactina

La toma de determinados medicamentos sería la segunda causa más común de hiperprolactinemia o prolactina alta:

Las personas que toman ansiolíticos o antidepresivos pueden tener la prolactina alta

  • Opiáceos o derivados del opio para el dolor.
  • Estrógenos para el tratamiento de los síntomas de la menopausia.

¿Y si la causa es un tumor (prolactinoma)?

No es lo más habitual, pero cuando los niveles de prolactina son altos hay que descartar que la causa no se deba a un tumor en la hipófisis.

  • Esta glándula situada en la base del cerebro es la responsable de la producción de prolactina y también de estimular el tiroides para la producción de hormonas tiroideas.
  • Si hay un tumor en la hipófisis (se denominan prolactinomas), los niveles de prolactina se disparan.
  • Normalmente se trata de tumores benignos.

Qué hace el médico

Si la analítica arroja una prolactina alta, lo primero que descarta el médico es que no estés embarazada o estés dando el pecho, explica la Dra. Cortés.

Si no es así, se comprueba que no se estén tomando determinados fármacos o se repite la analítica para descartar que el estrés no sea el origen –se realiza un pool de prolactina, que son tres extracciones de sangre seguidas (se deja pasar media hora entre cada una) en las que la paciente debe estar tranquila–.

Si todas estas causas están descartadas y los niveles siguen siendo altos, el siguiente paso es realizar una resonancia magnética de la cabeza para comprobar que no haya un tumor (prolactinoma) productor de prolactina.

Qué síntomas provoca

Normalmente una prolactina ligeramente alta y de forma puntual debido al estrés es asintomática. Cuando hay síntomas es porque los niveles están multiplicados por dos o por tres y de forma continuada, y en estos casos la causa sí puede ser un prolactinoma o bien la toma de fármacos citados anteriormente de forma regular (por ejemplo las personas que siguen tratamientos con antidepresivos). Los síntomas más habituales son:

  • Secreción de leche por los pezones sin estar embarazada ni dar el pecho. Y es lógico porque la función de la prolactina es justamente esa.

Si la causa es el estrés no suele haber síntomas

  • Problemas con la menstruación, que desaparece o es irregular. "En realidad –explica la Dra. Cortés–, el cerebro reacciona como si estuvieras embarazada. Y es que la hipófisis también produce hormonas que estimulan los ovarios para que ovulen, pero si la prolactina está alta inhibe la producción de esas hormonas y no ovulas... ni tienes la regla".
  • Sequedad vaginal. Si los ovarios no ovulan no produces estrógenos, una hormona que, entre otras cosas, actúa como un hidratante natural. De hecho, los síntomas son parecidos a los de una mujer menopáusica por el descenso de estrógenos (sequedad vaginal, inapetencia sexual...).

En hombres la prolactina también puede dispararse, y en estos casos provoca disfunción eréctil y agrandamiento de las mamas.

Cómo se trata la prolactina alta

La Dra. Cortés explica que la prolactina alta solo se trata si realmente provoca síntomas. Pero si hay síntomas (la mujer no ovula y quiere quedarse embarazada o sufre sequedad vaginal y dolor en el coito) y la causa es un prolactinoma (tumor benigno en la hipófisis):

  • La primera opción de tratamiento es tomar medicación (cabergolina) para disminuir la producción de prolactina. "Los resultados son bastante buenos y son fármacos que se toleran bien", asegura Cortés.
  • Si no se consiguen bajar los niveles, puede optarse por la cirugía para extraer el tumor.
  • Y si la causa es un efecto indeseado de un fármaco, se intenta modificar el medicamento en la medida de lo posible.

Tags relacionados