Asesorado por el Dr. Pablo Parente, coordinador del Grupo de Trabajo de Tiroides de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC)

Por Soledad López, periodista especializada en salud

cancer tiroides mujer

El cáncer de tiroides es el noveno tumor más prevalente en el mundo y en España hay entre 3.000 y 6.000 nuevos casos cada año.

Afortunadamente, un 90% de los cánceres de tiroides tiene buen pronóstico y solo en un 2% de los casos puede llegar a ser muy agresivo.

El doctor Pablo Parente, coordinador del Grupo de Trabajo de Tiroides de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) nos explica los detalles de este tumor y las opciones de tratamiento.

tipos de cáncer de tiroides

El cáncer de tiroides agrupa a todos aquellos tumores que nacen en la glándula tiroides, situada justo en medio de la parte baja de cuello, al lado de la tráquea y por debajo de la laringe.

Esta glándula tiene fundamentalmente dos clases de células –foliculares y medulares–, y en función de las células que malignicen se desarrollará un tipo de cáncer de tiroides u otro.

  • Cáncer papilar de tiroides. Es el más común y surge de las células foliculares, que producen las hormonas de la tiroides. Es más común entre los 30 y los 50 años.
  • Cáncer folicular de tiroides. También se desarrolla en las células foliculares y es más habitual a partir de los 50. Los médicos suelen referirse al cáncer papilar de tiroides y al folicular como cáncer diferenciado de tiroides.

La gran mayoría de los cánceres de tiroides son tumores diferenciados

  • Cáncer medular de tiroides. Se origina en las células medulares o células T, que producen la hormona calcitonina. Es bastante menos común que los anteriores.
  • Cáncer anaplástico de tiroides. Comienza en las células foliculares y es uno de los tumores más agresivos que se pueden desarrollar en el organismo porque puede hacer metástasis en el cuello y otras zonas como el pulmón o los huesos.

"El tumor anaplástico tiene muy mal pronóstico pero por suerte solo supone un 2% de los casos. Más del 95% de los pacientes de cáncer de tiroides tienen buen pronóstico, es decir, se curan a los 5 años del diagnóstico", asegura el Dr. Parente.

así avisa el cáncer de tiroides

El cáncer de tiroides no da síntomas a no ser que esté avanzadísimo, por eso la pista que debe empujarnos a acudir enseguida al médico es descubrir un nódulo en el cuello.

"El tiroides es un órgano blando, por tanto los cambios que se originan en él se manifiestan en forma de nódulos que pueden ser benignos o malignos. Todos los cánceres de tiroides nacen de un nódulo pero no todos los nódulos son un cáncer de tiroides. En todo caso, un nódulo siempre debe analizarse", aclara el Dr. Parente.

Por ello es importante explorarse el cuello con frecuencia realizando una palpación. "A no ser que se tenga un cuello muy ancho, un nódulo de más de 1 cm es siempre palpable al tacto y debe ser valorado por el médico de cabecera, que decidirá si lo deriva al otorrinolaringólogo. Debe quedar claro que un bulto en el cuello no es algo normal", insiste el Dr. Parente.

Como decíamos, solo si el tumor avanza puede da otros síntomas porque:

  • Oprime la laringe y provoca afonía.
  • Invade la tráquea y dificulta la respiración.

"Nunca debería llegarse a este extremo, pero todavía vemos pacientes así. Lo ideal es tratar el nódulo antes de que invada otras zonas. Si esto ocurre el pronóstico empeora y el tratamiento es más difícil", subraya el especialista.

Factores de riesgo del cáncer de tiroides

Los principales factores que disparan el riesgo de cáncer de tiroides son:

  • La radiación en la zona del cuello. En zonas donde han habido accidentes que han provocado altos niveles de radiación como Chernóbil o Japón se ha observado un gran aumento del cáncer de tiroides. Haber recibido radiación como tratamiento de otro tumor también eleva el riesgo.
  • Déficit de yodo. Por eso se aconseja el consumo de sal yodada, sobre todo cuando la dieta no puede incluir suficiente pescado.
  • La edad y el sexo. El cáncer de tiroides es más frecuente entre mujeres de 30 y 50 años, aunque se desconoce la causa.
  • La genética. Los tumores medulares pueden tener un origen genético.

Cómo es la cirugía de cáncer de tiroides

En la mayoría de los casos, el cáncer de tiroides se trata y se cura con cirugía. El Dr. Pablo Parente nos da los detalles de esta intervención:

  • La tiroidectomía consiste en la extirpación de la glándula. Se trata de una cirugía mínimamente invasiva que se practica con técnicas endoscópicas o robóticas con una mínima incisión en el cuello, la boca o la axila. El objetivo es no dañar los tejidos cercanos y que la recuperación sea muy rápida.
  • ¿Pueden haber secuelas? No hay que olvidar que por la situación del tiroides pueden verse afectados los nervios laríngeos (lo que provocaría una afonía permanente), o las glándulas paratiroideas (tienen el tamaño de una lenteja, están pegadas al tiroides e influyen en el metabolismo del calcio). "Las cirugías actuales son tan precisas que reducen al máximo el riesgo de secuelas", aclara el Dr. Parente.

Las cirugías actuales son mínimamente invasivas y evitan secuelas

  • ¿Hay que extirpar toda la glándula? La tiroidectomía puede ser total o parcial. Si se extirpa toda la glándula, habrá que tomar medicación toda la vida para suplir su función. Pero si no se extirpa toda la glándula puede funcionar sin ayuda de fármacos. "Quitarla por completo o no dependerá de lo maligno que sea el tumor. Actualmente hay herramientas como los test genéticos que ayudan a pronosticar ese grado malignidad", asegura Parente.

¿Son necesarios tratamientos complementarios?

Un porcentaje de estas cirugías se acompañan con tratamientos de yodo radiactivo.

  • Las células del tiroides tienen la capacidad de atraer y almacenar yodo, por lo que al administrar yodo radiactivo se provoca la muerte de las células cancerígenas que puedan quedar.
  • Basta con una dosis oral. Este tratamiento no provoca ningún efecto secundario ya que se elimina por la orina.

En unos pocos casos la cirugía no es la solución y los tratamientos con yodo radiactivo no funcionan. Es entonces cuando se recurre a fármacos quimioterápicos para tratar el tumor.

El Dr. Parente recuerda que el cáncer de tiroides "tiene buen pronóstico y afecta a personas jóvenes y sanas, por eso es importante mantener la calidad de vida del paciente". Y para ello, insiste, es muy importante que existan unidades de tiroides –desde la SEORL-CCC se está trabajando en ello– dirigidas por un otorrinolaringólogo-cirujano de cabeza y cuello y que incluyan varios especialistas para que el enfermo reciba un tratamiento integral que evite complicaciones.

Tags relacionados