que hay detras de la acidez

Actualizado el

que hay detras de la acidez

Hasta ahora los científicos estaban seguros de que la acidez estomacal tras ingerir alimento se debía a un exceso de ácido clorhídrico en el estómago que impide digerir bien lo que le ahí llega; sin embargo, la situación no está demasiado clara ahora porque últimamente se sospecha que puede ser todo lo contrario: una falta de ese ácido, que es necesario para descomponer los alimentos.

Y detrás de ese problema que sufren 1 de cada 3 personas pueden haber varios detonantes:

¿Influyen los nervios o el estrés? ¿Se tratará de una falta de bacterias buenas en el intestino? ¿O quizá es que la bacteria Helicobacter pylori –que casi todos llevamos dentro– está más activa de lo normal?

SÍNTOMAS DE LA acidez de estómago

Cuando se sufre acidez no solo sientes que "quema" el estómago. También puedes notar:

Relacionado con este artículo

  • Sabor agrio. Es frecuente sentir un regusto metálico y, si hay regurgitación (sube el alimento), sequedad de boca y un mal aliento continuo.
  • Ruidos estomacales. A veces la acidez se acompaña de náuseas y pérdida de apetito, aunque muchas personas siguen comiendo buscando algo que les calme.
  • Irritación de encías. Un pequeño sangrado o una mayor sensibilidad al frío o a lo dulce también puede estar relacionado con la acidez estomacal en su origen.

¿Cuál es la causa del ardor?

Detrás de la acidez, ya sea temporal o crónica y que se convierte en la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE, más seria), puede haber:

Exceso de ácido

El estómago segrega ácido clorhídrico para conseguir que los alimentos se descompongan en nutrientes vitales y se puedan absorber.

Tanto un exceso de ácido como una falta de él puede originar las molestias

Este ácido activa enzimas y hormonas, y se encarga de mantener en el estómago la acidez justa (el pH adecuado) para que no haya un exceso de bacterias en el intestino.

Relacionado con este artículo

Cuando lo que comemos obliga a segregar más ácido empiezan los problemas.

… Una falta de él

Como anticipábamos, a veces ocurre todo lo contrario y lo que genera o empeora las molestias es una acidez baja.

Es propio de personas mayores, que ya no segregan tanto ácido clorhídrico. La baja acidez permite una rápida invasión de microorganismos desde el colon hacia los intestinos y el estómago.

Relacionado con este artículo

Conviene ser muy cauto al tomar antiácidos, porque puede agravar el problema.

¿Puede ser por una inflamación?

Otro dato sorprendente que se ha descubierto en los últimos años es que el ácido puede no ser la causa directa del daño en el esófago que produce el reflujo gastroesofágico.

Este daño podría deberse a una secreción de proteínas llamadas citoquinas, que provocan una inflamación en el esófago.

También podría deberse a una inflamación del esófago

Así que quizá en el futuro las personas con reflujo crónico podrían ser tratadas de otra forma.

Los malos hábitos pesan más que la genética

Siempre se ha pensado que existe una predisposición genética a sufrir acidez porque normalmente hay más casos en la familia, sin embargo el Dr. Luis Benito, digestólogo, asegura que "no hay como tal una herencia genética reconocida a tener acidez, aunque es frecuente entre los ulcerosos encontrar antecedentes de familiares que también tuvieron problemas de estómago.

Lo malos hábitos familiares "se contagian"

Lo más probable es que la llamada acidez venga de los malos hábitos que, efectivamente, también se contagian en la familia".

ansiedad y acidez

El Dr. Benito asegura que "en algunos casos de acidez, lo que realmente hay es un trastorno de conducta alimentaria o un cuadro de ansiedad.

Las personas estresadas segregan más ácido

Se sabe que el estómago de una persona estresada segrega más cantidad de ácido y es más propenso a generar úlceras (las llamadas úlceras de estrés). Modificar estos hábitos de conducta contribuye en muchos casos a reducir la acidez de manera que la toma de antiácidos se reserva para ocasiones puntuales o se hace innecesaria".