Por Eva Mimbrero, periodista especializada en salud

11 falsos mitos sobre el asma que debes conocer
iStock by Getty Images

Dificultad respiratoria, tos, pitidos al respirar y sensación de ahogo son los síntomas más frecuentes del asma, un trastorno con una gran incidencia a nivel mundial.

Pese a esta alta prevalencia, siguen circulando falsos mitos en torno a él. Precisamente con el objetivo de dar a conocer mucho mejor este trastorno, desde la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) han preparado el documento Desmitificando el asma, con motivo del día mundial de esta enfermedad, que se celebra el 5 de mayo.

Se calcula que el asma afecta aproximadamente a 3 millones de españoles

¿Pero qué ideas erróneas siguen manteniéndose hoy en día? Según esta entidad son las siguientes:

1. La alergia y el asma no tienen nada que ver

Se ha demostrado que hasta el 70% de los pacientes con asma presentan alergia respiratoria asociada al trastorno, afirman en el documento.

  • Algunas de las causas más frecuentes que provocan esta reacción alérgica son el polen, los ácaros del polvo, los epitelios de animales (presentes en la piel, la caspa o la saliva) o ciertos hongos ambientales.
  • Ante la sospecha de que el asma es de origen alérgico, conviene pedir cita con un alergólogo para acabar de confirmarlo.

2. El tratamiento se usa solo ante una crisis

Desde la SEAIC dejan muy claro que el asma es una enfermedad crónica con diferentes tipos de tratamientos.

  • Es cierto que los de rescate se dan para aliviar los síntomas de un ataque de asma. Pero otros, conocidos como tratamientos de mantenimiento, no solo tratan los síntomas, sino que también actúan disminuyendo la inflamación asociada al asma.

3. El asma infantil siempre desaparece al crecer

En algunos casos de asma infantil los síntomas suelen mejorar al llegar a la edad adulta porque la respuesta del sistema inmunológico cambia al crecer. En otros se debe al tratamiento, que puede disminuir totalmente los síntomas del asma alérgico.

El asma afecta al 10-12% de los niños, y su incidencia está aumentando

  • "No obstante, en un porcentaje de pacientes el asma vuelve a 'aparecer' en la edad adulta y, en otros casos, nunca desaparece", aclaran desde la SEAIC.

4. solo perjudica a los pulmones

No es así: es una enfermedad sistémica que afecta a todo el organismo, produciendo una tendencia a la inflamación generalizada.

  • Dentro de las vías respiratorias, no solo repercute en los bronquios pulmonares: la nariz también puede inflamarse.

5. Si tienes asma, no debes hacer ejercicio

Más bien es todo lo contrario: practicar deporte mejora la resistencia respiratoria y la tolerancia a la actividad física.

  • "El entrenamiento reduce la necesidad de medicación, el absentismo escolar y laboral y la sensación de ahogo por el fortalecimiento de la musculatura torácica", afirman desde la entidad.

¿Pero qué pasa cuando el desencadenante del asma es, precisamente, el ejercicio físico? En estos casos, "el uso de un tratamiento adecuado para controlar los síntomas facilita que se pueda hacer deporte", argumentan.

6. La ansiedad es una de sus causas

No puede originar el asma, pero sí empeorar los síntomas.

  • "La activación del sistema nervioso que produce la ansiedad puede provocar un estímulo reflejo de broncoconstricción y la aparición de tos, sibilancias...", aclaran en el documento.
  • "Estos síntomas responden bien a la medicación broncodilatadora, lo que ayuda a diferenciar esta 'falta de aire' de la que provoca la ansiedad", matizan.

7. La medicación de rescate puede curar el asma

Puede aliviar los síntomas, pero no trata la inflamación. Por eso, pasado un tiempo, la disnea, las sibilancias, la opresión en el pecho y la tos pueden volver a aparecer.

  • Hay que tener en cuenta, eso sí, que hoy en día puede utilizarse medicación de mantenimiento (que sí tiene efecto antiinflamatorio) también como rescate, que evita o retrasa la aparición de los síntomas. Pero esto no significa que "cure" la enfermedad.

8. Puede tratarse con suplementos dietéticos

"Los suplementos dietéticos no han demostrado ser útiles en el tratamiento del asma", afirman desde la entidad.

  • Aunque se están investigando ciertos productos, como los probióticos, "en ningún caso deben ser utilizados como tratamiento único para el asma", remarcan. En todo caso, antes de tomarlos hay que consultarlo siempre con el médico.

9. El asma alérgico desaparece en la costa

No tiene por qué. De hecho hay ciertos desencadenantes, como la alergia a los ácaros del polvo, que están más presentes en zonas con alto grado de humedad, como las costeras.

10. Las mascarillas empeoran el trastorno

No solo no lo empeoran, sino que que se ha demostrado que las FFP2 y las FFP3 protegen frente a las partículas de polen que pueden provocar asma si eres alérgico a ellas.

  • No obstante, "debido a lo poco habituados que estamos a ellas, es normal que los pacientes asmáticos sean más susceptibles a percibir la diferencia de flujo aéreo, cambios en la humedad o temperatura del aire que inspiran, cosa que si les obsesiona puede provocar hiperventilación y sensación de falta de aire", aclaran los especialistas de la SEAIC.

Lógicamente, habituarse a ellas, algo que muchas personas han logrado durante estos últimos meses, mejora su tolerancia.

Tags relacionados