Claves para tomar bien la medicación para la depresión

Solo un 28% de las personas con depresión toma bien la medicación. Desde el Consejo General de Farmacéuticos nos dan consejos para prevenir esa falta adherencia al tratamiento que impide el control de esta enfermedad.

Actualizado a
Tamara Peiró
Tamara Peiró

Farmacéutica del Área Servicios Asistenciales del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos

Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Consejos para seguir bien los tratamientos para la depresión
iStock by Getty Images

En España, aproximadamente un 7% de la población está diagnosticada de depresión, lo que equivale a 3 millones de personas. Una cifras que podrían ir a más porque desde la irrupción de la pandemia el riesgo de depresión ha aumentado, en especial entre la gente joven con pocos recursos, aunque todos estamos expuestos a ello.

Sin embargo, la depresión es una de las patologías crónicas con un menor porcentaje de adherencia al tratamiento, tanto en España como en el resto del mundo.

Si, en general, en las enfermedades crónicas solo un 50% sigue bien el tratamiento, en la depresión solo un 28% de los pacientes toma bien los fármacos.

Tamara Peiró, farmacéutica del Área Servicios Asistenciales del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, nos da las claves para evitar la falta de adherencia al tratamiento que impide un buen control de la depresión.

Por qué no se sigue bien el tratamiento

Son muchos los factores por los que no se sigue bien el tratamiento de una enfermedad, ya sea la depresión como cualquier otra, explica la farmacéutica:

  • Influye el sexo: las mujeres siguen algo mejor los tratamientos que los hombres.
  • El nivel económico: cuanto más bajo, menor es la adherencia al tratamiento.
  • El beneficio que percibe el paciente al tomar el fármaco afecta al cumplimiento del tratamiento.

"En el caso concreto de la depresión, al margen de los factores anteriores, no hay que olvidar que la persona no está bien a nivel anímico y sus capacidades cognitivas están mermadas", afirma.

La estigmatización social que tiene esta enfermedad es otro factor determinante. Tamara Peiró pone un ejemplo gráfico: "si tienes que tomar la medicación en presencia de familiares o conocidos, se suele evitar esa toma para que no te vean".

Claves para no dejar de tomar la medicación

Como en una diabetes o una hipertensión, si no se toman bien los fármacos prescritos por el médico nunca conseguiremos que la depresión esté bajo control.

Además, si no le explicas a tu médico que no estás siguiendo bien el tratamiento puede incluso aumentarte la dosis cuando en realidad no lo necesitas. Todo ello dificulta la curación de la enfermedad y aumenta el riesgo de recaídas.

Tamara Peiró nos da las claves para que eso no ocurra y cumplir bien el tratamiento.

1. Saber que no tienen un efecto inmediato

Los fármacos para la depresión tardan unas dos semanas en hacer efecto y hay que saberlo. Si creemos que la primera pastilla nos hará sentir bien, nos desanimaremos cuando eso no suceda.

  • "Hay pacientes que abandonan enseguida el tratamiento porque no ven el efecto deseado, pero el problema es que no sabían que tienen que esperar ese tiempo mínimo para notar un efecto", aclara.

2. Estar al corriente de lo efectos adversos

Algunos fármacos para la depresión pueden tener efectos adversos cuando se empiezan a tomar.

  • "Al inicio pueden provocar nerviosismo, y luego esa sensación desaparece cuando alcanzas la dosis ideal, pero es importante saberlo para no pensar que te están sentando mal", subraya.

3. Conocer al detalle cómo se toman

Es importantísimo que la persona tenga la máxima información posible sobre la enfermedad y conozca los detalles sobre el tratamiento.

  • Debe saber cuánto tiempo va a tener que estar tomando los fármacos, a qué horas se realizan las tomas, si puede tomar el fármaco junto con las comidas...

4. No olvidar las tomas

Muchas personas no siguen bien el tratamiento porque olvidan las tomas. Si es el caso, hay que buscar recursos para evitarlo.

  • "Podemos poner la medicación en un lugar bien visible, recurrir a pastilleros donde poner la medicación diaria, utilizar aplicaciones móviles que nos ayuden a evitar olvidos...", asegura.

5. Buscar apoyo

En la depresión es necesario el apoyo de familiares y amigos.

También existen grupos de terapia y asociaciones de pacientes que pueden ser de gran ayuda para que la persona no se sienta sola y pueda compartir todas sus inquietudes con otras que están pasando o han pasado por lo mismo.

Coordinación entre los especialistas

Es importante que el enfermo tome un papel activo en su enfermedad. Y para ello los profesionales sanitarios que lo atienden (desde el médico hasta el farmacéutico) deben estar bien coordinados.

  • Todos ellos deben trasmistir la información adecuada al paciente para el control de su enfermedad y hacerle un buen seguimiento desde su ámbito.

"Es cierto que el médico receta el tratamiento, pero el farmacéutico lo dispensa. Si observa que la persona no mejora puede sospechar que no está cumpliendo bien el tratamiento y comunicarlo a su médico. Esa colaboración es clave", concluye Tamara Peiró.