dolor cabeza enfermedad comun

Actualizado el

dolor cabeza enfermedad comun

Las cefaleas frecuentes son uno de los problemas de salud más comunes. Se estima que le ocurre a la mitad de los adultos. La más habitual es la tensional, que es de carácter leve, pero la segunda más sufrida es la migraña, muy intensa e incapacitante. El problema es que no todas las personas reciben el tratamiento adecuado para aliviarlas ya que la mayoría se resignan a sufrirlas sin poner medidas para resolverlo.

Relacionado con este artículo

Otras, no acuden a la consulta médica y se automedican: no pasa nada por tomar un analgésico si te sucede muy de vez en cuando pero si es frecuente y te acostumbras a automedicarte el trastorno puede llegar a empeorar.

Es importante que no subestimes tus cefaleas porque afectan a tu estado de ánimo y ponen en jaque tu salud. Tanto es así que las cefaleas ocupan el puesto 19 en la lista de enfermedades incapacitantes según la OMS.

Analiza cómo es tu dolor de cabeza y halla la causa

Son muchos los factores que pueden influir en la aparición de las cefaleas. Antes de acudir al médico, puede ser de gran utilidad preguntarte lo siguiente para facilitar el diagnóstico.

¿Presentas algunos síntomas asociados?

Si sufres dolores de cabeza frecuentes elabora tu propio diario de dolor. Apunta si aparece en ayunas o después de comer ciertos alimentos, si has dormido bien o no, si estabas nerviosa o tenías mucho trabajo...

¿Algún familiar también las sufre?

Mencionar si algún familiar cercano tiene o ha tenido habitualmente dolores de cabeza y con qué frecuencia o intensidad resulta de utilidad a tu médico para realizar un diagnóstico más preciso. También es importante determinar si se trata de un trastorno agudo (aparece puntualmente) o bien crónico.

Todo esto, además de localizar el área de la cabeza donde sientes el dolor, es muy importante para que el médico pueda establecer un diagnóstico y el tratamiento más adecuado.

Describir bien tu tipo de dolor ayudará a encontrar soluciones

Según el doctor Enrique Arrieta, coordinador del grupo de trabajo de neurología de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria "en el caso de las cefaleas más frecuentes (cefalea tensional y migraña) es importante estudiar las características clínicas del paciente para conseguir un correcto diagnóstico. Una vez diagnosticado, es posible pautar tratamientos preventivos para reducir la frecuencia y la intensidad de los episodios de dolor, lo que mejora mucho la calidad de vida".

Otros factores que pueden influir

A veces las cefaleas se desencadenan por circunstancias que seguramente no relacionas con el malestar. Toma nota de algunas de ellas:

  1. ¿Te ocurre cuando subes al avión? Provocado por los cambios de presión, el dolor surge sobre todo en el despegue y el aterrizaje. Se puede prevenir usando un vasoconstrictor nasal.
  2. ¿Surge durante las relaciones íntimas? La cefalea coital puede aparecer durante la actividad sexual, especialmente cerca o durante el orgasmo. No debe preocuparte pero si es intensa, mejor consulta al médico.
  3. ¿Te ocurre más al llevar sombrero? El uso prolongado de cascos, sombreros apretados, gafas de buceo o diademas puede causar la cefalea "del sombrero". Ocurre por la presión que ejercen sobre la cabeza.

Malos hábitos que también afectan

Por otro lado, las mujeres son más propensas. Entre un 15 y un 20% de mujeres son propensas a las migrañas, frente a tan solo el 5% de los hombres. En cuanto a la edad, es entre los 25 y 55 años cuando se dan más casos.

Además, existen múltiples hábitos que también pueden provocar algún tipo de dolor de cabeza:

  • ¿Abusas de los fármacos? Ingerir muy a menudo medicamentos para mitigar el dolor, excederte en la dosis o tomarlos demasiado tiempo puede causar un peligroso "efecto rebote".

Roncar hace que respires mal y eso puede causar dolor de cabeza

  • ¿Bebes suficiente agua? El organismo responde a la deshidratación segregando histamina, que puede provocar dolor de cabeza. Ten siempre a mano un botellín de agua.
  • ¿Roncas o duermes mal? Las personas que roncan a menudo se levantan con dolor de cabeza. Respirar mal obliga al cerebro a estar vigilando no sufrir ahogos, eso altera el sueño y provoca dolor en la frente.
  • ¿Hay algo que te preocupe? Si estás estresada o nerviosa, lo habitual es que toda tu musculatura lo note y se tense, una señal que llega a tu cerebro.