¿Las ojeras te avisan de alguna enfermedad?

Las ojeras oscuras pueden deberse a diversos factores. A menudo son un rasgo genético, pero también pueden aparecer debido a malos hábitos o pueden ser un signo de algún problema de salud.

Actualizado a
¿Las ojeras te avisan de alguna enfermedad?
Gettyimages
Dr. Francisco Marin
Dr. Francisco Marín

Médico de Atención Primaria

Las ojeras (es decir, un color más oscuro de lo habitual debajo de los ojos) son una preocupación estética para muchas personas. Pueden aparecer por diversos factores, algunos inevitables (como el envejecimiento o la genética) y otros que se pueden prevenir (como la falta de sueño o el estrés).

De hecho, en algunas familias es normal que aparezca esa pigmentación excesiva bajo los ojos –que en lenguaje médico denominamos hipercromía del anillo orbitario o melanosis periorbitaria– porque es un rasgo genético.

Se hereda el tono alrededor de los ojos –en realidad, la cantidad de melanina, el pigmento de la piel– o una configuración facial concreta que hace que esa parte de la cara quede en sombra. Ambas cosas hacen que los surcos bajo los ojos parezcan más oscuros.

Sin embargo, y aunque es cierto que no suelen indicar nada grave, en algunos casos pueden ser un síntoma de algún problema de salud.

Ojeras: un aviso sobre el estilo de vida

Las ojeras pueden ser una señal de que hay ciertos aspectos de tu día a día que debes mejorar.

  • Por ejemplo, lo más obvio es que te estén diciendo que tu sueño no es reparador. Cuando dormimos poco o mal, se dilatan los vasos sanguíneos que discurren bajo esa fina piel.
  • También ocurre cuando se toman ciertos medicamentos (antihipertensivos o corticoides), cuando bebemos alcohol o entre fumadores.
  • Mirar demasiado tiempo el ordenador o el teléfono móvil puede dar lugar igualmente a ese tono más oscuro en el párpado inferior por una falta de oxigenación del área.
  • Otro mal hábito que puede provocar las ojeras es frotarse los ojos. En muchos casos es consecuencia de la sobreexposición a las pantallas, ya que cuando las estamos mirando fijamente parpadeamos menos de lo que deberíamos, el ojo se reseca y sentimos picor. Es el momento de parpadear, de hacer ejercicios visuales o de echarte agua fresca. Pero no los frotes.

Y finalmente, una de las causas que pasa más desapercibida: revisa tus cosméticos. Estar usando una crema facial o un contorno de ojos inadecuado puede alterar esa fina piel y que las ojeras “broten”.

Ojeras por falta de hierro

Si desplazamos hacia abajo el párpado inferior, verás que la conjuntiva (la membrana que cubre la cara interior de los párpados y parte del ojo) está blanquecina y el rostro también estará pálido, pero las ojeras pueden oscurecerse porque el oxígeno no llega bien a los tejidos.

Un déficit de vitamina B12 también puede estar detrás de esta manifestación cutánea tan común. Recuerda que este nutriente se encuentra en los productos de origen animal.

Ojeras a causa de una dermatitis

Las ojeras pueden ser, en realidad, una melanocitosis dérmica postinflamatoria debida a una dermatitis de contacto o a una dermatitis atópica.

Son más visibles debido a la inflamación que acompaña a esas alteraciones de la piel, pero pueden intensificarse al usar corticoides tópicos durante varios días para intentar rebajar el proceso inflamatorio.

La alergia puede causar ojeras

Cuando una alergia nos congestiona y provoca que respiremos peor, se produce la hinchazón de algunos tejidos blandos, también de los que rodean los ojos. Eso ocasiona, a su vez, un drenaje deficiente y un mal flujo sanguíneo.

Cualquier dolencia que implique una mala respiración puede provocar que esa zona se oscurezca por falta de oxígeno

En esas condiciones, es habitual que la zona alrededor de los ojos se oscurezca. La persona puede notar, incluso, que esas ojeras van y vienen con las estaciones, igual que hace la alergia.

Ojeras por un problema de tiroides

Tanto el hipotiroidismo (cuando la glándula tiroides no produce suficiente cantidad de ciertas hormonas) como el hipertiroidismo (el caso contrario) pueden afectar a la piel de los párpados.

  • En caso de hipotiroidismo, la piel se engrosa, se abulta porque se deposita más grasa.
  • Con el hipertiroidismo se da una regeneración acelerada de las células de la piel y eso da lugar a una mayor atrofia y alteración en el tono (que también afectaría a otras zonas del cuerpo).

Haz esta prueba en tus ojeras

Coloca el dedo índice sobre el párpado inferior, en el surco palpebromalar, y aprieta ligeramente. Mantén la presión y cuenta veinte. ¿Qué ha ocurrido?

  • Si el enrojecimiento o la zona oscura no han desaparecido al levantar el dedo, se trata de una afectación de la piel propiamente dicha (epidermis y dermis).
  • Si desaparecen momentáneamente con esa presión, es que se ha dado una dilatación vascular. ¿Y eso qué significa? Pues que se han producido algunas de las circunstancias que te he explicado a lo largo de este informe.

El siguiente paso es averiguar cuál y ponerle remedio, consultando con tu médico si no fuera solo una cuestión que afecte a los hábitos.