Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

¿Cuáles son los síntomas de la gripe?
iStock by Getty Images

Con la llegada del frío llega la ola de gripe. Es una de las enfermedades víricas que más conocemos y, sin embargo, puedes confundirla con las provocadas por otros virus respiratorios.

Estos dos últimos años ha sido sobre todo la covid-19 la que ha centrado toda la atención. Pero también es fácil confundirla en sus primeros estadios con un catarro común. Veamos las pistas para saber diferenciarla.

Los síntomas básicos de gripe

Los primeros síntomas de la gripe son:

  • Cansancio. Malestar general
  • Estornudos y tos.
  • Congestión nasal. Mucosidad y ojos irritados.

Son comunes a otros virus aéreos “la diferencia es que son más intensos y molestos que un resfriado y puede que incluso te obliguen a quedarte en casa”, apunta la doctora Isabel Jimeno, portavoz de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia.

  • Fiebre, que puede ser alta, acompañada de dolor de cabeza y escalofríos.
  • Dolor de garganta y musculares.
  • Náuseas y vómitos, no son tan habituales. Son síntomas que se dan más en niños pequeños.

Respecto a la covid, uno de los pocos aspectos para diferenciarlas en fases iniciales es la pérdida de olfato y gusto, que no lo vemos tanto en la gripe”, añade la doctora Jimeno.

Cómo se trata la gripe

Los casos iniciales de gripe no requieren más que atenuar los síntomas, vigilar la evolución y confiar en nuestras defensas, que se encargan de frenar la expansión de los virus.

Son medidas similares a las de la covid y los catarros más fuertes:

  • Tomar mucho líquido: zumos naturales, caldos.
  • Reposo en cama.
  • Descongestionantes nasales para destapar la nariz
  • Tomar antitérmicos y antiinflamatorios (analgésicos)

Los antitérmicos como el paracetamol ayudan a bajar la fiebre. En el caso de los antiinflamatorios, como el ibuprofeno, además de bajar la fiebre ayuda a disminuir otros efectos como el dolor de cabeza o el dolor muscular.

Con la gente mayor hay que tener cuidado y puede que no se le pueda poner un antiinflamatorio. En un hipertenso le puede subir la tensión, por ejemplo”, explica la doctora Jimeno.

Si una persona joven tiene fuerte dolor muscular, sí le podemos recomendar un antiinflamatorio sin problemas”, añade.

Es habitual que el paciente combine el paracetamol y el ibuprofeno, alternando su administración cada cuatro o seis horas.

No es una estrategia muy recomendable, porque duplicamos el riesgo de efectos secundarios”, apunta la doctora Jimeno. Es mejor tomar solo un medicamento y aguantar el tiempo recomendado hasta la siguiente dosis.

Cómo puede evolucionar la enfermedad

Lo más habitual es que la gripe dure una semana. Hay un dicho médico popular que establece que la gripe, con medicamentos, dura una semana y sin medicamentos, siete días.

Es una manera de afianzar la idea de que es nuestro propio organismo el que se encarga de curarse.

  • ¿No hay antivirales contra la gripe? “Sí, por supuesto, pero tienen efectos secundarios, no son indicados si no son pacientes que van a ingresar en el hospital por coinfecciones”.

La gripe la suele pasar algo más del 4% de la población. Por lo que cuando alguien dice que tiene la gripe es más probable que haya sido un catarro fuerte (y estos dos últimos años la covid-19).

Hasta que nos hemos concienciado con la pandemia del coronavirus, la gripe cada año provoca una epidemia a la que no solemos dar importancia. Y la tiene.

  • Cada año mueren en España más de tres mil personas por problemas relacionados con la gripe.

La mayoría, un 80%, son personas que tenían otras enfermedades previas que se han complicado con la gripe. Las principales complicaciones suelen ser una neumonía o la encefalitis, causadas como indicábamos por la bacteria del neumococos.

Por qué se puede agravar

Si se alargan los síntomas más allá de la semana o aumentan las dificultades respiratorias, hay que consultar.

De ahí que se insista mucho en vacunar a todas las personas susceptibles de que se complique:

  • Personas mayores de 65 años, porque con la edad bajan las defensas.
  • Mujeres embarazadas, que tienen el sistema inmune bajo para no afectar al feto.
  • Los pacientes de enfermedades crónicas, como diabetes, problemas renales, pulmonares, asmáticos o cardiopatías.

Los antivirales tienen efectos secundarios y no se recomiendan si no se agrava la gripe

Los pacientes graves pueden acabar hospitalizados. El virus de la gripe no es uno sino cuatro y que además van variando de cepa cada año. Por eso es difícil dar con la vacuna exacta.

Esa gran capacidad de mutación es la que también hace que en algunos momentos, la epidemia de gripe logre una combinación especialmente agresiva, que escape a nuestras defensas, y provoque una epidemia más grave.

La más conocida es la que se produjo hace un siglo y que se conoció como la gripe española. Ha habido otras muy fuertes, como la del año 1957 y la de Hong Kong de 1968.