hormigueo manos

Actualizado a

La sensación de hormigueo o adormecimiento en las manos se suele dar con bastante frecuencia. A menudo, no tiene mayor trascendencia y se debe a causas tan sencillas como permanecer mucho tiempo en la misma postura, haber dormido con la mano "aprisionada" debajo de la almohada o entre las piernas...

Sin embargo, cuando esta molestia se repite con frecuencia o se mantiene durante largos periodos, es importante no dejarlo pasar y consultarlo con el médico, ya que puede ser un síntoma que alerte de diferentes trastornos o enfermedades, algunos de ellos serios.

Hacemos un repaso de las principales causas que puede haber detrás de este hormigueo.

Parestesia: cuando se te duerme la mano

"A la sensación de hormigueo en las manos o sensación de miembro dormido se la conoce con el nombre de parestesia, y resulta un motivo frecuente de consulta", nos explica el doctor Santiago Rodríguez, especialista del Servicio de Medicina Interna del Hospital Virgen del Rocío (Sevilla).

Relacionado con este artículo

Esta molestia se debe a una alteración de la sensibilidad “por exceso”. "Es decir, al contrario de lo que sucede en la anestesia o hipoestesia (pérdida o disminución de la sensibilidad), en este caso se produce una sensación anormal sin que exista un estímulo que la produzca".

Cualquier patología que lesione los "cables" sensitivos a nivel de las manos puede producir este síntoma

El especialista nos cuenta, de forma genérica, que la principal causa es una alteración en las fibras nerviosas sensitivas: "O explicado de otra manera, cualquier situación patológica que lesione los 'cables' que recogen y trasladan la información sobre la sensibilidad a nivel de las manos puede producir esta sintomatología".

De ahí que pueda deberse a múltiples enfermedades o problemas de salud. También, añade el doctor Rodríguez, a una alteración cerebral que lesione las zonas que reciben la información procedente de las manos a nivel del cerebro.

Puede haber un nervio comprimido

Entre las muchas causas de la parestesia, una de las más frecuentes es el atrapamiento de un nervio en alguna zona de su trayecto hacia la mano. Y en función de en qué parte se produzca esta lesión, puede tratarse de alguna de las siguientes patologías.

Síndrome del túnel carpiano

El túnel carpiano es un canal que recorre la palma de la mano desde los huesos de la muñeca. Por él pasan el nervio mediano y los tendones que permiten flexionar los dedos.

"El síndrome del túnel del carpo se produce cuando queda atrapado el nervio mediano a nivel de la muñeca", explica el doctor Rodríguez.

Relacionado con este artículo

Además de la sensación de hormigueo en los dedos de la mano, también suele causar estos síntomas:

  • Dolor en muñeca y antebrazo, que se puede acentuar por la noche.
  • Debilidad y dificultad para hacer ciertos movimientos o coger objetos.

Síndrome del canal de Guyón

"En este caso, se produce un atrapamiento del nervio cubital, normalmente a nivel del codo", describe el doctor Rodríguez.

Si no se trata puede acabar ocasionando la llamada "mano en garra"

Suele manifestarse con estos otros síntomas, aparte de la sensación de adormecimiento en los dedos:

  • Debilidad muscular en la mano.
  • Dificultad para flexionar los dedos o hacer el gesto de pinzar.
  • Dolor en el codo, con irradiación o no hacia la mano.
  • Mano en garra (cuando los dedos quedan curvados o doblados, sin posibilidad de estirarlos).

Hernia discal

Entre cada una de las vértebras de nuestra columna existe un disco que las protege, evita el roce entre ellas y hace de amortiguador. Cuando por alguna lesión o desgaste, el núcleo pulposo de este disco sale hacia fuera se produce lo que llamamos una hernia discal.

Si se produce a nivel cervical, puede causar hormigueo en las manos

Dependiendo de en qué vértebras tenga lugar la hernia, causará un tipo de síntomas u otros. Y en el caso del hormigueo de manos, "puede deberse a una hernia discal a nivel de las cervicales", aclara el doctor Rodríguez.

Puede tratarse de una enfermedad endocrina

Como nos cuenta el especialista, la sensación de adormecimiento u hormigueo en las extremidades, concretamente en las manos, no solo puede ser consecuencia del atrapamiento de un nervio, sino que también puede alertar de enfermedades endocrinas.

Diabetes

Las personas que sufren esta enfermedad tienen más riesgo de desarrollar daños en los nervios (sistema nervioso periférico) que afecten a la sensibilidad de las extremidades, especialmente cuando no llevan un buen control de la glucemia.

La neuropatía diabética, por ejemplo, es uno de los trastornos más frecuentes asociados a la diabetes: puede afectar al 50% de los pacientes tras 20 años de evolución de la enfermedad.

Llevar un buen control de la glucemia es clave para prevenir alteraciones del sistema nervioso

Aunque suele afectar más a las extremidades inferiores (pies y piernas), en algunos casos la diabetes también puede causar síntomas como hormigueo, calambres, ardor o adormecimiento en manos y brazos.

Hipotiroidismo

Cuando la glándula tiroides trabaja a un ritmo por debajo de lo normal produce una menor cantidad de hormonas tiroideas, que juegan un papel indispensable en los procesos metabólicos de nuestro organismo.

Si no se trata adecuadamente, el hipotiroidismo puede afectar a las terminaciones nerviosas y causar hormigueo en manos y brazos. Otros síntomas que ayudan a identificar este trastorno son:

Relacionado con este artículo

  • Cansancio y problemas de concentración.
  • Sensación de frío.
  • Caída de cabello, uñas frágiles, palidez.
  • Aumento de peso.

Problemas circulatorios o cardiovasculares

Cuando las alteraciones de la sensibilidad en las manos se acompañan de otros síntomas, como cambios en la coloración de la piel, pueden estar ocasionadas por problemas circulatorios.

"Normalmente se debe a una alteración del riego sanguíneo por fenómenos vasomotores. Es decir, a una alteración de la contracción y dilatación de los vasos sanguíneos", explica el doctor Rodríguez.

Sin embargo, también puede estar relacionado con problemas cardiovasculares. La acumulación, por ejemplo, de placas de aterosclerosis en las arterias puede impedir el correcto flujo sanguíneo en algunas zonas del cuerpo, incluidas las extremidades.

Los vasos sanguíneos pueden tener dificultad para contraerse y dilatarse

Por eso es tan importante acudir al médico cuando síntomas como hormigueo o adormecimiento de las manos se prolongan en el tiempo, para que realice las pruebas que considere pertinentes (análisis de sangre para comprobar colesterol, glucosa...; electrocardiograma, etc.).

Detectar las enfermedades cardiovasculares a tiempo es fundamental para prevenir un infarto o un accidente cerebrovascular.

¿Y si es un déficit nutricional?

Pero no siempre hay una lesión o una patología detrás de la sensación de hormigueo en las manos. También algunas carencias nutricionales pueden ser las responsables.

"Un déficit de vitaminas del grupo B, como el ácido fólico y/o la vitamina B12, también pueden ocasionar este síntoma", advierte el doctor Rodríguez.

Consulta con el médico para averiguar si deberías mejorar tu dieta

  • El ácido fólico (vitamina B9) se encuentra en verduras de hoja verde, legumbres, frutos secos, semillas de girasol y calabaza, cereales integrales...
  • Y la vitamina B12 la aportan principalmente alimentos de origen animal, como carnes, pescados, huevos, lácteos... De ahí que las personas que siguen una dieta vegetariana tengan que tomar un suplemento de esta vitamina.

En cualquier caso, conviene consultar con el médico antes de tomar cualquier suplemento vitamínico para averiguar si es consecuencia de una dieta desequilibrada o hay algún trastorno que está provocando este déficit.

Tags relacionados