Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

La música ayuda a compensar la fatiga mental cuando haces ejercicio
iStock by Getty Images

Hace más de cuatro décadas un aparatito que nada tenía que ver con el deporte revolucionó la manera de hacer ejercicio. Era el Walkman. A partir de entonces, se podía ir a correr al ritmo de tu música favorita.

La música puede ser una forma de ayudarte a mantener el ritmo, incluso de incentivarte cuando no tienes ganas. Era algo que podíamos intuir pero faltaban evidencias científicas.

Unos investigadores de la Facultad de Medicina de Edimburgo han puesto algo de luz sobre el tema y su conclusión es que, efectivamente, la música es un acicate que te ayuda a compensar el cansancio mental de la jornada.

La música combate la fatiga mental

Se trata de la primera investigación seria sobre los efectos de la música en relación con la fatiga mental.

El estudio, publicado en el Journal of Human Sport and Exercise, ha comparado a 18 personas aficionadas a correr y los ha dividido en dos grupos.

  • El primer grupo hicieron jogging, corriendo a ritmo moderado, semejante a su entrenamiento habitual.
  • Otros nueve deportistas se sometieron a una carrera exigente de campo a través de 5 kilómetros.

Los corredores cansados mentalmente bajaron los resultados y con música volvieron a mejorar

Estas mismas pruebas se hicieron en dos ocasiones más, después de haber estado haciendo previamente en el ordenador un test de conocimientos durante treinta minutos.

  • Una prueba que exigía concentración y que provocaba cansancio mental.

Al repetir las pruebas observaron que cuando las hacían con música conseguían iguales resultados que el día en que no había hecho el test, y que eran unas marcas sensiblemente mejores que si tenían que ejercitar sin música.

Qué tipo de música conviene

La investigación no pretendía hacer un análisis de la música más adecuada. Intentaron que fuera los propios participantes los que seleccionaran la suya cada uno.

Para ello se le preguntó por cuál sería el estilo, el ritmo, el tempo y la melodía que más le motivaba para conseguir una lista de reproducción.

Había canciones de un amplio espectro, aunque todos se decantaron por aquellas con un ritmo marcado.

Algunos de los temas seleccionados fueron Addicted to you, de Avicii, Everyday, de A$ap Rocky, Run this town, de Jay-Z, Power, de Kanye West, Eye of the tiguer, de Survivor, y No one knows, de Queen of Stone Age.

La música altera la percepción

Los investigadores consideran que la mejora de los resultados podría deberse a que la música altera la percepción que uno mismo tiene de su esfuerzo.

La fatiga mental es habitual en la mayoría de nosotros y puede afectar de manera negativa en nuestras actividades diarias, incluyendo el ejercicio”, ha remarcado el doctor Shaun Phillips, uno de los autores.

Hay controversia sobre cómo mejora la música la actividad física

  • Es útil encontrar métodos para reducir este impacto negativo”, añade. Y la música confirma esa función de acicate.

Los resultados ratifican que escuchar temas que te motiven puede ser una forma para activar y mejorar tu capacidad al correr cuando estás mentalmente cansado”, resume el doctor.

¿Supone una mejora física?

Anteriormente ya se habían hecho algunos análisis sobre la mejora del rendimiento con música, pero siempre basados en una situación ideal en el que la persona está totalmente descansada.

  • Lo cierto es que hay todavía controversia sobre hasta qué punto tiene una repercusión real en los resultados y marcas.

Un estudio dirigido por la Escuela de Educación Física de Samsun (Turquía) concluía que la música no implicaba una mejora en el rendimiento físico.

Varios atletas a los que se les había puesto diferentes clases de música, lenta, con ritmo moderado y ritmo fuerte, mostraron niveles de resultados similares a cuando habían ejercitado sin música.

La música sea del ritmo que sea no mejora la capacidad en el ejercicio anaeróbico”, concluye el estudio.

En el otro extremo, un metaanálisis de varios estudios previos, llevado a cabo en la Universidad de Birminghan (Reino Unido) sostiene que sí tiene efectos beneficiosos.

  • Remarca que hay diversas opciones. En ocasiones se apunta a una manera de mantener la concentración en los momentos previos a la prueba.
  • También destaca la importancia de que la música sea la escogida por el propio deportista y no cualquier tipo de música.

En todo caso, tal como recalca el último estudio de Edimburgo, se hacen necesarios nuevos y más amplios trabajos.