investigacion sida2

Un paciente que era portador del VIH, el virus que provoca el sida, hace un año que no necesita la medicación para mantener el virus a raya. Los médicos lo dan ya por curado.

Se trata del segundo caso en que se consigue eliminar la enfermedad. En el 2008 ya hubo un paciente en Berlín que se curó después de un trasplante de células madre. Desde entonces los investigadores habían intentado sin éxito repetir la operación.

La clave ES una proteína

Los dos casos se han conseguido tras un trasplante de médula ósea en los que se han tratado a los pacientes por otra enfermedad. En el nuevo caso, un paciente de Londres tenía, además del virus, un cáncer de la sangre (el linfoma de Hodgkin).

Relacionado con este artículo

El VIH, gracias a la medicación, no avanza. Se queda latente en el cuerpo y, por tanto se convierte en una enfermedad crónica. Sin embargo, el cáncer que le detectaron sí avanzaba.

Gracias al trasplante de médula se ha podido curar el cáncer y el VIH.

Una proteína alterada evita que el virus puede infectar las células

Por eso se le sometió a un trasplante de un donante, que tenía una proteína anómala, la CCR5, que es a la que se engancha el virus a las células para infectarlas. Exactamente el mismo tipo de mutación que recibió el paciente de Berlín.

UN GRAN PASO PERO NO LA SOLUCIÓN

Esta mutación genética la tiene solo el 1% de la población. Se ha comprobado que consigue que estas personas no se infecten con el VIH.

  • El problema no es únicamente la dificultad de encontrar donantes con esta mutación. También el trasplante de médula ósea es muy arriesgado, con una mortalidad de casi el 50%.

Relacionado con este artículo

Sin embargo, “nos ha permitido entender mejor los mecanismos y abre vías de investigación”, explica el doctor Bonaventura Clotet, director de instituto IrsiCaixa, que ha participado en la investigación.

El paciente tras el trasplante regeneró todas las células sanguíneas, también las células inmunitarias, que son las que infecta el virus del sida.

Sin embargo remarca el doctor que “la estrategia no es aplicable a todo el mundo. Es una terapia de alto riesgo”.

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE?

“Es una gran noticia porque nos confirma que la enfermedad puede curarse -explica el doctor Clotet-. Permite especular que con lo que se aprenda de estos trasplantes y de cómo se elimina el virus podrá trasladarse luego a la población en general.”

Pero el doctor advierte que no hay que dejarse llevar por un optimismo excesivo: Es un camino. Hay varios más en marcha. Trabajamos mucho con vacunas terapéuticas combinadas con anticuerpos neutralizantes del virus, también con resultados prometedores”.

Es una gran noticia porque confirma que el sida podrá curarse

  • Por ejemplo, abre posibilidades de investigar con terapia genética. Se estudia extraer células de la persona con el VIH, manipular estas células para que se vuelvan resistentes a la infección y volvérselas a poner dentro del paciente.

UNA EUFORIA CONTENIDA

No se ha descubierto un mecanismo para eliminar por completo el VIH. Lo que se ha descubierto es que los que a los que se les trasplanta un médula ósea con células resistentes a la infección, el virus ya no se detecte.

Hay otros dos pacientes, todos en el anonimato, aunque se sabe que uno se está tratando en Düsseldorf (Alemania), que también parecen responder bien a este tipo de trasplante.

Relacionado con este artículo

Los investigadores se muestran reacios a hablar de una curación total. El paciente de Londres no necesita ya los tratamientos retrovirales que se usan para mantener el virus latente. “Pero eso no quiere decir que no se puede infectar por otro tipos de virus del VIH”, recalca el doctor Clotet.

  • Tampoco se puede descartar que quede algún virus escondido en el organismo.

¿CUÁL ES EL OBJETIVO AHORA?

Era importante demostrar que el sida se puede curar. El objetivo ahora es es poder eliminar las reservas del virus, allí donde se esconden en el cuerpo, a la espera de poder reproducirse en cuanto se deja uno de medicar.

De hecho, el paciente londinense volvió a tener el sida en cuanto le retiraron los fármacos retrovirales para poder tratar mejor el cáncer. De ahí que tuvieran que actuar con un método de tanto riesgo como el trasplante.

Se investiga cómo eliminar la reserva de virus que quedan latentes en el cuerpo

“Se acabará curando en unos años, seguro, pero habrá varias estrategias que nos lleven a este logro”, añade el doctor Clotet esperanzado.

Según la Organización Mundial de la Salud, hay unos 37 millones de personas infectados del VIH en el mundo. Se calcula que nueve millones no saben que son portadores del virus.

Tags relacionados