Por Eva Carnero

fiebre amarilla

Para los que vivimos en Europa, planear viajes de vacaciones a África y Sudamérica nos resulta algo excitante ya que lo relacionamos con exotismo y aventura. Y será así depende del destino que elijas, pero también según donde vayas debes planificar las vacunas que corresponden.

Muchos de estos destinos acarrean ciertos riesgos para la salud del viajero, la mayoría de ellos, relacionados con el contagio de enfermedades infecciosas.

  • Una de estas enfermedades es la fiebre amarilla, llamada así porque "los pacientes suelen presentar fiebre e ictericia, que produce un color amarillento de la piel", apunta el Doctor Fernando Salvador, adjunto del Servicio de Enfermedades Infecciosas (Unidad de Medicina Tropical) del Hospital Universitario Vall d'Hebron (Barcelona), PROSICS Barcelona y miembro de la junta directiva de la SEMTSI(Sociedad Española de Medicina Tropical y Salud Internacional).

¿Cómo se contagia la fiebre amarilla?

Tal y como explica el experto, esta enfermedad es una infección producida por el virus de la fiebre amarilla, un virus RNA de la familia de los Flavivirus.

  • La forma en que se transmite es a través de la picadura de un mosquito del género Aedes (principalmente Aedes aegypti).

¿Cuáles son sus síntomas?

Uno de los problemas añadidos que presenta la fiebre amarilla está relacionado con la sintomatología. Y es que, esta enfermedad es en muchos casos es asintomática. Por esta razón, lo más conveniente es la prevención mediante la vacunación.

Ahora bien, en aquellos casos que sí afloran síntomas, según el Dr. Salvador, los más frecuentes serán: fiebre, cefalea, dolores musculares, síntomas digestivos (náuseas, vómitos, dolor abdominal).

  • Sólo cuando la enfermedad reviste mayor gravedad (es un número minoritario de todos los casos), la persona infectada puede sufrir fenómenos hemorrágicos, afectación renal y hepática (con ictericia).

La infección genera inmunidad, por lo que no se debería volver a contraer otra vez en caso de reinfección

  • Estos síntomas suelen aparecer tras el período de incubación, que oscila entre 3 y 6 días. Una vez aparecen, "frecuentemente desaparecen a los 3 o 4 días. Sin embargo, en los casos más severos, vuelven pasadas 24 horas y, en ocasiones, lo hacen con tal virulencia que puede llevar a la muerte".

¿Es una enfermedad grave?

Según el Dr. Salvador, "aproximadamente el 15% de los pacientes presentarán síntomas graves, y de ellos, alrededor del 50% morirán". Además, en aquellos casos en los que la persona infectada es especialmente frágil o cuenta con otras patologías, la mortalidad puede ser mayor. "En este grupo entrarían los pacientes inmunodeprimidos, embarazadas o personas con edades extremas (niños y ancianos)".

Qué tratamiento tiene

Una vez contraída la fiebre amarilla, solo nos queda pasarla. Y es que esta enfermedad no tiene ningún tratamiento específicos. "Solo en los casos graves -apunta el experto- requiere de tratamiento de soporte, especialmente para mantener la hidratación y control de las hemorragias".

  • Por otro lado, en principio, la infección genera inmunidad, por lo que, si la pasas, no se debería volver a contraer otra vez en caso de reinfección.

¿Se puede prevenir?

No solo se puede. De hecho, es necesario hacerlo.

  • Esta enfermedad es endémica en 47 países de África y 13 de América Central y Sudamérica. Si tu destino es uno de ellos, probablemente sea obligatoria la vacunación, medida implantada con el fin de evitar que los viajeros propaguen la enfermedad a sus países de origen.

La vacuna de la fiebre amarilla es segura y muy eficaz. Además, una sola dosis es suficiente para conferir inmunidad y protección de por vida, sin necesidad de dosis de recuerdo.

  • Ahora bien, ¿cuál es el protocolo de vacunación para la fiebre amarilla? "En general, cualquier vacunación se aconseja que se realice con un mes de antelación (mínimo 15 días). Esta vacunación no suele tener efectos adversos, aunque como en todos los casos, pueden darse de forma excepcional", sostiene el doctor.

Para vacunarse resulta fundamental tener en cuenta las circunstancias específicas de cada persona. Se valora el riesgo particular en pacientes con alguna enfermedad de base, personas de edad avanzada o niños pequeños.

CÓMO PREPARARSE PARA UN VIAJE A UN PAÍS DE RIESGO

A continuación incluimos algunos consejos que la Clínica Mayo recomienda tener en cuenta antes y después de viajar a una zona donde la fiebre amarilla es una enfermedad endémica:

  • Antes de viajar

Averigua si en la zona donde vas a viajar hay fiebre amarilla. Para ello, consulta con un médico al menos cuatro semanas antes de hacer la maleta.

En el caso de que no te dé tiempo a vacunarte, el médico podrá darte consejos para protegerte durante tu estancia.

  • Después de viajar

Tanto si muestras síntomas leves como si son severos, acude siempre a la consulta del médico si has viajado a una zona donde se sabe que hay fiebre amarilla.

Tags relacionados