Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

No todos los pacientes que han sufrido neumonía por Covid necesitan corticoides
iStock by Getty Images

Tres de cada 10 pacientes que ingresan en la UCI por Covid presentan secuelas en los pulmones una vez superada la fase aguda de la enfermedad.

El tratamiento habitual para lo que se conoce como neumonía organizada son los corticoides. Se toman durante meses y es lo que se viene administrando por defecto a estos enfermos.

Ahora, un estudio de Vall d'Hebron ha demostrado que no todos los pacientes de este tipo necesitarían tomarlos, ahorrándose así los efectos secundarios que comportan.

Mediante unas biopsias se ha analizado qué personas tienen realmente daño en el pulmón para recomendar, si es necesaria, la administración de corticoesteroides como tratamiento.

Algo que podría hacerse extensivo en los hospitales antes de recomendar cortisona a estos enfermos.

La neumonía de la Covid

Uno de los riesgos que conlleva la Covid-19 es la persistencia de secuelas una vez superada la fase aguda de la infección.

  • La más habitual es la llamada neumonía organizada, un tipo de enfermedad pulmonar que se caracteriza por una inflamación muy importante que afecta al tejido que se encuentra alrededor de los alvéolos.
  • La inflamación impide que se expandan correctamente durante la inhalación y, por lo tanto, dificulta la función pulmonar y la captación de oxígeno.

El tratamiento recomendado es la administración de corticoesteroides para evitar que se desarrolle fibrosis pulmonar.

  • La fibrosis pulmonar provoca cicatrices en el pulmón. Estas cicatrices hacen que el pulmón, que es esponjoso, se vuelva rígido y tenga dificultades para inflarse y desinflarse.
  • Los músculos implicados en la respiración tienen que trabajar mucho, lo que provoca dificultad para respirar y sensación de ahogo al mínimo esfuerzo.

Los corticoides son claves para frenar la progresión de la fibrosis pero, tal y como alertan desde Vall d'Hebron, es importante identificar qué pacientes necesitan realmente la terapia, ya que requiere altas dosis de fármaco durante meses y conlleva un riesgo elevado de efectos secundarios.

Evaluar el daño pulmonar

El estudio de Vall d'Hebron ha permitido confirmar, mediante unas biopsias, las personas que han sufrido Covid-19 y que presentan este daño en los pulmones y diferenciarlas de las que tienen pulmones sanos.

Los resultados permiten administrar la terapia con corticoesteroides solo en los casos en que se necesita y evitar así efectos secundarios derivados.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores estudiaron a 757 pacientes al menos 3 meses después de su hospitalización por Covid. A todos se les realizó una TAC torácica, así como pruebas para evaluar la función pulmonar.

En caso de que los resultados mostraran que podría haber afectación intersticial en los pulmones, se les practicaban unas biopsias mediante broncoscopia para llegar, con un tubo a través de la tráquea, al interior de los pulmones.

Las biopsias se realizaron en 50 pacientes y las muestras obtenidas permitieron identificar diferentes niveles de daño intersticial en los pulmones.

Corticoides, solo cuando son necesarios

Gracias a las biopsias se observó que 30 personas (un 60% del total) tenían un daño grave en el pulmón y, así pues, necesitaban tratamiento con corticoesteroides, pero había 17 personas (un 34%) que no lo necesitaban.

"Gracias a haber hecho las biopsias mediante broncoscopia evitamos la administración de corticoesteroides a 17 personas que, inicialmente, según el resultado en la TAC y las pruebas funcionales respiratorias, estaba recomendada".

"Es importante la confirmación del daño pulmonar para saber si el tratamiento está recomendado y evitar, así, efectos secundarios innecesarios", afirma el Dr. Mario Culebras, médico especialista del Servicio de Neumología del Hospital Universitario Vall d'Hebron e investigador del grupo de Neumología del VHIR.

La utilidad de las biopsias

Esta ha sido la primera vez que se han analizado muestras de biopsias en pacientes vivos después de sufrir la Covid-19, lo que ha permitido evaluar las secuelas que han quedado en el tejido pulmonar.

Estas pruebas son muy útiles pero solo se habían realizado en autopsias de pacientes, la mayoría de los cuales habían muerto durante la fase aguda de la enfermedad.

"Conocer esta afectación en los pulmones después de neumonía grave por Sars-CoV-2 es importante para iniciar una terapia específica y disminuir las secuelas", concluye el Dr. Culebras.