apnea sueno

Actualizado a

Los trastornos de sueño son frecuentes en la población española: al menos un 10% sufre algún problema de sueño grave y crónico. Es el síndrome de apneas-hipoapneas del sueño (SAHS), más conocido como síndrome de apnea del sueño, es uno de ellos.

Según datos de la Sociedad Madrileña de Neumología y Cirugía Torácica (NEUMOMADRID):

  • Entre un 6-8% de la población sufre esta patología del sueño.
  • En personas mayores de 65 años, la cifra asciende hasta el 20%.

La apnea del sueño consiste en unas paradas respiratorias constantes que ocurren mientras se duerme que pueden durar desde segundos hasta algunos minutos. Además, estas pausas respiratorias pueden ocurrir varias veces durante la misma noche.

Las personas con apnea del sueño tienen paradas respiratorias constantes durante la noche

El cansancio habitual, una somnolencia excesiva durante el día o el dolor de cabeza son algunas de las consecuencias que esta patología tiene en los afectados y que padecen ya al día siguiente.

Pero es que a largo plazo los efectos pueden ser mas graves.

qué provoca la apnea

Los factores de riesgo para tener esta enfermedad suelen ser los mismos que las causas que provocan los ronquidos.

  • Edad. "Es una enfermedad infradiagnosticada ya que se calcula que la sufre mucha más gente de la que acude finalmente al especialista para tratarse y por estadística suele ser más habitual con el aumento de la edad" afirma la Dra. Cristina López Riolobos, neumóloga del Hospital Universitario del Tajo de Aranjuez (Madrid) y experta en medicina del sueño.

En mujeres es algo común aunque está infradiagnosticado

  • ¿Masculino o femenino? "Se estimaba que la prevalencia de apnea del sueño era 2 veces mayor en hombres que en mujeres, pero los últimos estudios han demostrado que la cifra en mujeres esta infraestimada y las diferencias entre ambos no son tan significativas" expone.
  • Obesidad. Según explica la doctora López, es uno de los principales factores de riesgo, ya que por sí sola ocasiona alteraciones en los patrones de sueño y agraba los episodios apneas. "Cuanto más sobrepeso, mayor riesgo de presentar apneas del sueño", afirma.

Relacionado con este artículo

  • Alteraciones anatómicas de las vías respiratorias altas.La apena del sueño es más frecuente cuando se dan ciertas características, como alteraciones en la anatomía de la vía aérea superior que provocan colapso y disminución del diámetro de la vía respiratoria por donde circula el aire.
  • Tabaco. Las personas fumadoras tienen 3 veces más posibilidades de padecer una apena del sueño que las personas que no fuman.

PROBLEMAS DERIVADOS DE TENER APNEAS

Es algo que ocurre de noche, no te percatas, pero te pasa factura después a corto y a medio plazo.

Las personas con apena pueden sufrir consecuencias sobre su salud, especialmente relacionadas con el corazón.

Más del 40% de los pacientes con apnea de sueño sufren hipertensión

  • Según los especialistas, sufrir apneas aumenta peligrosamente el de enfermedades del corazón como anginas de pecho, arritmias, infarto o ictus.
  • Aumenta los casos de hipertensión: según datos del Instituto del sueño más del 40% de los pacientes con apnea sufren hipertensión.

Relacionado con este artículo

Según expone la Dra. López, también está comprobada la asociación entre apena del sueño y otras patologías como:

  • Problemas de carácter endocrino como la Diabetes.
  • Problemas a nivel neurológico, como alteraciones en la memoria y en el comportamiento.
  • Problemas en la esfera sexual: disfunciones sexuales y de disminución de la libido.

la solución a las apneas

La primera medida a tomar para resolver las apneas es mantener unos hábitos de vida sanos como evitar el tabaco y el alcohol, mantener un peso correcto y una vida activa que incluya la práctica deportiva moderada.

Si con estas medidas no se logra reducir la incidencia de apneas, existen tratamientos médicos que el especialista recomendará según el estudio de cada caso.

Controlar el peso, no fumar y practicar ejercicio pueden solucionar el problema

El sistema más habitual para revertir la apnea es el llamado CPAP

  • Se trata de un dispositivo que se coloca en la cara mediante una mascarilla que va conectada a una maquina que emite aire a presión constante para empujar la lengua y abrir las vías aéreas.
  • Hay que usarlo para siempre, es decir no "cura" la apnea pero durante su uso no se producen estos episodios, con lo que se reducen los efectos asociados.

Relacionado con este artículo

Hay otros dispositivos, para casos de apnea leves, cómo el dispositivo de avance mandibular (DAM)

  • Una férula que el afectado se coloca en la boca y que avanza la mandíbula para avanzar la lengua y evitar colapsos.

En la mayoría de los caos la estructura de la base de la lengua es la responsable de las apneas y en casos donde las otras soluciones no hayan funcionado se puede optar por determinados tipos de cirugía. Siempre será el especialista quien lo valore.

  • Se puede optar por cirugía para la corrección maxilofacial, reducción de

los niños también sufren APNEA DEL SUEÑO

No es un problema exclusivo de adultos aunque la edad sea uno de sus factores de riesgo. Los más pequeños también padecen apnea.

  • Según datos de la SEPAR, entre el 2 y el 4% en niños de 2 a 6 años sufre este trastorno del sueño, algo que les provoca un impacto negativo en el comportamiento y rendimiento escolar.
  • En algunos niños con que sufren otras enfermedades previas esta patología aumenta notablemente superando el 30%-45%, según indica la Dra. López.

Entre el 2 y el 4% en niños de 2 a 6 años sufre apena del sueño

La apena del sueño afecta a los pequeños en importantes aspectos de su día a día. Así, un estudio realizado a niños entre 3 y 12 años publicado en 'Archivos de Bronconeumología', la revista de la SEPAR, expone los siguientes datos:

  • Al 75% de los niños les afecta a la atención, memoria, percepción visual, estructuración espacial y a la ansiedad.

8 causas de la apena infantil

Según apunta la SEPAR, los factores de riesgo o algunas de las causas que pueden favorecer el desarrollo de este trastorno son:

  1. Las amígdalas de gran tamaño (hipertrofia amigdalar)
  2. Tener vegetaciones nasales (adenoides)
  3. Malformaciones craneofaciales
  4. Enfermedades neurológicas
  5. Enfermedades neuromusculares
  6. El reflujo gastroesofágico
  7. Obesidad. Este último elemento que va al alza en los últimos años.

Tags relacionados

Por Beatriz Gómez Partalatín