Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Psoriasis, artritis: cómo influye la dieta en las enfermedades inflamatorias
iStock by Getty Images

¿Qué tienen en común la artritis, la psoriasis, la enfermedad de Crohn o el lupus? Todas ellas son enfermedades inflamatorias inmunomediadas (IMID), es decir, que se producen por una activación del sistema inmunitario que provoca una inflamación persistente en órganos del cuerpo determinados.

Se trata de enfermedades complejas en las que influyen tanto factores genéticos como ambientales.

Ahora, un estudio liderado por el Grupo de Investigación en Reumatología del Vall d’Hebron Instituto de Investigación (VHIR) ha estudiado el papel que tiene la dieta en este tipo de patologías. El trabajo ha sido publicado en la revista European Journal of Clinical Nutrition.

Y es que, aunque se sabe que la alimentación influye en estos trastornos, no se ha estudiado a fondo qué alimentos convienen en cada una de ellas. No olvidemos que las IMID cursan con brotes (épocas en las que los síntomas empeoran) y una dieta equivocada podría actuar como desencadenante fatal.

El mayor estudio hasta ahora

Para arrojar luz sobre el asunto y dar pautas nutricionales a estos enfermos que les pueden servir de gran ayuda, el equipo de investigadores liderado por Vall d'Hebron ha analizado los casos de 11.230 pacientes con alguna enfermedad inflamatoria inmunomediada de 73 hospitales de toda España, juntamente con 2.050 personas sanas que sirvieron como control.

Los investigadores del trabajo realizaron cuestionarios a los participantes durante sus visitas al hospital sobre sus hábitos alimentarios.

En concreto, se les preguntó sobre el consumo de hasta 13 categorías de alimentos, como carne, pescado, pasta, fruta, verdura, alcohol, etc.

Se estudiaron seis IMID, que se encuentran entre las más prevalentes y que afectan hasta un 4% de la población total:

"Se trata del estudio más grande que se ha hecho hasta ahora que compara la dieta de pacientes con IMID entre las diferentes enfermedades y también con controles", explica el Dr. Toni Julià, jefe del Grupo de Reumatología del VHIR.

Los resultados del estudio demostraron que la dieta afectaba en mayor o menor medida en todas la IMID estudiadas, no solo en las digestivas. Y además se observó que la ingesta de determinados alimentos empeoraba la enfermedad.

"Es importante conocer qué impacto tiene la alimentación en el desarrollo de estas enfermedades, ya que hacer modificaciones en la dieta de los pacientes, si se demuestra que son efectivas, es más fácil y tiene un coste más bajo que tomar mucha medicación", afirma la Dra. Sara Marsal, jefa y directora científica del Servicio de Reumatología del Hospital Universitario Vall d'Hebron y Coordinadora del Consorcio IMID.

Relación entre IMID y alimentación

Mediante un análisis conocido como aleatorización Mendeliana, los investigadores distinguieron si los cambios en la dieta eran causa o consecuencia de la enfermedad. Entre las muchas observaciones del estudio, destacan las siguientes:

IMID digestivas

  • En el caso de la enfermedades intestinales hay un mayor consumo de carne.
  • En la colitis ulcerosa, se observó por primera vez que los pacientes consumen más frutas, lo que podría ayudar a reducir el impacto sobre la mucosa intestinal.
  • También se observó que los pacientes con enfermedad de Crohn reducen su consumo de vegetales. Y lo hacen por recomendación médica y también porque se encuentran mal después de consumirlos, sobre todo en las fases agudas de la enfermedad.
  • Aunque en la colitis ulcerosa las recomendaciones médicas son las mismas en cuanto al consumo de vegetales, los resultados de este estudio no muestran que tomar verduras sea perjudicial para ellos.
  • Por lo tanto, a diferencia de los pacientes con Crohn, los de colitis ulcerosa podrían tomarlos con normalidad para conseguir los nutrientes y vitaminas que aportan.

IMID no digestivas

  • Estos cambios en la dieta no solo se observan en el caso de las enfermedades digestivas. También se observó que los pacientes con psoriasis más grave consumen más legumbres, arroz o pasta.

Recomendaciones con base científica

La importancia de este estudio, señalan los investigadores, recae en entender el efecto de los alimentos para dar recomendaciones basadas en la evidencia.

A partir de ahora, los investigadores tienen previsto realizar estudios para saber exactamente cuáles son los compuestos que aumentan la inflamación en cada enfermedad.

"Identificar estos factores alimentarios ayudará a diseñar estrategias preventivas y terapéuticas para mejorar la evolución de los pacientes", explica el Dr. Julià.

Los resultados de este gran estudio dejan claro que existe un vínculo entre la dieta y las IMID. Y este vínculo se explicaría porque la alimentación tendría un efecto directo en la modulación del sistema inmunitario.

Además, la dieta también afecta a la microbiota de cada persona. Y es bien sabido que la microbiota puede interactuar con el sistema inmunitario.