Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

¿La vacuna para la Covid es menos efectiva si tienes artritis?
iStock by Getty Images

Un reciente estudio sugiere que las personas que toman metotrexato, un tratamiento habitual para enfermedades como la artritis reumatoide, la psoriasis o la artritis psoriásica, no logran una respuesta inmunitaria adecuada cuando reciben la vacuna de ARN mensajero para la Covid-!9.

Cabe matizar que el estudio es reducido y no se puede establecer una relación de causa efecto. Pero aún hay más matices: es normal que a estas personas les genere menos protección la vacuna, de hecho ya se ha visto que esto pasa con otras vacunas como la de la gripe.

Esto no implica que no se deban vacunar. Ahora bien, es probable que deban alterar la pauta de medicación cuando vayan a recibir la vacuna.

metotrexato y efectividad de la vacuna

El estudio que sugiere esta relación ha sido publicado en la revista Annals of Rheumatic Diseases y se trata de un trabajo observacional.

Los investigadores comprobaron el efecto de la vacuna de Pfizer en personas sanas, en pacientes con artritis que seguían tratamientos sin metotrexato, y en pacientes que sí tomaban este fármaco.

  • Observaron que en los sanos y en los que no tomaban este medicamento se produjeron unos niveles adecuados de anticuerpos en más de un 90% de ellos.
  • Pero entre los que tomaban metotrexato, solo un 62% obtuvo un nivel de anticuerpos frente a la Covid idóneo tras recibir la vacuna.

Además, la vacuna indujo una buena respuesta de linfocitos T (otra vía de defensa del organismo) en todos ellos menos en los que tomaban metotrexato.

¿Por qué es menos efectiva la vacuna?

Desde Global Healthy Living Foundation (GHLF), una gran organización americana que agrupa a una red de miles de pacientes con artritis (CreakyJoints.org), señalan que, para empezar, es normal que una persona con artritis reumatoide tenga una respuesta más débil a la vacuna.

No hay que olvidar que la artristis reumatoide pertenece al grupo de las enfermedades inflamatorias inmunomediadas. En estas patologías hay una activación del sistema inmunitario que provoca una inflamación persistente.

Y es esa condición autoinmune la que, según señalan dese GHLF, podría disminuir la capacidad del organismo para tener una respuesta tan fuerte a la vacuna como una persona sana, al margen de la medicación que tomes.

  • A pesar de ello, la recomendación es que debes ponerte igualmente la vacuna aunque tengas artritis y estés tomando fármacos inmunomoduladores porque cualquier protección contra el virus es mejor que nada.

¿La vacuna podría provocar un brote?

La enfermedades inflamatorias automediadas como las artritis o la psoriasis cursan con brotes. En determinadas épocas los síntomas se reducen y en otras se intensifican.

Hay factores que favorecen que se desencadene un brote y la vacuna de la Covid-19 podría ser uno de ellos aunque no hay estudios que así lo indiquen.

Aún así, la guía del American College of Rheumatology (AcR) aconseja vacunarse porque, nuevamente, los beneficios son mayores que los riesgos.

¿Tienes que cambiar tu medicación para vacunarte?

Si tienes artritis reumatoide, suspender temporalmente la toma de medicamentos inmunosupresores al recibir la vacuna podría ayudar a aumentar su efectividad.

Sin embargo, en ningún caso conviene que lo hagas sin consultarlo con tu médico. Si tu enfermedad no está bien controlada y dejar de tomar los fármacos te provoca un brote, puede que no te compense hacerlo y tu médico no te lo aconseje.

Según la guía del Colegio Americano de Reumatología (ACR), se pueden realizar las siguientes modificaciones de tratamiento pero, insistimos, debes consultarlo con tu médico:

  • Metotrexato: puede dejarse de tomar una semana después de cada dosis de la vacuna.
  • Inhibidores de JAK (Xeljanz, Olumiant, Rinvoq): también puede omitirse el tratamiento durante una semana después de cada dosis.
  • Abatacept (Orencia) inyectable: el consejo es omitirlo solo una semana antes y después de la primera dosis de la vacuna.
  • Rituximab(Rituxan): la vacuna debe ponerse 4 semanas antes de la siguiente infusión. Después hay que posponer la siguiente infusión de 2 a 4 semanas después de la segunda dosis de la vacuna.
  • Infusión de ciclofosfamida: debe administrarse una semana después de cada dosis de la vacuna Covid-19.