Asesorado por Manel Fernández Jaria, profesor de Estudios de Economía y Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya

Por Soledad López, periodista especializada en salud

Jornada laboral de 4 días
iStock by Getty Images

En España la media de horas trabajadas a la semana es de 36, por encima de la media europea. Sin embargo, Francia hace 25 años que introdujo la jornada de 35 horas semanales y en Dinamarca es de 29, la más baja de todos los países industrializados según la OCDE.

El gobierno español hace tiempo que estudia la viabilidad de la jornada semanal de 4 días en España en un proyecto en el que participan unas 200 empresas. De momento es solo una ilusión, pero el simple hecho de plantearlo ya sugiere preguntas: ¿realmente seríamos menos productivos trabajando menos horas?, ¿qué ganaríamos en salud?

Para salir de dudas hemos hablado con Manel Fernández Jaria, profesor de Estudios de Economía y Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya y experto en psicosociología laboral.

Más horas no es sinónimo de mayor productividad

Lo primero que apunta el profesor Fernández es que el presencialismo no es sinónimo de productividad. "¿Quién nos dice que pasar 8 horas en el trabajo es más productivo que 6 o 4?", se pregunta.

"El problema es que estamos instalados en la cultura del presentismo. La lealtad al trabajo todavía se mide hoy en día por las horas que pasas sentado en una silla", asegura.

Pero esto puede cambiar, augura el profesor, y la pandemia puede suponer un punto de inflexión en el ámbito laboral porque nos hemos estrenado en cuestiones como el teletrabajo.

Dicho esto, Fernández Jaria no duda en que una jornada laboral de 4 días podría tener muchos beneficios.

  • "Está demostrado que las personas que trabajan menos horas son más productivas porque a partir de un número determinado de horas, el rendimiento va a menos", asegura. Y eso, al final, es bueno para la empresa y repercute en la salud del trabajador.

Sin embargo, "las empresas son reticentes a reducir la jornada laboral por el miedo que tienen a perder competitividad ya que su objetivo es crecer y crecer, aunque ya sabemos que el crecimiento y el consumo sin límites no son sostenibles", alerta.

El salario emocional

La jornada laboral de 4 días podría incluirse –asegura el profesor de la UOC y coach de bienestar en el trabajo– dentro del llamado "salario emocional" que muchas empresas ya ponen en práctica.

Pero, ¿qué significa este concepto?

  • "El salario emocional consiste en buscar fórmulas que logren conectar más a la persona con su trabajo, es decir, implementar medidas para mejorar el bienestar del trabajador", aclara.
  • "Dentro de estas fórmulas se puede incluir la flexibilidad horaria, los seguros médicos y también la jornada de 4 días", subraya.

Ventajas de la jornada semanal de 4 días

Los estudios que se han hecho con jornadas laborales de 4 días sacan a la luz los beneficios de la propuesta. Fernández Jaria, autor del libro "Trabaja en modo actitud", los detalla:

  • Facilita la conciliación, es decir, encontrar ese difícil equilibrio entre la vida laboral con la familiar y la personal. "Tienes más tiempo para tu familia pero también más tiempo libre para ti: para formarte, hacer deporte o simplemente para dedicártelo a ti".
  • Aumenta la productividad. "El trabajador percibe que la empresa le trata bien y se preocupa por él, y eso se traduce en una mayor productividad porque aumenta la implicación en el trabajo. También hay mejor clima laboral y disminuye el absentismo".
  • Se reduce el estrés. La desconexión que se produce durante tres días a la semana es muy beneficiosa para la salud mental. "Los estudios revelan que el trabajo es la principal fuente de estrés, y esos riesgos psicoemocionales son la segunda causa de baja laboral en Europa".
  • Enamoras al trabajador. "Este tipo de medidas consiguen atraer al trabajador. Y eso, por ejemplo, en una empresa que se nutre de talento es importante", sugiere.
  • Mejora el balance trabajo-vida personal. Esto es importantísimo para evitar el síndrome de burnout o del trabajador quemado.
  • Aumenta la salud física. Todo lo anterior influye directamente en la salud mental ya que aleja la ansiedad y la depresión. "Un trabajador estresado tiene peor salud y corre más riesgos", señala Fernández Jaria. Además, está demostrado que las personas con un buen estado de ánimo cuidan más su alimentación, practican más deporte... En definitiva, tienen mejores hábitos de vida, lo que repercute en una mejor salud.

Crear un buen clima laboral

Pero más allá de la jornada laboral de 4 días, el profesor asegura que para generar un buen clima laboral que repercuta en la salud del trabajador es muy importante trabajar los siguientes aspectos:

  • El desarrollo personal de los trabajadores.
  • La comunicación y la participación en la toma de decisiones.
  • Y, sobre todo, no vivir en la cultura del miedo.

"Desde el año 1995 es obligado para la empresas medir el clima laboral pero muchas no lo saben aunque, más allá de esto, debería haber una salud ética en las empresas", señala.

El profesor hace alusión a una encuesta de Gallup que revela que un 13% de los trabajadores están comprometidos con su empresa, un 63% no tienen demasiado compromiso y un 24% están activamente descontentos.

"El reto es ganar a ese 63% y evitar el síndrome del trabajador quemado porque es una pérdida de energía para las empresas", aconseja.

"Cada vez hay más empresas que se dan cuenta que cuidar a las personas afecta a la cuenta de resultados", concluye.

Tags relacionados