viajar. Hacer viajes largos en poco tiempo

1 / 8 Hacer viajes largos en poco tiempo

Una de las alteraciones en la microbiota que se han evidenciado con más fuerza son las relacionadas con los viajes y los cambios de horario que implican. Estos desajustes hacen que nuestra flora intestinal pierda determinados microorganismos haciendo crecer colonias de otros patógenos y llegando a producir procesos inflamatorios digestivos.

  • La recuperación a este proceso puede tardar en revertirse hasta 48 horas después de haber viajado.
estres. Sufrir situaciones de estrés

2 / 8 Sufrir situaciones de estrés

En condiciones estresantes, el organismo libera cortisol. Esta hormona afecta a la musculatura lisa del aparato digestivo produciendo alteraciones en el intestino grueso que afectan a la flora intestinal haciendo que se modifique y que cause inflamación, pudiendo dar origen a dolor, intolerancias y alergias alimentarias.

  • Extra: La microbiota influye en los niveles de serotonina en sangre y en la liberación de un péptido saciante. De modo que, si la microbiota está desequilibrada, se producirá una alteración de serotonina en nuestro organismo.
medicamentos. Consumir antibióticos en exceso

3 / 8 Consumir antibióticos en exceso

La variación que produce el uso de antibióticos sobre la microbiota intestinal es distinto en cada persona y en cada etapa de la vida. En el recién nacido, su uso puede llegar a destruir estas poblaciones de flora beneficiosa, dando lugar a patologías asociadas con alergias, piel atópica o intolerancias alimentarias.

  • Recuerda que los antibióticos destruyen cualquier microorganismo bien sea patógeno o beneficioso como es el caso de la microbiota.
yogur. Tomar lácteos fermentados ayuda

4 / 8 Tomar lácteos fermentados ayuda

Para mejorar el estado de nuestra microbiota se recomienda aumentar el consumo de lácteos fermentados que contengan bifidobacterias y lactobacilos, los denominados probióticos.

  • Una buena opción es el yogur. Es preferible tomarlo natural, sin azúcar ni edulcorantes añadidos. Si puedes comerlo ecológico mejor, ya que su aporte nutricional será más valioso.
ajo. Los prebióticos son tus aliados

5 / 8 Los prebióticos son tus aliados

La experta aconseja también aumentar el consumo de prebióticos, sustancias contenidas en los alimentos en forma de fructooligosacáridos, como la inulina y la lactulosa, azúcar que está presente en productos lácteos.

  • Son alimentos con inulina, los espárragos, el ajo, la cebolla, el puerro y, en menor cantidad, cereales como el trigo, la cebada y el centeno. También se encuentra en frutas como el plátano.
kiwi. Darle protagonismo a las frutas y verduras

6 / 8 Darle protagonismo a las frutas y verduras

La farmacéutica nos recuerda que para cuidar nuestra flora intestinal es fundamental mantener un consumo elevado de frutas y verduras con alta concentración de fibra.

  • Para aprovechar el contenido en fibra de estos alimentos es importante que comas la fruta entera, no en zumo. Ya que cuando desechamos la pulpa, prescindimos de la mayor parte de la fibra alimentaria.
mantequilla. Limitar las grasas saturadas

7 / 8 Limitar las grasas saturadas

La posibilidad de tener una microbiota sana está directamente relacionada con el consumo de grasas saturadas. En este sentido, la experta aconseja reducir su consumo para una salud intestinal óptima.

  • ¿Qué alimentos contienen grasas saturadas? Estas sustancias las encontramos sobre todo en las carnes rojas (cordero, ternera, buey, cerdo), embutidos, quesos, mantequillas y leche de vaca entera.
alcohool. Fumar y beber alcohol regularmente

8 / 8 Fumar y beber alcohol regularmente

Factores como el tabaco o el alcohol influyen en la variedad de microorganismos que colonizan nuestro intestino grueso y que lleva a la disminución o aumento de unos u otros en función del tiempo que hayamos estado fumando o bebiendo alcohol.

  • Como consecuencia, estos cambios pueden generar el aumento de patógenos pudiendo producir desórdenes fisiológicos, como alteraciones en el tránsito gastrointestinal, inflamación y dolor.

Actualizado el

viajar

La importancia de la microbiota

De un tiempo a esta parte se habla mucho de la microbiota intestinal y lo determinante que es para nuestra salud general. Pero, ¿realmente sabemos qué es y por qué debemos concederle esa importancia?

De un modo muy sencillo, podemos decir que la microbiota es el conjunto de microorganismos que se encuentran generalmente asociados a tejidos sanos (piel, mucosas, etc.) del cuerpo humano. En el caso de los habitan en nuestro intestino, lo llamamos microbiota intestinal.

Relacionado con este artículo

Para mantener una microbiota en perfecto estado es fundamental llevar una alimentación adecuada. Ahora bien, el estrés o los viajes que implican grandes cambios de horario también puede hacer tambalear su equilibrio.

La experta María Barado Piqueras, farmacéutica y Coordinadora Títulos Propios y Prácticas de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UNIR, ha elaborado la lista que acabas de leer que incluye situaciones, hábitos y alimentos que pueden afectar a nuestra salud intestinal, perjudicándola o fortaleciéndola.

las cifras de la microbiota intestinal

  • Se estima que la microbiota intestinal contiene alrededor de 100 billones de microorganismos entre los que se incluyen más de 1.000 especies diferentes de bacterias.
  • Se calcula que la microbiota intestinal puede pesar hasta 2 kg.
  • Sólo un tercio de la microbiota intestinal es común en la mayoría de las personas, mientras que los otros dos tercios son diferentes en cada individuo.