Con el asesoramiento de Luis Alberto Calvo, presidente de la Organización Colegial Veterinaria Española (OCV)

Por Eva Mimbrero, periodista especializada en salud

ola calor mascotas

Los casos de golpe de calor son "relativamente frecuentes" en las consultas veterinarias durante el verano, nos cuenta Luis Alberto Calvo, presidente de la Organización Colegial Veterinaria Española (OCV).

Sin duda el hecho de que, a diferencia de nosotros, perros y gatos no pueden transpirar por todo el cuerpo, hace que soporten peor las altas temperaturas.

  • "Disponen de pocas glándulas sudoríparas, situadas principalmente entre las almohadillas plantares de manos y pies, por lo que deben perder calor, fundamentalmente, a través de la respiración y el jadeo", afirma el veterinario.
  • "Esto provoca que su dificultad para disipar y luchar contra las altas temperaturas sea mayor", continúa.

Ciertas razas de perro, especialmente las que tienen el hocico chato (como por ejemplo los bulldogs o los carlinos), son más vulnerables al calor porque "su dificultad para respirar normalmente es mayor", advierte el especialista.

Un golpe de calor siempre es una urgencia que requiere de atención inmediata

El riesgo de golpe de calor también aumenta en los animales obesos, en los cachorros y en los que son ya muy mayores.

¿Podemos hacer algo nosotros para que nuestras mascotas no pasen tanto calor? Afortunadamente, con sencillas medidas como las que te mostramos a continuación es posible que su verano sea un poco más fresquito.

Evita los paseos en las horas centrales del día

Sin duda es una de las principales precauciones que hay que tomar, tanto para no exponerlos directamente al sol cuando más calienta como para prevenir posibles quemaduras en las almohadillas de sus patas (la temperatura del asfalto puede alcanzar hasta los 70º en los días más calurosos).

  • Si tu perro está acostumbrado a salir tres veces al día (una de ellas al mediodía) y no puede esperar a que sea más tarde, hazlo por las zonas cercanas a tu casa en las que haya más sombra y, si cabe la posibilidad, algo de césped. El paseo debe ser lo más corto posible.

Para el resto de paseos ten en cuenta, además, lo siguiente:

  • Lleva siempre contigo agua fresca para que beba si lo necesita. También puedes remojarle un poco con ella.
  • No cubras sus almohadillas para evitar el contacto directo con el suelo. Recuerda que "sudan" por ellas y, "si las tapas, podrías dificultar la transpiración", advierte el especialista.
  • Vigila que la nariz y otras zonas de la cara sin pigmentación o que no estén protegidas por el pelo no queden expuestas al sol. Puedes cubrirlas con una crema de protección solar para evitar quemaduras.

Viajes seguros en coche

Dejarse, por un descuido, a un perro o un gato en verano en el coche es, seguramente, uno de los principales temores de quienes tienen mascota. Y es que todos hemos oído alguna vez casos de animales que han estado graves (o que incluso han fallecido) por este motivo.

"Nunca hay que dejar a un animal en el coche en verano, aunque sea pocos minutos"

El interior de los vehículos puede convertirse en un auténtico horno.

  • Según datos de un estudio llevado a cabo en Estados Unidos, al cabo de una hora al sol los asientos de los coches pueden superar incluso los 60º C de temperatura.

    Las cifras también son alarmantes si se dejan a la sombra, donde han comprobado que en ocasiones se superan los 45º C.

Para minimizar el calor que pueden pasar durante los trayectos en coche, lo ideal es disponer de aire acondicionado. Y, si no es posible, hay que vigilar que la zona en la que viaje el animal (ya sea en el maletero o en los asientos de atrás) esté bien ventilada.

  • Si el viaje es largo, "hay que parar cada cierto tiempo para ofrecerle bebida fresca y una zona de sombra", recomienda el presidente de la OCV.

Señales del golpe de calor

Temperatura elevada, mucosas de un color rojo intenso o granate, jadeo excesivo, debilidad, vómitos o incluso convulsiones son sus síntomas principales y, ante ellos, hay que acudir urgentemente a un centro veterinario.

  • Durante el trayecto, si podemos, "hemos de mojarles todo el cuerpo con agua que no esté fría, masajearles la superficie corporal y aplicar aire con un ventilador o un abanico –aconseja el veterinario–.Y, si en animal está consciente, ofrecerle agua fresca".

Precauciones en casa

Las mascotas pueden sufrir un golpe de calor también dentro de casa. Para evitarlo...

  • "Lo más importante es que tengan agua fresca a libre disposición para que puedan refrescarse y evitar, así, la deshidratación", advierte el presidente de la OCV. Vigila no dejar el cuenco de agua en una zona de la casa en la que dé el sol.
  • "No deben permanecer en habitaciones pequeñas, calurosas y sin ventilación", continúa el experto. Esto es válido tanto para perros y gatos como para otro tipo de animales de compañía como pájaros, hámsters...

Tags relacionados