nuevas mamografias

Actualizado el

nuevas mamografias

Los avances en cáncer de mama han sido enormes en los últimos 10 o 15 años.

Ahora, la aparatología que se usa para descubrir anomalías es muy precisa. Además, no solo se persigue que sea precisa, se trabaja también para que pruebas como las mamografías resulten menos molestas o dolorosas.

Por otro lado, las operaciones que se realizan para extraer el tumor son infinitamente menos invasivas que antaño.

Mamografías "anti-estrés"

La compresión que sufre la mama durante esta prueba puede llegar a resultar muy molesta, incluso dolorosa, para muchas mujeres.

De hecho, tal y como asegura la Dra. Vernet, coordinadora de la Unidad de Patología Mamaria del Hospital del Mar, se sabe que más de un 25% se "salta" la siguiente mamografía porque ha tenido una experiencia dolorosa. Sin embargo, esta situación está cada vez más cerca de pasar a la historia.

Con el nuevo mamógrafo la mujer controla ella misma la presión de la mama

El Hospital del Mar de Barcelona ha sido pionero en este campo y, tras realizar un amplio estudio en el que han comprobado que si la propia mujer controla la compresión de la mama la tolera mucho mejor, ha implantado una nueva tecnología que lo permite. Se prevé que poco a poco se haga extensivo al resto de hospitales públicos.

Diferencias entre el "viejo" y el "nuevo" mamógrafo

  • Mientras que en el convencional la paciente se agarra a una o dos asas y sus músculos están tensos, con la nueva tecnología la mujer apoya sus brazos en un reposabrazos.

Relacionado con este artículo

  • Las esquinas cuadradas que pueden producir molestias se cambian por esquinas redondeadas.
  • Además, en el aparato tradicional es el técnico quien presiona la mama, mientras que en el nuevo la paciente puede controlar esta presión con un mando a distancia bajo la supervisión del técnico.

Y en 3 dimensiones para las mamas densas

La mamografía en 3 Dimensiones o tomosíntesis ha supuesto también un gran avance respecto a la tradicional en 2 D. Visualiza mejor la lesión en caso que exista (contorno, tamaño y ubicación...), lo que permite distinguir con mayor facilidad si es maligna o benigna.

Se aconseja en caso de mamas densas, que son más "difíciles" de leer con una mamografía convencional, y evitan a la mujer la angustia de repetir la prueba.

¿Extraer el tumor en la biopsia?

Si las pruebas de imagen hacen sospechar de un tumor maligno, se hace una biopsia, que consiste en extraer mediante una aguja fina una pequeña cantidad de células del tejido a estudiar.

Relacionado con este artículo

  • La novedad en este sentido es la biopsia asistida al vacío, afirma la Dra. Vernet.
  • Con ella se obtienen muestras más grandes que permiten afinar mejor a la hora de analizar el tejido. Pero no solo eso, se está estudiando cómo poder extraer pequeños tumores malignos con este tipo de biopsias sin tener que llegar a la cirugía.
  • Se pretende algo parecido a lo que ocurre con la colonoscopia que elimina pólipos y puede evitar un futuro cáncer de colon.

Operar para "curar", pero conservando la mama

Una vez estudiado el tumor, el siguiente paso suele ser la cirugía, a no ser que sea grande o haya metástasis y se trate previamente para reducirlo.

En un 75% de los casos de cáncer de mama se hace cirugía conservadora

En esta dirección se ha avanzado muchísimo porque hace un par de décadas la primera opción era la mastectomía con extirpación de los ganglios de la axila. Y es que, tal y como asegura la Dra. Vernet, "se creía que cuanto más se quitaba, más se curaba. Pero con los años se ha visto que la supervivencia no es más alta si se extirpa la mama, y el impacto en la mujer es enorme".

La importancia de "quitar poco"

"Hemos llegado a un punto en el que ya sabemos que podemos curar el cáncer, por tanto, ahora el objetivo es hacerlo conservando el pecho", prosigue la Dra. Vernet. Y esto se ha conseguido gracias a importantes hitos:

  • El tumor se suele coger a tiempo. No está en una fase avanzada, con lo que no es grande y se extrae fácilmente respetando la mama.
  • Se detecta el ganglio centinela. Es el primer afectado en la progresión del tumor. Antes se extraían todos los ganglios y luego se analizaban, aunque podían no estar afectados.

No sacar toda la cadena de ganglios o reconstruir el pecho en la misma intervención mejora el tratamiento

  • Ahora se inyecta un fármaco alrededor del tumor y el ganglio centinela es el primero en "atraparlo". Esto permite extirparlo para estudiarlo. Si está "limpio" evita la extracción del resto de ganglios, reduciendo el riesgo de linfedema.
  • La opción de que opere un "oncoplástico". Es decir, un especialista en cirugía oncológica y también plástica, lo que permite un mejor resultado estético e incluso una reconstrucción de la mama en la misma intervención si es necesario.