Diana Llorens

Periodista

Una nueva normalidad, el mismo cáncer
iStock by Getty Images

Hace cerca de un año que el Covid-19 llegó a nuestras vidas y las alteró de una forma impensable hasta el momento. En este periodo, los hospitales y centros de salud han sido en el epicentro de la lucha contra el nuevo coronavirus.

Pero, aunque la Covid se haya convertido en el centro de nuestras preocupaciones, otras enfermedades siguen estando tan presentes como antes, como el cáncer.

Retraso del diagnóstico de cáncer

Generalmente, cuanto antes se diagnostique un cáncer, mejor es su pronóstico.

Sin embargo, en los momentos más complicados de la pandemia hubo una disminución de los diagnósticos. Y esto no es porque hayan disminuido los casos, sino porque:

  • Los programas de detección se han paralizado en algunos momentos de saturación.
  • Se han anulado visitas (especialmente en la primera ola).
  • Las personas han acudido menos al médico por miedo a contagiarse de la Covid-19.

Un diagnóstico tardío puede tener graves consecuencias porque aumenta las probabilidades de que se encuentre en una fase más avanzada y, por lo tanto, haya una reducción en la calidad de vida y de la posibilidad la supervivencia del paciente.

Los datos apuntan a que, durante la primera ola de la pandemia, el número de diagnósticos de cáncer disminuyó, y se estima que 1 de cada 5 pacientes con cáncer no ha sido diagnosticado o ha sido diagnosticado tarde.

  • De hecho, un reciente estudio apunta a que, entre marzo y junio de 2020, el número de primeras consultas decreció en cerca de un 21%, frente a los mismos meses de 2019.

En otro estudio, en este caso del Hospital Doce de Octubre de Madrid, también se observó un descenso del 37% de nuevas derivaciones de pacientes oncológicos durante el primer pico de la pandemia.

Por ello, tanto los médicos como las asociaciones de pacientes recuerdan la importancia de acudir al médico ante cualquier síntoma compatible con un cáncer y acudir a las revisiones periódicas indicadas.

En este sentido, Antonia Gimón Revuelta, presidenta de la Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA) señala que “la pandemia provocada por el Covid 19, ha tenido un impacto significativo en los Programas de Detección Precoz de cáncer de mama”.

Reiteramos a todas las mujeres a que acudan a los programas de detección precoz de cáncer de mama cuando sean convocadas, porque la implementación de esos programas se ha demostrado segura y eficaz”, indica.

hay que Acudir a las revisiones

No solo la detección de nuevos cánceres se ha visto perjudicada por la pandemia.

  • También ha tenido un gran impacto en el control de la enfermedad en aquellas personas a las que ya se les había diagnosticado.

Las personas con cáncer tienen un mayor riesgo de tener complicaciones en caso de infectarse por el virus de la Covid-19, aunque hay muchos factores que influyen en este riesgo como el tipo de cáncer, la fase, la edad, etc.

El miedo al contagio ha llevado a algunos pacientes a saltarse las revisiones e indicaciones de su médico.

Es por ello que diversas asociaciones de pacientes con cáncer junto con la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) y la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) han lanzado la campaña “Una nueva normalidad, el mismo cáncer”.

Su objetivo es recordarnos que, a pesar de la pandemia, el cáncer sigue presente, y concienciar a las personas a las que se les ha diagnosticado un cáncer de la importancia de seguir las indicaciones de su médico y acudir a las revisiones.

Un gran reto para la atención oncológica

A pesar del gran reto que ha supuesto la pandemia de Covid-19 para la sanidad, especialmente durante los primeros meses, en España los tratamientos oncológicos apenas se han visto reducidos, aseguran las asociaciones y sociedades médicas.

Esto ha sido gracias a servicios como la dispensación domiciliaria de medicamentos y a que la relación de los pacientes con su especialista se ha mantenido, aunque en algunos momentos se haya podido echar en falta la fluidez de la comunicación presencial.

Los hospitales y centros de salud han hecho un gran esfuerzo para adaptarse a las circunstancias y convertirse en lugares seguros para los pacientes, con iniciativas de telemedicina, telefarmacia o el establecimiento de circuitos limpios.

A pesar de ello, sigue siendo en algunas comunidades autónomas muy difícil acceder al sistema sanitario en en esta tercera ola, especialmente en la atención primaria. Desde la SEOM recalcan que hay que insistir y que el miedo no sea lo que nos frena a la hora de buscar ayuda médica.

La telemedicina y la telefarmacia son una buena vía de contacto con los servicios sanitarios

La atención a los pacientes con cáncer se intenta mantener a pesar de la mala evolución de la pandemia”, explica el Dr. Álvaro Rodríguez-Lescure, presidente de la SEOM.

Actualmente, se valoran de forma más detenida aún los potenciales riesgos y beneficios de cada intervención, se intenta minimizar los desplazamientos al hospital, y se está priorizando la atención telefónica en situaciones en las que no suponga un deterioro en la calidad de la asistencia a los pacientes”, asegura.