¿Las luces intermitentes pueden provocar ataques de epilepsia?

La luces intermitentes de los festivales de música electrónica o de las discotecas (luces estroboscópicas) cada vez son más habituales en escenas de series de televisión, películas o videojuegos y pueden provocar ataques epilépticos en personas sensibles.

Actualizado a
Dr. Francisco Marin
Dr. Francisco Marín

Médico de Atención Primaria

Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

¿Las luces puede provocar ataques de epilepsia?
iStock by Getty Images

Los ataques de la epilepsia fotosensible se producen por estímulos visuales, sobre todo luces intermitentes tipo flash.

Cada vez es más habitual que algunas series de televisión, películas o videojuegos adviertan del efecto que pueden provocar las luces intermitentes que emiten en personas con epilepsia fotosensible. Este tipo de luces pueden desencadenar una crisis epiléptica, por lo que deben tomarse precauciones para evitarlo.

¿Qué es la epilepsia fotosensible?

La epilepsia fotosensible es un tipo de epilepsia cuyos ataques se producen como consecuencia de estímulos visuales, sobre todo luces intermitentes tipo flash. El mecanismo cerebral que controla la reacción a la información visual no funciona correctamente en las personas con epilepsia fotosensible.

Según los expertos, para que este tipo de luz provoque un ataque debe tener un frecuencia de parpadeo entre los 15 y los 20 hercios por segundo, aunque varía en función de cada persona.

La epilepsia fotosensible se popularizó a raíz de lo sucedido en Japón en 1997, cuando cientos de niños sufrieron crisis epilépticas mientras veían un capítulo de los dibujos animados de Pokémon en televisión.

Según el Grupo de Epilepsia de la Sociedad Española de Neurología, se presenta en uno de cada 4.000 habitantes, en el 5% de las epilepsias, con mayor incidencia entre los 7 y 19 años y en mujeres. En los niños suele producirse porque se sientan muy cerca de la televisión y perciben más destellos, por eso es aconsejable que se alejen de la pantalla.

¿Qué tipo de luces pueden provocar ataques de epilepsia?

La Sociedad Española de Neurología señala que los ataques de epilepsia fotosensible pueden producirse tras la exposición a luces intermitentes, parpadeantes o relampagueantes (principalmente rojas), ya sean naturales o artificiales.

  • Los destellos que provoca la luz solar entre los árboles al ir en coche; o los que pueden aparecer en videojuegos, pantallas de ordenador, cine o televisión pueden desencadenar una crisis.
  • Las luces estroboscópicas, la iluminación típicamente usada en conciertos de música electrónica o discotecas, puede llegar a triplicar el riesgo de sufrir ataque epiléptico según algunos estudios.

¿Qué es la luz estroboscópica?

La luz estroboscópica es una fuente luminosa que emite destellos muy breves que se suceden muy rápidamente y se usa para producir exposiciones múltiples de las fases de un movimiento.

Este tipo de luces son habituales en festivales de música y discotecas; pero cada vez son más las series de televisión, las películas o los videojuegos que alertan de su uso. Un ejemplo es la popular serie de Netflix "El juego del calamar", que advierte de los riesgos de una escena con luz estroboscópica, concretamente una secuencia del capítulo 4 con destellos de luz que forman un efecto similar al de las luces de las discotecas.

¿Cómo evitar que las luces provoquen un ataque de epilepsia?

El Grupo de Epilepsia de la Sociedad Española de Neurología ofrece las siguientes recomendaciones para evitar las crisis en personas con epilepsia fotosensible:

  • Mira la televisión y pantallas similares en salas bien iluminadas y a la distancia adecuada (por ejemplo 2,5 metros en pantallas de 19 pulgadas).
  • Usa el mando a distancia y, si tienes que acercate mucho a la pantalla, tapa un ojo con la palma de la mano.
  • Evita mirar una pantalla durante mucho tiempo, sobre todo si estás cansado o somnoliento.
  • Taparse un ojo también es útil, por ejemplo, en discotecas u otras situaciones de estímulos luminosos que no puedes controlar.
  • Las pantallas de TFT, plasma y pantallas con frecuencias de más de 50 Hz también parece que reducen significativamente la respuesta fotosensible.
  • Fármacos como el ácido valproico, el levetiracetam, la lamotrigina y el clonazepam son eficaces en el tratamiento de la respuesta fotoparoxística.
  • Las lentes azules que filtran la luz roja han mostrado también su eficacia en el control de las crisis de epilepsia fotosensible.