prevenir canceres digestivos

Actualizado el

prevenir canceres digestivos

Cada año se diagnostican 62.000 casos de cánceres digestivos en España. Son los tumores más comunes en Occidente. De hecho, en España el cáncer más frecuente afecta al aparato digestivo: el cáncer de colon.

La buena noticida es que, tal y como ha reconocido la comunidad médica, casi la mitad de esos tumores podrían evitarse con unos hábitos saludables.

Saber Vivir ha revisado los últimos estudios y ha recopilado los mejores consejos para alejar este tipo de tumores. Y solo depende de ti ponerlos en práctica.

Cáncer colorrectal: común y evitable

1. Reduce el consumo de carne roja

Un informe avalado por la ONU ha identificado el consumo habitual de carne roja y procesada como causante directo de cáncer colorrectal, y compara su potencial cancerígeno con el del tabaco.

Relacionado con este artículo

La explicación parece lógica: este tipo de alimentos ricos en proteínas y grasas animales permanece más tiempo en el intestino grueso y provoca estreñimiento. Como consecuencia de ello, se generan tóxicos que podrían favorecer la formación de tumores.

2. Menos azúcares y grasas

Un estudio de la Universidad de Harvard (EE. UU.) dirigido por Fred Tabung revela que las personas que suelen comer grasas y azúcares tienen unos niveles altos de proteína C-reactiva (CRP) en sangre. Esta sustancia provoca inflamación, justo lo que necesitan las células cancerosas para crecer.

3. Toma grano entero

Arroz integral, pan de centeno… Un estudio del Instituto Americano del Cáncer revela que tomar 90 g de cereal integral al día reduce un 17% el riesgo de cáncer de colon. ¿La razón? La fibra que contiene realiza un "efecto escoba", limpiando el colon de impurezas.

4. Que no te falte vitamina B6

Un nuevo estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition revela que unos niveles altos en sangre de vitamina B6 reducen en un 50% el riesgo de padecer cáncer colorrectal. Y es que este nutriente disminuye los marcadores inflamatorios del organismo.

Relacionado con este artículo

Los frutos secos, las semillas de girasol, las avellanas, los anacardos y el pescado (bacalao, salmón, trucha y atún) son una buena fuente.

El de estómago, relacionado con la sal

5. Ojo con los alimentos ahumados o en salazón

La mayoría de los tumores de estómago son provocados por la Helicobacter pylori, pero muchas personas que la tienen no desarrollarán jamás cáncer.

El “problema” es si se alberga la bacteria y, además, se consumen alimentos ricos en sal. Y es que la H. pylori tiene la fatídica capacidad de convertir los nitritos y nitratos, que abundan en los ahumados o curados, en compuestos que dañan la mucosa interna del estómago, justo donde se originan las lesiones

6. Vigila con el omeprazol

Un estudio publicado en la revista "Gut" revela que su abuso duplica el riesgo de cáncer de estómago.

Relacionado con este artículo

Un dato a tener muy en cuenta ya que es el fármaco más vendido en España.

7. Vence el sedentarismo... como sea

Un estudio del Centro de Investigación Biomédica en Red concluye que las personas que dedican más tiempo a las tareas domésticas "alejan" este tumor. ¿El motivo? Sufren menos obesidad, factor de riesgo de cáncer de estómago.

8. Sigue la Dieta Mediterránea

Investigadores españoles han estudiado la relación entre el riesgo de sufrir un tumor gástrico y 3 patrones de dieta habituales entre la población española, que son los que te mostramos a la derecha. ¿Conclusión? La Dieta Mediterránea podría reducir hasta un 30% el número de casos.

Dejar los irritantes aleja el de esófago

9. Controla la acidez y el reflujo

Los ácidos que suben hacia la boca (cuando funciona mal la válvula que impide su paso) irritan la mucosa de esa zona y favorecen el esófago de Barret, una alteración que eleva 30 veces el riesgo de sufrir un cáncer.

10. Y vigila con otras sustancias

El humo del tabaco y el alcohol son dos de los elementos que más dañan el revestimiento del esófago. Y se sospecha que lo mismo ocurre al respirar gases tóxicos o, por ejemplo, al ingerir lejía de forma accidental.

El de hígado no solo es por el alcohol

11. Respeta tus “ciclos naturales”

Alterar el ciclo circadiano provoca cambios metabólicos que pueden llevar a sufrir hígado graso, lo que aumenta el riesgo de tener ese tumor.

Relacionado con este artículo

Los expertos alertan que esto puede ocurrir al descansar mal o llevar horarios irregulares a la hora de dormir, comer… Lo descubrió un importante biólogo tras observar que en las personas que sufren "jet lag" de forma crónica el riesgo de padecer este cáncer es mayor.

12. Procura que no te falte selenio

Lo obtienes de alimentos como marisco, salmón, huevos, cebollas, y podría ser clave para alejar el cáncer hepático. Y es que, según la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer, en las personas con buenos niveles de selenio este tumor es menos habitual.

13. Mantén el colesterol a raya

Una reciente investigación en España ha descubierto una conexión entre el colesterol, la inflamación que puede conllevar y el riesgo de cáncer de hígado. Sugieren que controlar sus niveles es una medida eficaz para prevenir su desarrollo.

Cáncer de páncreas, de los más temidos

14. Evita todo lo que inflama

Una pancreatitis (una inflamación de este órgano) puede preceder a su tumoración. Eso podría indicar que la inflamación es en parte responsable del desarrollo de este tumor. Parece que esta teoría toma fuerza, puesto que el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas ha comprobado que un gen que regula la inflamación está involucrado en su desarrollo. Así, reducir todo lo que inflama aleja el riesgo: evita las grasas trans, el alcohol y los azúcares.

15. El tabaco, bien lejos

Antes se pensaba que el mayor responsable del cáncer de páncreas era el alcohol. Sin embargo, las últimas investigaciones han demostrado que el tabaco puede tener efectos sobre el páncreas igual de graves.